Caixabank acusa el ajuste laboral y gana 1.705 millones en 2019, un 14,1% menos

La entidad pactó con los sindicatos el año pasado un ERE que afectó a unos 2.000 empleados y supuso un gasto de 978 millones

La sede de Caixabank en Valencia.
La sede de Caixabank en Valencia.Monica Torres

Caixabank obtuvo en 2019 un beneficio de 1.705 millones de euros, una cifra un 14,1% menor que la del año anterior. La principal razón de este resultado es el coste del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que la entidad pactó con los sindicatos para llevar a cabo un ajuste laboral que a lo largo del año pasado afectó a unos 2.000 trabajadores. Este ajuste, basado en prejubilaciones y salidas voluntarias, supuso un gasto bruto de 978 millones de euros, que han computado en los resultados remitidos este viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Pese a la restructuración laboral, los resultados han mostrado una mejora en todos los negocios del banco. Los mercados han recibido bien los resultados de Caixabank, cuya acción sube al mediodía cerca de un 1%, aunque al inicio de la sesión subía un 5%.

Más información
El Sabadell gana 768 millones en 2019, un 134% más por las menores provisiones y las plusvalías
Los bancos que fueron peores que Bankia en esta crisis financiera

El acuerdo sobre el recorte de la plantilla se cerró en el segundo trimestre de 2019, y su coste en términos netos fue de 685 millones. Sin tener en cuenta el impacto, ya esperado, del ERE, el resultado atribuido al grupo hubiese incrementado un 20,4% más, hasta los 2.390 millones de euros de beneficio, apoyado por el crecimiento de los negocios propios del banco (margen de intereses, comisiones, penetración del mercado y seguros), que ha incrementado en casi todos los ámbitos especialmente en el cuarto trimestre de 2019. La entidad también defiende que ha conseguido reducir la morosidad a su nivel más bajo, hasta dejarla en el 3,6%.

"Los ratios de rentabilidad nos caen porque el resultado baja como consecuencia del acuerdo laboral. Es una decisión que tomamos y que indica un síntoma de nuestra fortaleza, de ser capaces de destinar parte de nuestros beneficios a mejorar el futuro con una restructuración, y a hacerlo de una manera responsable, con salidas voluntarias", ha explicado el consejero delegado del grupo, Gonzalo Gortázar, en la rueda de prensa de presentación de los resultados, celebrada en la sede de Caixabank en Valencia. Esta restructuración laboral supondrá, según ha detallado la entidad, un ahorro anual de 200 millones de euros. Gortázar ha recordado que desde 2014 han salido de la entidad 5.000 personas, pero que en paralelo se han contratado 2.000 empleados.

Pese a que el resultado es menor que el año anterior, el grupo registra un ligero crecimiento en el margen de intereses (la diferencia entre los costes y los ingresos). Este indicador, que refleja la evolución del negocio típicamente bancario, muestra que el margen ha ascendido en el 2019, hasta llegar a los 4.951 millones de euros, un 0,9% más que el año anterior, aunque la evolución intertrimestral muestra una reducción del 0,9%, que la entidad explica por la "repreciación de la cartera de hipotecas" como consecuencia del contexto de bajos tipos de interés.

"El año 2019 fue muy exigente para el entorno bancario, por factores externos como la guerra comercial y el brexit, y por la política monetaria de tipos de interés bajos", ha explicado el presidente del grupo, Jordi Gual, que ha añadido que "en este entorno tan complejo Caixabank ha reforzado su liderazgo y ha demostrado su solidez con el aumento de los intereses core [los propios de la actividad bancaria]", que se han reflejado en el margen de intereses. Gual ha asegurado que, pese a que prevé que el contexto de tipos de interés bajos continúe unos años, la entidad no traspasará la presión a los clientes, y también ha defendido que la política de dividendos de la entidad es sostenible. El consejo de administración propondrá mantener un ratio de pay out por encima del 5%.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

El negocio de la banca y seguros aportó la mayor parte del beneficio de Caixabank, con 1.060 millones. El banco portugués BPI, comprado por Caixabank en 2018, contribuyó al resultado con 332 millones de euros. Las participaciones, sobre todo Telefónica y SegurCaixa Adeslas, generaron 313 millones. El incremento del margen de intereses se explica por un aumento en el volumen de negocio, que sube un 4,7%. La cuota de mercado de Caixabank en España es del 28%, y la entidad explica que el aumento de vinculación con los clientes se explica por la estrategia del grupo, basada en el replanteamiento de sus oficinas y en la presencia en el mercado digital. La cifra de clientes vinculados con Caixabank (por ejemplo, con tener los ingresos o la nómina en una cuenta de la entidad) ha superado los ocho millones de personas. En el ámbito de los seguros la actividad también creció, y la cuota de mercado se sitúa en el 19,4%. "Además de nuestro negocio puro, tenemos una parte muy importante en comisiones y seguros. Esto nos permite compensar la presión que los tipos bajos ponen sobre el margen de interés", ha detallado Gortázar.

La entidad también registró en 2019 mayores ingresos por dividendos (un 11,1% más) y un mejor resultado de operaciones financieras. También crecen las comisiones netas (un 0,6%, hasta los 2.598 millones). El margen bruto, sin embargo, bajó un 1,8%. Caixabank lo explica por el impacto de "los cambios en el perímetro": la entidad vendió el año pasado las acciones de Repsol, con lo que ya no cuenta con sus ingresos. "La evolución de los últimos años nos muestra que tenemos unos resultados sostenibles. También hemos hecho un ejercicio de contención de costes que nos ha permitido compensar el coste del acuerdo laboral", ha ampliado Gortázar. El margen de explotación sin gastos extraordinarios incrementó un 7,2%, hasta los 3.834 millones.

Sobre los rumores de que el sistema bancario español pueda llevar a la fusión de algunas entidades, el presidente de Caixabank ha descartado que su entidad participe en estas operaciones corporativas. "Nuestro plan estratégico es muy claro, se basa en el crecimiento orgánico, y tenemos un tamaño y una presencia territorial suficiente como para competir en este sector tan cambiante", ha dicho Gual. El presidente también se ha referido al contexto político, y ha pedido al Gobierno de Pedro Sánchez que emprenda "políticas favorables a la confianza y a la creación de empleo".

Sobre la firma

Josep Catà

Es redactor de Economía en EL PAÍS. Cubre información sobre empresas, relaciones laborales y desigualdades. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona. Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona y Máster de Periodismo UAM - El País.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS