El precio de la leche se hunde por el cierre hostelero en la pandemia

Los ganaderos apelan a la responsabilidad de las empresas del sector para evitar que se elimine tejido productivo

Ala de ordeño de una granja de producción de leche ecológica en Girona.
Ala de ordeño de una granja de producción de leche ecológica en Girona.Toni Ferragut

El sector de la leche se enfrenta a una dura crisis de precios como consecuencia de un incremento de la oferta, un fuerte aumento de excedentes originados por el descenso de la demanda ante el cierre de la restauración, las importaciones y las mayores dificultades para vender al exterior.

Sobra leche en el campo y las industrias no quieren más de lo que figura en los contratos para evitar destinarla a leche en polvo. El almacenamiento, por parte de la Unión Europea, de 90.000 toneladas de leche en polvo, 140.000 de mantequilla y 90.000 de quesos no han sido suficientes para estabilizar el mercado. La situación coincide, además, con las negociaciones entre ganaderos e industria para renovar los contratos de compraventa para 2021. Frente a unas cotizaciones medias —congeladas en las últimas campañas— de entre 0,32 y 0,33 euros por litro, este año se han registrado ofertas de contratos a menos de 0,30 y, puntualmente, en el entorno de 0,27.

Producción sobrante

En marzo y abril, como ya ha ocurrido en otras campañas, se ha producido un aumento interanual de la oferta de más de 30.000 toneladas. En paralelo, las ventas han caído por la dependencia de la restauración, una situación que, se teme, se agravará en los próximos meses por el descenso del turismo. Tras la pandemia, sobra leche cuya recogida la industria ya tenía contratada y aunque por ahora no se han producido abandonos de recogida de una materia prima que deben destinar a elaborar leche en polvo, los ganaderos apelan a la responsabilidad de las empresas para evitar que se elimine tejido productivo.

El excedente español se repite en el resto de la UE. En este contexto, una de las salidas más socorridas por parte de ganaderos e industriales de otros países comunitarios está siendo el propio mercado español como destino de quesos baratos. Las importaciones también están afectando al mercado de la leche líquida: aunque con volúmenes bajos, la llegada de cisternas de leche extranjera ha agravado el cuadro.

El choque entre empresas y ganaderos coincide, además, con la presentación de demandas por parte de miles de productores contra las firmas a las que vendieron leche entre 2000 y 2013, que ya fueron sancionadas por Competencia por pactar precios a la baja. Los ganaderos reclaman en los tribunales alrededor de tres céntimos por cada litro vendido en ese periodo.

Lo más visto en...

Top 50