MásMóvil conquista el norte para hacerse mayor

La operadora afronta la compra de Euskaltel con el objetivo de ser la única compañía nacional que sigue creciendo en clientes e ingresos

Meinrad Spenger, consejero delegado de MásMóvil.
Meinrad Spenger, consejero delegado de MásMóvil.

Nació hace 15 años como una pequeña empresa de telecomunicaciones que quería hacerse un hueco en un mercado por entonces efervescente después de años de dominio cuando no de monopolio de Telefónica. Hoy MásMóvil es el operador de moda. Y ha pasado de candidato a ser devorado por los tres grandes (Telefónica, Orange y Vodafone) a convertirse en depredador. A finales de marzo, la marca amarilla sorprendía al mercado con el lanzamiento de una oferta pública de adquisición (opa) amistosa por el 100% de las acciones de Euskaltel por un importe cercano a los 2.000 millones de euros. La sorpresa fue doble porque nadie pensaba que iba a hacerse con el operador vasco y porque durante más de un año se había especulado con la fusión con Vodafone.

“Prefiero no comentar rumores y menos rumores del pasado. El sector de las telecos en España está en una situación delicada, con reducción de ingresos del 35% en 10 años, del empleo, y de los retornos de inversión. Creemos necesaria la consolidación en el sector en España. Por eso, estamos trabajando en la OPA sobre Euskaltel”, zanja el consejero delegado de MásMóvil, Meinrad Spenger, en declaraciones a Negocios.

Más información

La suma de MásMóvil y Euskaltel, que ya cuenta con todos los parabienes oficiales (Gobierno y Competencia), dará lugar a un grupo 12 millones de líneas, unos ingresos estimados de 2.700 millones de euros, 26 millones de hogares conectados con fibra, y más de 1.500 empleados.

El fundador de MásMóvil cree que hay múltiples razones para unirse a Euskaltel en este momento. “Somos complementarios en activos de infraestructuras y a nivel geográfico; las sinergias con Euskaltel, especialmente en redes, son muy relevantes y hay complementariedad comercial ya que mientras que MásMóvil tiene una presencia muy relevante en el segmento residencial, Euskaltel también en el segmento de empresas y Administraciones Públicas”.

También destaca el plano regional: “Se juntan dos compañías en crecimiento para garantizar el liderazgo del mercado en la cornisa cantábrica, y se crea un proyecto industrial sólido e inversor que va a permitir acelerar las inversiones en fibra y 5G y priorizar estos despliegues en Euskadi, Galicia y Asturias, en beneficio de los consumidores”.

Cuando se complete la opa, MásMóvil acaparará una decena de marcas comerciales (las propias Yoigo, PepePhone, Llamaya, Lebara, Lycamobile, Hits Mobile y MásMóvil), y aunque en principio mantendrá las tres regionales del operador de cable (Euskaltel, Telecable y R), no está tan claro que se vaya a mantener la enseña nacional Virgin Telco. “Una decisión definitiva solo la podremos tomar una vez que hayamos finalizado la opa y que conozcamos los datos de negocio exactos”.

La gran incógnita de la operación es como enjugará su elevada deuda MásMóvil, que ya arrastraba un pasivo de en torno a los 3.000 millones de euros, a los que ahora sumará los 2.000 millones de la opa sobre Euskaltel, y los 1.455 millones que debe a su vez la operadora vasca. “El nivel de apalancamiento de la compañía inicial se situará por debajo de cinco veces el Ebitda post sinergias, un nivel razonable, especialmente cuando consideramos que la reducción del apalancamiento será rápida”, asegura Spenger.

El otro hándicap es el tecnológico. Euskaltel tiene una red de cable que no puede competir con la fibra óptica como le pasó a Ono cuando fue adquirida por Vodafone. “La red de Euskaltel no es obsoleta – funciona muy bien y el alto nivel de satisfacción de los clientes de Euskaltel, R y Telecable así lo demuestra. Además, a medio plazo vamos a tener toda la red de cable actualizada a fibra”, indica el máximo responsable de MásMóvil.

Bonus y ajuste de plantilla

Los sindicatos han criticado el bonus de más de 26 millones de euros que se va a llevar el equipo directivo de Euskaltel. “El bonus no tiene nada que ver con nosotros: ya se ha aprobado mucho antes de nuestra opa y obviamente, vamos a cumplir los contratos firmados”, dice Spenger.

Respecto a los posibles ajustes de plantilla, el directivo no se moja (“Nuestra intención es mantener el empleo en todos los territorios”). El compromiso con el Gobierno vasco, que algunos sindicatos han calificado incluso de supremacista, es mantener los empleos de Euskaltel, pero no del resto de las compañías.

Precisamente, el componente nacionalista es otro de los obstáculos al que se enfrenta la operación. EH-Bildu y otros grupos de izquierdas se han manifestado en contra de la absorción porque entienden que desaparece un operador nacional. “Nosotros no entendemos de política ni nos corresponde opinar sobre eso. También hay que considerar que el grupo MásMóvil es una empresa privada, sin participación pública. Somos simplemente un operador que intenta ofrecer el mejor servicio a los vascos, asturianos, gallegos y los consumidores en toda España para que sean los clientes más satisfechos del mercado”, precisa el consejero delegado.

La operación se produce en un momento en el que el mercado español de telecomunicaciones está cada vez más enfocado al bajo coste y los consumidores buscan paquetes de fibra y móvil a precios asequibles. “MásMóvil no es un operador low cost. Somos el operador menos promocional de España porque queremos que los clientes no tengan malas sorpresas en sus facturas por subidas de precio inesperadas. Disponemos de una oferta específica para diferentes tipos de clientes basada en un factor común: la calidad del servicio. Trabajamos muy duro en mejorar la experiencia de nuestros clientes: este año ya hemos avanzado mucho en esta dirección y reducido el número de clientes que no recibe un servicio del todo satisfactorio en cerca de un 40%”, asegura Spenger.

Digi, el gran competidor

Menos categórico se muestra el directivo cuando se le nombra a Digi, el operador rumano que está batiendo todos los récords de captación de clientes y que recuerda a MásMóvil en sus inicios. Spenger defiende que los estándares de calidad siguen siendo los mismos. “Instalamos la fibra en cerca del 50% de los casos en el mismo día o al día siguiente de la contratación, que es la ratio más rápida del mercado. En 2020, hemos reducido las llamadas de quejas de clientes en más de un 35% y para este 2021 tenemos un objetivo de mejorar todos los indicadores de calidad más relevantes en un 50%”, asegura.

Y cuando se le pregunta directamente si MásMóvil estaría dispuesta a enfrentar otra adquisición como Digi responde: “Ahora mismo nuestro único foco está en la operación de Euskaltel y no contemplamos ninguna otra adquisición”.

Tampoco considera que la nueva MásMóvil necesite una plataforma propia de televisión como sus competidores (Movistar+, Vodafone TV y Orange TV). “Tenemos una estrategia clara en televisión que se basa en la colaboración con expertos externos de plataformas y la distribución de los contenidos de las mayores productoras del mundo. Así, nuestros clientes tienen acceso vía Agile TV a los contenidos Netflix, Amazon Prime, Dazn y por su puesto también a las televisiones españolas. Ese el modelo acertado. Ya más de 200.000 clientes disfrutan de los contenidos ofrecidos a través de nuestras marcas Yoigo y MásMóvil”.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50