Dia acuerda con los bancos refinanciar su deuda a cambio de inyectar capital

El fondo Letterone de Mijail Fridman convierte en capital 500 millones de un crédito y bonos y los bancos amplían el vencimiento de un préstamo de 900 millones

Fachada de una tienda Dia&Go de la cadena de supermercados Dia, facilitada por la empresa.
Fachada de una tienda Dia&Go de la cadena de supermercados Dia, facilitada por la empresa.Martin_Sonzogni

La cadena de supermercados Dia ha logrado un acuerdo con sus acreedores para lograr una estructura de capital estable a largo plazo. El acuerdo, alcanzado entre el fondo Letterone, máximo accionista del grupo, DEA Finance, una filial de Letterone que ha comprado la mayor parte de los bonos, y los bancos acreedores, consiste en que el grupo convierte en capital 500 millones de euros (200 millones de un préstamo inyectado en 2019 y los 300 millones en bonos de 2021), con lo que reduce su deuda un 40%. A cambio, los bancos aplazan a 31 de diciembre el vencimiento de un préstamo sindicado de 900 millones que vencía el 31 de marzo de 2023, aunque se aumenta el interés. En suma, la operación, que también aplaza el pago de otros 300 millones de los bonos de 2023, supone un fuerte alivio de la deuda financiera y mayores facilidades de pago de la que mantiene con los bancos, capitaneados por Santander y BBVA. Las acciones de Dia suben más de un 2% tras el anuncio.

Según ha informado Dia a la CNMV, tras las negociaciones mantenidas entre el fondo Letterone del magnate ruso Mijail Fridman, la filial de este DEA Finance, la cadena Dia y los bancos acreedores, se ha logrado un acuerdo “que proporciona una vía para una operación de recapitalización y refinanciación global que permitiría implementar una estructura de capital y financiera estable a largo plazo para el grupo Dia lo que permitiría a su vez que su equipo directivo pueda centrarse íntegramente en la ejecución del plan de negocio del grupo Dia”. La operación deberá ser ratificada por accionistas y bonistas y se prevé que quede cerrada en abril del año que viene.

La operación supone una importante reducción de la deuda financiera, de 500 millones de euros, a cambio de convertirla en acciones. Por un lado, pasarán a ser parte de los fondos propios de Dia (a través de la emisión de nuevas acciones en un aumento de capital) los 200 millones que DEA Finance prestó a Dia en 2019, un préstamo por el que la filial del fondo de Fridman cobra un 7% de interés anual. Por otro, también pasan a capital los 300 millones de euros de los bonos que vencían a finales de abril de 2021. Cerca de la totalidad de estos bonos fueron adquiridos hace poco por DEA Finance a sus tenedores. De esta forma, Dia alivia en 500 millones su deuda financiera, que a 30 de septiembre ascendía a 1.250 millones, y no tendrá que hacer frente a “vencimientos significativos de deuda en los próximos cinco años”.

A cambio de esa reducción del endeudamiento, los bancos acceden a aliviar el calendario de pagos de deuda de Dia, aunque aumentan el interés. Así, aplazan al 31 de diciembre de 2025 el pago de 902,4 millones del préstamo sindicado de 973,2 millones que mantienen con la cadena. También se amplía el plazo de vencimiento de otras líneas de crédito bilaterales entre la cadena y algunos bancos acreedores. Los bancos dan más tiempo a cambio de más interés: este sube de 2,5% a 3,25% anual, con un punto extra ligado al ratio de apalancamiento.

Finalmente, el acuerdo incluye también una modificación de los bonos de 2023, una emisión de otros 300 millones. Por un lado, se amplía más de tres años su vencimiento, de abril de 2023 a “no antes del 30 de junio de 2026″. Por otro, se aumenta su rentabilidad, aumentando el cupón al 5% anual desde el 0,875% inicial. Un aumento de rentabilidad que reportará directamente en las arcas de Letterone, puesto que el fondo, a través de su filial DEA Finance, ya es dueño del 90% de esos bonos, que compró además con descuento de entre el 30 y el 40% de su valor nominal. Es decir, cuando venzan en 2026, si no hay más aplazamientos, Dia abonará ese dinero a Letterone.

Los bonos fueron uno de los obstáculos que estuvieron a punto de echar a pique a la empresa en 2018. Cuando Fridman negociaba con los bancos sobre los préstamos, quiso dar prioridad al pago de los bonos, pero los bancos se negaron a ponerse a la cola a la hora de cobrar. “Finalmente el Presidente de LetterOne se ha comprometido a trabajar para eliminar la discriminación entre bonistas y bancos de Dia”, escribió en Twitter Ana Botín, la presidenta del Santander, cuando finalmente pactó con Letterone un acuerdo para que Fridman inyectase dinero en Dia y evitase in extremis el concurso de acreedores. Ahora, Letterone es dueño de los bonos, con lo que su vencimiento no es un problema.

El acuerdo va más allá de lo anunciado por Dia al comienzo de noviembre, cuando adelantó que capitalizaría deuda por 200 millones (el préstamo de DEA Finance) a cambio de aplazar el pago de un préstamo de 71 millones que los bancos le concedieron para pagar a proveedores. Finalmente, la capitalización de deuda alcanza 500 millones y se incluye el préstamo sindicado más importante, el de 902 millones. Mientras, Dia pagará anticipadamente (en cuanto se cierre la operación) la mitad del crédito para proveedores y la otra mitad en julio de 2022.

El acuerdo, “proporciona al Grupo una base de capital sólida y estable que respaldará la consecución exitosa de nuestra transformación del negocio”, afirma en una nota el presidente ejecutivo de Dia y hombre fuerte de Fridman, Stephan DuCharme, que agradece “a todos los acreedores sindicados de Dia su confianza y apoyo” al proceso de transformación de la cadena de supermercados, que estuvo cerca de verse abocada al cierre hace un par de años. Reivindica DuCharme, además, que el grupo Letterone ha apoyado a la cadena de supermercados, en la que ha “invertido más de 1.100 millones de euros desde julio de 2019″. Con la nueva estructura de capital, la cadena piensa en centrarse en su plan de transformación, que en 2020 ha empezado a dar buenos resultados, en parte también por la pandemia, que ha hecho de los supermercados uno de los pocos negocios rentables. En los primeros nueve meses, Dia ha mejorado sus ventas y reducido sus pérdidas a la mitad, hasta 245 millones.

Para demostrar su buen desempeño y lograr el acuerdo, Dia ha adelantado a los acreedores datos sobre sus resultados a cierre del año. Según adelanta, las ventas ascenderán a entre 6.300 y 6.600 millones de euros al final del ejercicio 2020, frente a los 6.947 millones del año anterior. Aunque supongan un descenso, la cadena señala que, en términos comparables, aumentarán entre el 6,3% y el 7%, puesto que en este periodo ha cerrado cientos de tiendas.

Lo más visto en...

Top 50