Crisis económica del coronavirus

La pandemia golpea al mercado laboral de las islas con especial fuerza

La afiliación a la Seguridad Social cae muy por encima de la media española en ambas comunidades

Un grupo de bañistas en una playa mallorquina.
Un grupo de bañistas en una playa mallorquina.CATI CLADERA / EFE

Baleares y Canarias destacan como las comunidades autónomas más golpeadas por la crisis económica provocada en el último año por el coronavirus. Los dos archipiélagos lideran tanto el incremento del desempleo como la caída de la afiliación. La causa se encuentra en la dependencia que la economía de ambas regiones tiene del turismo, que no solo lastra a las actividades directamente vinculadas con ella sino también a las auxiliares.

El mes pasado en Baleares había 421.498 trabajadores dados de alta en la Seguridad Social, un 7,13% menos de media que en el mismo periodo del año anterior. En Canarias, la caída es algo menor en números absolutos (-26.302) y en porcentaje (-3,3%). Ambas comunidades lideran la pérdida de empleo porcentual en el mapa de España en los últimos 12 meses.

Lo mismo sucede con el paro registrado. El aumento de desempleados inscritos en las oficinas de empleo público de estas dos regiones es el mayor de toda España. En este caso, el liderazgo se invierte: es Canarias donde más ha aumentado porcentualmente la cifra de desocupados, un 74,05%, hasta alcanzar los 35.563. En Baleares, por su parte, el salto es del 53,58% en 12 meses.

Estos números serían muy distintos de no existir los ERTE. Para comprobarlo basta con ver qué porcentaje de los afiliados a la Seguridad Social están todavía afectados por una de estas medidas de protección al empleo. En Canarias, el porcentaje alcanza el 11,2%. En Baleares, se sitúa algo por debajo: en el 8,1%.

El peso de turismo

La economía de ambas regiones se encuentra muy vinculada al turismo. Las restricciones sanitarias impuestas para frenar la pandemia han perjudicado especialmente a este sector y a todas las actividades económicas que lo componen: hostelería, hoteles y ocio. Esto explica que sean los mercados de trabajo de estas comunidades las que más han sufrido lo sucedido en el último año.

Para el conjunto de España, el retroceso de estas actividades se aprecia con claridad en la afiliación al régimen general. En 12 meses la hostelería ha perdido una media de 197.405 asalariados, el 16,7% de los que había en el mismo mes del año anterior. También las actividades artísticas y de entretenimiento han sufrido una caída porcentual que supera los dos dígitos. En ella se emplean ahora casi 30.000 personas menos que hace un año, el 11,5%.

Como en el caso de las comunidades, estas caídas serían todavía más profundas de no mediar los ERTE. Esto se concluye con claridad al observar que entre la hostelería y los hoteles acumulan todavía 355.316 afectados, casi la mitad de todos los que había en España al acabar marzo.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50