El número de superricos en España tocó máximos antes de la pandemia

Los contribuyentes con fortunas superiores a los 30 millones crecieron un 15% en 2019, pero cerca de dos tercios de ellos no pagaron el impuesto de patrimonio

Un vehículo de alta gama circula por una calle de Puerto Banús, Málaga.
Un vehículo de alta gama circula por una calle de Puerto Banús, Málaga.Julian Rojas

El número de superricos alcanzó un máximo en 2019. Justo antes de que la pandemia azotara con fuerza la economía mundial, había 701 contribuyentes en España que declararon un patrimonio superior a los 30 millones de euros. Según los datos publicados este miércoles por la Agencia Tributaria, se trata de un repunte del 15,3% con respecto al año anterior, cuando se registró un leve descenso (608 ciudadanos, frente a los 611 de 2017) debido a los malos resultados arrojados por los valores del Ibex, que cerró con una caída cercana al 15%. Si se compara con 2011, el número de multimillonarios se ha triplicado, pero en 2019 cerca de dos tercios de ellos se libraron de pagar el impuesto sobre el patrimonio: según la estadística de Hacienda, solo 240 abonaron el tributo. La mayoría de los que pagaron vivían fuera de Madrid, porque esta comunidad tiene exento este tributo.

El impuesto sobre el patrimonio está cedido a las comunidades autónomas, que tienen plena competencia normativa para aplicar deducciones o bonificaciones sobre ello, y es obligatorio declararlo cuando un contribuyente posee bienes —como inmuebles, acciones o seguros, excluida la vivienda habitual hasta cierto tope— por valor superior a los 700.000 euros. Y ahora está en el ojo del huracán. La comisión de expertos para la reforma fiscal que ha creado el Ministerio de Hacienda, y que presentará sus conclusiones a inicios del año que viene, está analizando la posibilidad de armonizar este y otros gravámenes, como sucesiones y donaciones, para evitar grandes diferencias entre autonomías que generen movimientos de rentas dictados solo por razones fiscales.

La región de Madrid es la única comunidad que actualmente bonifica al 100% el impuesto que grava a las grandes fortunas, y varios Gobiernos regionales la acusan de competencia desleal y de aprovechar del efecto capitalidad para rebajar impuestos. Según la estadística de la Agencia Tributaria, Madrid dejó de recaudar 989 millones en 2019 por este tributo. Es decir: los contribuyentes obligados presentaron la declaración, pero no se ingresó nada gracias a la bonificación que se aplica.

Crece la riqueza

La estadística de Hacienda refleja que la fortuna conjunta de los ultrarricos creció más aún que el número de contribuyentes, hasta superar por primera vez la barrera de los 50.000 millones (50.424 millones), un repunte del 21,3% frente al ejercicio anterior. También subió la cifra de acaudalados con patrimonio por encima de los seis millones (7.199 personas, frente a las 6.465 del año previo) y su riqueza (74.217 millones, un 7% más), así como el patrimonio total de los declarantes, incluidos todos los tramos: se situó en los 730.479 millones.

Más información
El patrimonio declarado por los más ricos cayó por primera vez en 2018

El mayor patrimonio medio declarado por los residentes que presentan el impuesto sobre el patrimonio se concentra en Madrid. En la capital, la riqueza promedio es de 10,1 millones —ha crecido con respecto a los 9,4 millones del ejercicio anterior y está por encima de la media nacional de 3,4 millones—, y eso pese a que el número de declarantes residentes en la capital que están obligados a declarar el tributo, 19.090 personas, es inferior al de otras comunidades como Cataluña (79.876) o Valencia (22.082). Ninguna otra autonomía se acerca a las cifras medias que arroja Madrid: le sigue Galicia, con un patrimonio medio declarado de 5,9 millones, y Murcia, con 3,5 millones.

El grueso de los bienes declarados procede del capital mobiliario (541.249 millones), que supone el 74% del total. En esta categoría entran participaciones en fondos de inversión y acciones. A diferencia de 2018, el Ibex cerró a lo grande 2019, terminando el ejercicio con su mayor repunte desde 2013: una subida del 11,82%, pese a los vientos de recesión que soplaban a inicios de año y las tensiones comerciales internacionales. La segunda partida con más peso son los bienes inmuebles, cuyo valor creció (145.123 millones) aunque perdieron algo de peso, pasando del 20,21% al 19,87%. Los seguros y rentas supusieron un 1,89% del total.

El repunte en el número de ricos y su fortuna también impulsó la recaudación del impuesto de patrimonio, que avanzó un 8,5% hasta alcanzar su máximo de la serie histórica: 1.219 millones. Cataluña fue la región que más recaudó, con 554 millones, seguida por la Comunidad Valenciana, cuya Hacienda regional ingresó 153 millones. Madrid, al tener bonificado el gravamen, no ingresó ni un euro por este concepto. Los 240 ultrarricos con patrimonio por encima a los 30 millones que abonaron el tributo pagaron de media al fisco 629.176 euros. En total, este grupo ingresó a Hacienda 149 millones de euros en 2019, un 10% más que en 2018.


Sobre la firma

Laura Delle Femmine

Es redactora en la sección de Economía de EL PAÍS y está especializada en Hacienda. Es licenciada en Ciencias Internacionales y Diplomáticas por la Universidad de Trieste (Italia), Máster de Periodismo de EL PAÍS y Especialista en Información Económica por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS