Goldman Sachs pagará 2.500 millones en EE UU tras admitir su culpa en el mayor desfalco de la historia de Malasia

El banco de inversión estadounidense reconoce haber violado las disposiciones anticorrupción

El País|Agencias
Madrid / Washington / Hong Kong - 22 oct 2020 - 12:29 UTC
Dos hombres pasan en moto frente a un cartel del fondo soberano 1MDB, en febrero de 2016 en Kuala Lumpur (Malasia).
Dos hombres pasan en moto frente a un cartel del fondo soberano 1MDB, en febrero de 2016 en Kuala Lumpur (Malasia).Olivia Harris / Reuters

El banco estadounidense de inversión Goldman Sachs ha admitido este jueves su responsabilidad en el mayor desfalco de la historia de Malasia, una millonaria apropiación indebida de dinero del fondo soberano 1MDB, y ha aceptado pagar 2.900 millones de dólares (casi 2.500 millones de euros) para resolver sus cargos en Estados Unidos. La dirección del gigante financiero reconoce haber violado las disposiciones anticorrupción para dar carpetazo a una investigación que le ha perseguido durante años y que ha causado un severo daño sobre su marca.

El acuerdo con la justicia estadounidense resuelve la investigación de las autoridades del país norteamericano sobre el rol que desempeñó en la suscripción de tres ofertas de bonos en 2012 y 2013 que, a la postre, propiciaron el desfalco. Goldman Sachs reconoce, además, que violó la ley estadounidense de Prácticas Corruptas. En julio, el poderoso conglomerado financiero con sede en Nueva York alcanzó un acuerdo similar en Malasia para liquidar todos los cargos en su contra a cambio de abonar 3.900 millones de dólares y asumir su cuota de responsabilidad en el escándalo.

Este jueves, pocas horas antes de pactar con la justicia en su país de origen, Goldman Sachs había recibido una multa de 350 millones de dólares (casi 300 millones de euros) del organismo de control del sistema financiero en Hong Kong por su papel en la trama. Según la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong (SFC), la entidad financiera evidenció “graves deficiencias en sus controles de supervisión de gestión, riesgo, conformidad y lucha contra el lavado dinero”.

La SFC subrayaba explícitamente que los errores del banco de inversión contribuyeron a la apropiación indebida de 2.600 millones de dólares. Y, como en EE UU, en Hong Kong Goldman Sachs también ha aceptado estas conclusiones.

La trama de corrupción salió a la luz en 2015, cuando varios medios denunciaron el desvío de más de 600 millones de euros al cambio a cuentas privadas del entonces primer ministro, Najib Razak, procedentes del fondo. El Departamento de Justicia de los Estados Unidos también ha investigado al banco por su papel como suscriptor y organizador de la oferta de bonos. El organismo calcula que unos 4.500 millones fueron desviados, de los que unos 1.000 habrían sido blanqueados en EE UU con la compra de inmuebles, yates, joyas y obras de arte, entre otros bienes.

En agosto de 2018, Tim Leissner, ex socio de Goldman Sachs en Asia, se declaró culpable de conspiración para lavar dinero y conspirar para violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero y acordó pagar 39 millones de euros. Un año después, el verano pasado, la justicia malasia imputó a 17 directivos de la entidad por su implicación en la trama.

La saga del 1MDB se ha demostrado muy dañina para la reputación del banco de inversión estadounidense, pero los analistas creen que el pacto alcanzado este jueves permitirá a su director ejecutivo, David Solomon, acelerar en sus planes de remodelación de la entidad.

Lo más visto en...

Top 50