la crisis del coronavirus

Ejecutivos de multinacionales europeas proponen reformas fiscales y medidas a favor del empleo

El grupo de empresas plantea un desarrollo sostenible en línea con el Acuerdo Verde Europeo 2030-2050

Vista de la sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort.
Vista de la sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort.

El grupo de ejecutivos que forma el CEO Initiative for Europe’s Recovery, Reform and Resilience (Iniciativa CEO para la Recuperación, Reforma y Resiliencia de Europa) ha enviado una carta a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von Leyen, en la que proponen políticas que “fomenten reformas fiscales y prioricen las medidas que tienen efectos positivos inmediatos sobre el empleo, contribuyen al desarrollo sostenible y estén en línea con los objetivos medioambientales del Acuerdo Verde Europeo para 2030 y 2050”.

El grupo ha planteado, además, eliminar las barreras existentes a las inversiones del sector privado en tecnologías bajas en carbono y cero emisiones, energías renovables y eficiencia energética; impulsar un sistema de fijación de precios del CO2 que garantice una transición socialmente justa; estimular la demanda de soluciones sostenibles, innovadoras y digitales; adoptar las tecnologías digitales y las finanzas sostenibles como facilitador de la transición hacia una economía circular, e incentivar la transparencia en torno a la sostenibilidad de las iniciativas de la UE, así como de los productos corporativos y las cadenas de suministro.

La carta de este lobby, en el que figura Ignacio Sánchez Galán (presidente de Iberdrola) y una docena de primeros ejecutivos de multinacionales europeas (entre ellas Enel, ABB, Volkswagen, E.ON y Saab) con 1,7 millones de empleos y más de 600.000 millones de euros en ingresos, va dirigida también a David Sassoli, presidente del Parlamento Europeo; Charles Michel, presidente del Consejo Europeo; Angela Merkel, presidenta interina del Consejo Europeo, y Frans Timmermans, Margrethe Vestager y Valdis Dombrovskis, vicepresidentes ejecutivos de la Comisión Europea.

“Nuestras empresas siguen comprometidas con el Acuerdo de París sobre el cambio climático y han adoptado sus propios planes de descarbonización y si bien Europa se enfrenta a un desafío sin precedentes por las interrupciones de la pandemia de la covid-19, estamos listos para apoyar firmemente la UE de la próxima generación para impulsar las economías a corto plazo, pero también prepararnos para la transformación a más largo plazo. Construir una Europa más resistente, digitalizada, próspera y sostenible”, dice la carta.

Los ejecutivos aseguran que están listos para contribuir en el logro de los objetivos del Acuerdo Verde Europeo. Tras identificar las áreas de acción del European Green Deal (descarbonización y fijación de precios del carbono, cero emisiones, economía circular y finanzas sostenibles) recomiendan que el Acuerdo Verde “debe basarse en un marco de política industrial inteligente que impulse el cambio estructural y esté acompañado de condiciones propicias para una transformación industrial”.

“Debe considerarse”, prosigue, “un precio mínimo previsiblemente creciente y un desarrollo apropiado del EU-ETS (sistema de derechos de emisión de la UE) para cubrir todos los sectores, manteniendo la competitividad de las empresas”. Asimismo, “los ingresos del ETS (y los impuestos ambientales nacionales) deben canalizarse hacia la innovación sostenible y la descarbonización industrial; en este contexto, damos la bienvenida al fondo de innovación de la UE”, añaden.

En la serie de medidas que solicitan, sostienen que "si bien las señales de precios del CO2 deberían ser activadas principalmente por el ETS, una reforma de los impuestos energéticos y su directiva deberían tener en cuenta el impacto climático de todos los transportistas de energía para garantizar la descarbonización del mercado energético".

En el mismo orden, consideran que “se necesita una rápida expansión de las capacidades de energías renovables como base para la transformación de todas las industrias” y, respecto a fomentar la electrificación rentable, apuntan que “es importante potenciar las redes eléctricas inteligentes e impulsar el desarrollo de la infraestructura de carga de vehículos eléctricos”.

Para la ampliación de las tecnologías de proceso bajas en carbono, señalan que “se necesitan hidrógeno sostenible y combustibles sostenibles” y plantean una revisión de la estrategia de combustibles alternativos que “debe centrarse en alinear las iniciativas en toda la UE y permitir la ampliación de soluciones ya existentes y futuras”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50