Fernando Medina: “Cuando el turismo se recupere, no queremos los problemas de antes de la pandemia”

El alcalde de Lisboa quiere congelar los alojamientos turísticos para combatir la escasez de viviendas y defiende un programa de alquileres accesibles para jóvenes y clases medias a través de la promoción urbanística pública

El alcalde de Lisboa, el socialista Fernando Medina, el pasado martes en el centro histórico.
El alcalde de Lisboa, el socialista Fernando Medina, el pasado martes en el centro histórico.JOAO HENRIQUES / EL PAIS

Los portugueses celebran elecciones municipales el próximo domingo 26. El desequilibrio entre salarios y alquileres ha convertido el asunto de la vivienda en uno de los temas más importantes de la campaña en la capital. El socialista Fernando Medina, actual alcalde y candidato a la reelección por la plataforma Más Lisboa, ha anunciado que no permitirá la conversión de más viviendas en alojamientos turísticos y apuesta por programas de construcción y rehabilitación promovidos desde la Cámara Municipal de Lisboa para facilitar casas con alquileres que no superen el 30% de los ingresos de las familias destinatarias.

Pregunta. ¿Quedará Lisboa sin lisboetas?

Respuesta. No. Nuestros problemas con la vivienda son comunes a muchas ciudades del mundo. La respuesta que estamos dando es a largo plazo. Estamos a construir o rehabilitar casas en terrenos de la Cámara (somos grandes propietarios de suelo) o comprados al Gobierno central para alquilar a jóvenes y familias de clase media por un precio que no supere un tercio de sus ingresos líquidos. Si una familia tiene unos ingresos de 1.500 euros, pagaría un máximo de 450 euros al mes. En este programa, el alquiler no depende de los precios de mercado, sino que está ligado a la capacidad de pagar. Lo hemos fijado en el 30% porque se considera que es la tasa de esfuerzo adecuada para que las personas tengan dinero. Ya hemos facilitado 1.200 alquileres accesibles y tenemos varios edificios en construcción y en rehabilitación.

Más información

P. Ha anunciado que va a paralizar las licencias de alojamiento turístico si preside otra vez la Cámara de Lisboa. ¿Esto causó el problema de la falta de vivienda actual?

R. Sí, fue uno de los que contribuyó. Al comienzo de la expansión del turismo, el alojamiento turístico ayudó a rehabilitar el centro histórico y ayudó a las familias que eran propietarias de inmuebles a tener un rendimiento que les permitió rehabilitar y dar respuesta a la demanda turística. Pasado el tiempo hubo una industrialización del sector y comenzaron a salir casas del mercado de alquiler permanente para alojamiento turístico. En los primeros años, no. El centro histórico estaba desertificado desde los años ochenta y noventa. Decenas de millares de personas salieron entonces de Lisboa hacia la periferia porque las casas eran mejores, fue un movimiento voluntario pero creó muchos problemas. Esos barrios fueron rehabilitados gracias a los pisos turísticos. Hubo un momento en el que se rompió el equilibrio y el alojamiento turístico pasó a retirar casas de alquiler permanente. En este momento en que el turismo está bajo, estamos dando un aviso muy claro al mercado. Cuando el turismo se recupere, nosotros no queremos recuperar los problemas que teníamos antes de la pandemia. El equilibrio entre oferta turística y vivienda tiene que ser reequilibrado.

P. ¿Teme que Lisboa se convierta en otra Venecia?

R. No. Lisboa tiene algo más de 500.000 habitantes, en esta última década ha perdido unos 8.000 habitantes. Confío en que la próxima década, con el programa de renta accesible, sea una década de conquista de población. Conviene ver la geografía de Lisboa. El sitio donde el turismo se concentró más en las zonas históricas eran zonas que ya no estaban muy habitadas hace tiempo. Gran parte de la población de Lisboa vive en el norte, donde la presión turística es muy baja.

P. ¿Habría que poner más límites al crecimiento turístico de Lisboa?

R. La cuestión fundamental es el alojamiento turístico. La segunda área donde queremos intervenir es la terminal de cruceros, aunque no depende de la Cámara sino de la Administración central, pero nuestra posición política es, por un lado, pedir la electrificación para reducir la contaminación y, por otro, cambiar el tránsito de cruceros para reducir el tráfico de pasaje, donde viene mucha gente y deja poco valor añadido en la ciudad.

P. Muchos le ven como el sucesor de António Costa [primer ministro y secretario general del Partido Socialista].

R. Algo he oído, sí… Ya dije muy claramente que no soy candidato al Ayuntamiento de Lisboa como un paso hacia otro lugar, yo quiero ser presidente de la Cámara de Lisboa y cumpliré mi mandato hasta el final. Y no hay ninguna circunstancia política en la vida del partido ni en la vida del país que me haga no cumplir el mandato hasta el fin si recibo la confianza de los electores.

Sobre la firma

Tereixa Constenla

Corresponsal de EL PAÍS en Lisboa desde julio de 2021. En los últimos años ha sido jefa de sección en Cultura, redactora en Babelia y reportera en Andalucía. Es autora del libro 'Cuaderno de urgencias'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción