Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atlantia avisa de “riesgo de quiebra” si Italia cancela sus concesiones

El consejero delegado, Roberto Tomasi, asegura a un diario italiano que una cancelación de los contratos impediría que hiciesen frente a sus líneas de crédito

Autopista A1 Milán-Nápoles de Autostrade per l’Italia.
Autopista A1 Milán-Nápoles de Autostrade per l’Italia.

Atlantia, accionista mayoritario de Abertis junto con ACS, corre "el riesgo de ir a la quiebra", según su consejero delegado, Roberto Tomasi, si el Gobierno italiano cumple su promesa y suspende las concesiones que la empresa tiene Autostrade per l’Italia, filial de Atlantia controlada por la familia Benetton.  En una entrevista publicada este sábado por el Corriere della Sera, Tomasi asegura que su grupo estaría al borde del precipicio con una decisión de semejante calado debido a que tienen "líneas de crédito pendientes por valor de 10.500 millones de euros". El  Movimiento 5 Estrellas (M5S), socio en el Ejecutivo de coalición del Partido Democrático (PD), acusa a Autostrade de ser la responsable de la caída de un puente en Génova en agosto de 2018, suceso que causó 43 muertos, y desde entonces ha pedido que se suspendan las autorizaciones al grupo concesionario que controla más de la mitad de las autopistas de Italia, unos 3.000 kilómetros de viales. En España Atlantia es también el socio de referencia (29,9%) de Cellnex, la firma de infraestructuras de telecomunicaciones.

El directivo del grupo de infraestructuras pide buscar un "compromiso alternativo", pero el Gobierno de Roma ha aprobado medidas que reducen la compensación que recibiría Atlantia por una resolución anticipada del contrato si se demuestra que el concesionario incumple sus obligaciones. "Con la revocación y un pago reducido [de compensaciones] corremos el riesgo de quebrar", asegura Tomasi.  A última hora del viernes, la agencia de calificación crediticia Moody's rebajó la calificación de Atlantia por segunda vez en un mes, empujando su deuda por debajo del grado de inversión. Tomasi pide un acuerdo que haga coincidir el interés público y los derechos de su empresa. "Tal acuerdo es posible y debe ser alcanzado en interés de los 7.000 trabajadores (de Atlantia), las partes interesadas y los italianos en general".

El directivo no quiso hablar sobre una supuesta propuesta que Atlantia habría hecho al Ministerio de Transporte para pagar unos 2.000 millones de euros para reconstruir el puente de Génova, compensar a la ciudad y financiar nuevas inversiones, y tampoco sobre si ha rechazado reducir los peajes en los próximos años. "Todo lo que puedo decir es que estamos listos para continuar las discusiones con el Gobierno para evitar destruir una parte de la industria del país", dijo. Esta misma semana la empresa y el ministerio se reunieron de urgencia tras la caída de parte del techo de un túnel administrado por Autostrade.

Tomasi sí mencionó que Atlantia está lista para discutir un sistema de peaje que vincule las tarifas a las inversiones realizadas y no simplemente planificadas. El Gobierno ha bloquedado los aumentos de tarifas hasta que los operadores adopten nuevos planes que se ajusten al nuevo sistema. Atlantia presentará este mes de enero un plan estratégico con "un nuevo enfoque en investigación y desarrollo, modelos de gestión y digitalización".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >