Empresas

Inditex asegura el traslado a los empleados de tiendas que cierren e indemnizará con 33 días a los que no acepten

El grupo gallego negocia con los sindicatos el impacto laboral que tendrá el plan de transformación, que implica cerrar 300 tiendas en España

Una tienda de Zara en el centro de Madrid.
Una tienda de Zara en el centro de Madrid.Susana Vera / Reuters

Inditex, el grupo textil propietario de Zara o Massimo Dutti, anunció en junio, en la presentación de las cuentas del primer semestre, que aceleraría sus planes de “optimización” de su red de tiendas, lo que implica cerrar entre 1.000 y 1.200 entre este año y 2022. Según afirmó entonces la empresa, los cierres no se traducirán en pérdida de empleo, es decir, que los empleados de las tiendas “absorbidas” serían destinados a otros puestos. Así lo han confirmado este jueves los sindicatos UGT y CC OO, añadiendo que los traslados tendrán un límite de 25 kilómetros y que los empleados que los rechacen tendrán derecho a una indemnización equivalente a la de un despido improcedente (33 días por año trabajado y 24 mensualidades).

Dentro del plan de reducción de tiendas de Inditex, en España bajarán definitivamente la persiana unas 300, según informó la compañía. Como consecuencia de ese plan, CC OO y UGT comenzaron la semana pasada un proceso de negociación sobre el impacto laboral de la “transformación del grupo” que este jueves ha dado sus primeros frutos. Según han informado los representantes sindicales en un comunicado, han alcanzado un principio de acuerdo con la empresa, que probablemente sea ratificado la semana que viene.

En dicho acuerdo se contempla que se ofrecerán vacantes a los empleados de las tiendas cerradas en otras tiendas de cualquiera de las marcas del grupo, a una distancia máxima de 25 kilómetros del punto de venta cerrado. Los que no acepten el traslado o cambio de puesto de trabajo tendrán derecho a una indemnización equivalente a la del despido improcedente, esto es, 33 días por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades, en lugar de 20 días y 12 meses que marca la legislación para un trabajador que no acepte un traslado. Además, tendrán un año para acogerse a estas condiciones, es decir, que podrán probar en el nuevo puesto durante ese tiempo.

Además, el acuerdo contempla que toda la plantilla tendrá preferencia sobre candidatos externos cuando surja alguna oportunidad de empleo en los servicios centrales de las distintas cadenas que forman el grupo. Un observatorio en el que participarán los sindicatos vigilará la “evolución e implantación del proceso de transformación digital de las tiendas".

El principio de acuerdo será firmado, probablemente, la semana que viene, según expresan los sindicatos, que celebran “los avances que se están produciendo en la negociación, que van encaminados a cumplir el objetivo que nos habíamos propuesto que es el mantenimiento del empleo en este proceso de transformación digital de las tiendas".

Lo más visto en...

Top 50