Emprendedores

La compañía que hace vivir el deporte en casa

Yerba Buena VR prepara la retransmisión en 360 grados de la próxima final a cuatro de la Euroliga de baloncesto

Retransmisión de un partido de baloncesto con las  cámaras 360 grados de YBVR.
Retransmisión de un partido de baloncesto con las cámaras 360 grados de YBVR.

La final a cuatro de la Euroliga de baloncesto se celebra a puerta cerrada a finales de mes en Colonia (Alemania), pero habrá aficionados que puedan sentarse junto a Pau Gasol en el banquillo del FC Barcelona, uno de los equipos participantes. Otros preferirán seguir los partidos desde la tribuna o subidos a las canastas. Las cámaras 360 grados y ojo de pez que instalará la start-up española Yerba Buena Virtual Reality (YBVR) en el pabellón Lanxess permitirán a unos 16.000 aficionados —justo el aforo del recinto— adquirir entradas virtuales para vivir una experiencia inmersiva en tiempo ­real, como si estuvieran allí mismo.

El sistema ya ha teletransportado a fans hasta torneos de tenis como el Open de Australia o el Mutua Madrid Open y competiciones de fútbol americano en Estados Unidos. “Es como estar ahí con los jugadores”, asegura el leonés Héctor Prieto, fundador de la empresa en otoño de 2016 junto al extenista madrileño Constantino Villar. YVBR facturó un millón de dólares en 2020 (830.000 euros).

Más información

El gran éxito de la compañía ha sido adaptar el vídeo que graban en 8K para que llegue a unas gafas de realidad virtual o cualquier otro dispositivo —desde un teléfono o un iPad hasta un ordenador de sobremesa— en formato 360 grados y sin latencia: mire hacia donde mire el usuario, verá exactamente lo mismo que si estuviera asistiendo en vivo al evento elegido. La clave ha sido el desarrollo de un algoritmo que solo envía el vídeo de mayor calidad justo hacia el lugar al que se dirigen los ojos, mientras que el resto de la panorámica queda a menor resolución. En cuanto se modifica el punto de vista, la tecnología se adapta para enviar solo en 8K la parte que vemos. Cientos de megas por segundo que tienen al 5G en su base y que también se apoya en las cámaras de las productoras que retransmiten los acontecimientos. Unificando la señal, permite al aficionado acceder al modo realizador y elegir desde dónde quiere seguir, por ejemplo, un partido de tenis o baloncesto mientras a la vez accede a estadísticas y repeticiones.

“Parece fácil, pero ha sido un trabajo y una patente muy compleja”, dice Prieto desde su casa de Atlanta, al sureste de Estados Unidos. Su camino tampoco ha sido fácil. Él y Villar participaron en el desarrollo y lanzamiento de ONO, firma que adquirió Vodafone por 7.200 millones de euros en 2014. Una década antes de que esto ocurriera, en 2004, habían salido juntos de allí para fundar su primera empresa, HyC, dedicada a la televisión basada en datos, no redes de cable. En tres años alcanzaron los 100 empleados y Ericsson los compró. A Prieto le pidieron que viajara a Norteamérica para desarrollar el negocio. Allí se encontró un equipo en el que estaban el madrileño Sebastián Amengual y el mexicano Víctor García. Años después crearon YBVR. “Tenía un fantástico sueldo en una multinacional, vacaciones, tranquilidad familiar…, pero dije que sí y nos lanzamos”, explica. Primero enfocados a las gafas de realidad virtual y más tarde a cualquier dispositivo.

Héctor Prieto, fundador de la empresa.
Héctor Prieto, fundador de la empresa.

Los pilares de la iniciativa —­distintos grados de inmersión, ultrabaja latencia y la opción del ticket virtual— acumulan una inversión de 4,5 millones de dólares (3,7 millones de euros) desde su creación. Un tercio llegó en la última ronda de financiación, celebrada a finales de 2020, donde Telefónica —a través de la incubadora Wayra— volvió a impulsar a YBVR como ya hiciera en 2018. También se produjo la entrada del gigante Verizon. “Ahora tenemos mucha más solidez”, dice Prieto. La firma, que ya tiene 20 empleados y sedes en Madrid y Silicon Valley, además de empleados en Australia y Japón, espera lanzar una nueva ronda de inversión antes de que acabe el año.

YBVR tiene ahora como objetivos la NBA, la WNBA, grandes torneos tenísticos y deportes como el golf, la Fórmula 1 o los bolos, del que en 2021 retransmitirán 300 horas de competición. Miran de reojo el mundo de la educación y el turismo, pero han apostado por los deportes y caminar hacia los conciertos, colocando sus cámaras y micros en lugares estratégicos. “Podrás decidir si compras la entrada para ir físicamente o lo haces virtualmente, y si te sitúas en el público o junto al batería o el cantante”, dice Prieto. En 2021, YBVR espera superar los dos millones de facturación y comenzar a dar beneficios.


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50