El furor por el móvil y la videoconferencia permanece un año después de la llegada del coronavirus

El tráfico de llamadas se dispara un 17% y el de datos un 40% en 2021 porque el teletrabajo y las plataformas de series se han convertido en rutina

Un usuario teletrabaja con su portátil.
Un usuario teletrabaja con su portátil.Unsplash

La llegada de la covid-19 hace un año marcó un cambio de patrón en el uso de las telecomunicaciones con crecimientos exponenciales del tráfico telefónico y de Internet. Pero no es un fenómeno transitorio. En el inicio de 2021, se han vuelto a disparar los consumos con un aumento del 17% de las llamadas móviles, un 30% la banda ancha fija y un 40% los datos móviles por la consolidación del teletrabajo y el auge de las plataformas de vídeo, según datos de la red de Telefónica

En marzo de 2020, el confinamiento por el estallido de las telecomunicaciones provocó una especie de economía de guerra en el mundo de las telecomunicaciones. Encerrados en los domicilios, los ciudadanos trabajaban o iban a la escuela telemáticamente lo que indujo una explosión del consumo de llamadas y conexión a Internet. En el verano, con la reapertura parcial de la economía y el fin del confinamiento, se relajó ese consumo. Pero en el primer trimestre de 2021, los incrementos del uso de las redes se han vuelto a disparar.

La explicación a ese fenómeno es que los hábitos profesionales y de ocio generados por la pandemia se mantienen. La implantación generalizada del teletrabajo, el mayor peso de la teleenseñanza y el consumo masivo de vídeo por el auge de las plataformas como Movistar +, Netflix o HBO se han instalado en la rutina de los ciudadanos y no parece que vayan a volver a tiempos de prepandemia.

En este último año, los usuarios han cambiado sus perfiles de uso, con un mayor utilización de la voz móvil, la videoconferencia y las aplicaciones de trabajo cooperativo, así como con nuevas tendencias en servicios personales y de ocio donde ganan las aplicaciones de gaming, los de streaming de vídeo y los de visionado de vídeos cortos.

En efecto, la declaración del primer estado de alarma disparó el uso de las telecomunicaciones con máximos tanto en los datos fijos (con un 143% de aumento en abril de 2020) como en los datos móviles (+82%) y en la voz móvil (+42% en marzo pasado), según datos facilitados por Movistar. Estos incrementos se suavizaron a mediados del pasado año, con un cierto repunte a finales de 2020 que se ha acelerado en los primeros meses de 2021.

En concreto, los datos fijos han crecido durante los primeros meses de 2021 un 30% frente al crecimiento del 19% del pasado año, antes de la llegada del coronavirus En este incremento juegan un importante papel el crecimiento de tráfico de vídeo en servicios bajo demanda, en el ámbito personal, así como las videoconferencias y otras modalidades de trabajo cooperativo, en el profesional. Ambos servicios repuntaron considerablemente su uso en el confinamiento y un año después mantienen, e incluso superan los niveles de marzo de 2020.

En la voz móvil se ha registrado un incremento del 17% en el primer trimestre de 2021 frente al 5% en el mismo periodo de 2020 respecto al año anterior, lo que indica de nuevo que el mayor uso de las llamadas desde móvil durante el confinamiento por la imposibilidad de encontrarse físicamente se mantiene en este año en gran medida relacionado con que siguen las restricciones de movilidad. En cuanto a los datos móviles, que tuvieron un repunte durante el confinamiento, han recuperado sus niveles habituales con un crecimiento del 40% en 2021, el mismo incremento interanual que en 2020.

Más información
Oficina móvil, virtual y siempre conectada
La gente vuelve a hablar por teléfono con el confinamiento

El ranking de aplicaciones más utilizadas ha cambiado también en este último año y mantienen su crecimiento en los primeros meses de 2021. De hecho, el tráfico agregado generado en la red Movistar por WhatsApp, Teams, Skype, Webex, Facetime, Zoom, TikTok y Meet se multiplicó por 10 al principio del confinamiento y, tras una reducción durante los meses de verano, se ha recuperado de nuevo multiplicándose por 12 con respecto a los valores de los primeros meses anteriores a la pandemia de 2020.

En esta evolución ha cambiado el protagonismo de las distintas aplicaciones en el tráfico total, tanto en la faceta de uso personal como en la profesional. Whatsapp sigue siendo muy importante en el ámbito de comunicación persona a persona, si bien su nivel de tráfico en marzo de 2021 es un tercio del alcanzado en marzo de 2020 cuando era la aplicación de videoconferencia más popular. Ahora, el tráfico de TikTok está la cabeza en aplicaciones de uso personal.

En el ámbito de empresas, Zoom se puso a la cabeza rápidamente con el inicio de la pandemia, pero a día de hoy otras aplicaciones empresariales como Teams han ganado terreno. El tráfico de servicios de videoconferencia para empresas fue en febrero pasado un 36% superior al alcanzado en abril de 2020, y durante el temporal de nieve de principios de 2021 se alcanzó el pico, con un incremento de tráfico del 70% respecto al pico de abril de 2020.

Hay que destacar también el fuerte aumento del gaming que ya comenzó durante los meses de pandemia y que en los primeros meses de 2021 sigue muy elevado, superando los niveles de entonces en un 20%. La penetración de consolas y del hábito de jugar desde casa cada vez es mayor.

Más consumo de TV de pago pero menos ingresos

A finales de 2020, el número de abonados a la televisión de pago alcanzó los 8,2 millones, un millón más aproximadamente que un año antes. El confinamiento domiciliario decretado por el Gobierno acabó de afianzar la implantación de las plataformas estadounidenses de series y películas como HBO, Netflix o Amazon Prime.

El 64% de los españoles ya ve contenidos en la televisión de pago, y un 52,3% encuestadas cuentan con una cuenta o han visto en algún momento contenido de las plataformas de streaming, y un 34,9% a canales ligados a las operadoras de telecomunicaciones (Movistar +, Orange TV y Vodafone TV), según el informe anual de la Asociación para la Investigación de los Medios de Comunicación (AIMC). Pero una cosa es que cada vez se consuman más contenidos de pago y otra muy distinta es que cada vez se pague más por ellos.

Y es que en 2020 se da la paradoja que pese a esa explosión del streaming, los ingresos por televisión de pago descendieron en 2020 un 4,1% hasta los 2.144 millones de euros, según las cifras de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). El principal motivo de esta contradicción es la costumbre generalizada de compartir las cuentas con amigos o familiares, un verdadero quebradero de cabeza para las grandes multinacionales que ya buscan métodos efectivos para limitar ese uso y que todos los que vean sus contenidos pasen por caja. Netflix ya está haciendo pruebas para restringir el acceso a su servicio a las personas gente que no sean el titular del contrato o no vivan en la casa del titular, una de sus funciones más populares.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ramón Muñoz

Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS