CASO BBVA-VILLAREJO

El juez exige a PwC todos los datos de la investigación del caso BBVA-Villarejo bajo amenaza de imputación

García Castellón reclama 223 correos electrónicos al responsable del informe de la consultora, Javier López Andreo

La fachada de la sede corporativa del BBVA, en una imagen de archivo.
La fachada de la sede corporativa del BBVA, en una imagen de archivo.Luis Sevillano

Alta tensión en la declaración de perito-testigo de la consultora PwC y el fiscal anticorrupción Ignacio Stampa en la sesión del caso BBVA-Villarejo. A lo largo de la declaración de este lunes por la mañana, el representante de la Fiscalía ha solicitado al responsable de la investigación de PwC, Javier López Andreo, toda la información que tuviera en su poder y que no ha sido entregada relacionada con la conexión entre el BBVA y el comisario jubilado José Manuel Villarejo entre 2004 y 2017 que supuso el pago de 10,28 millones. Según fuentes presentes en el interrogatorio celebrado en la Audiencia Nacional, Stampa ha reclamado, en un tono duro y seco, los 223 correos electrónicos que PwC se negó a enviar al juzgado ante la prohibición del BBVA. Este fiscal llegó a comentar que PwC y los despachos de de abogados defensores del BBVA, Uría y Menéndez y Garrigues, estaba obstaculizando el proceso y dirigiendo el forensic (investigación) “a su antojo”, apuntan estas fuentes.

López Andreo se ha justificado diciendo que se debe al secreto profesional con su cliente, el BBVA, que a través sus representantes legales, consideró que la información no entregada era confidencial para la entidad. PwC sostiene que el BBVA solo le levantó el secreto profesional para contestar a las preguntas que se hicieran en el juzgado, pero no para aportar la documentación que se guardó la entidad.

Ante la reiterada negativa del perito en el interrogatorio, el juez Manuel García-Castellón ha tomado la palabra para reclamarle la información solicitada y, de forma velada pero tajante, le ha transmitido que si se negaba le podría considerar investigado por desobediencia. Le ha preguntado cuánto tiempo podía tardar en recopilar todo lo que se le pedía, a lo que López Andreo ha respondido que unas dos semanas. Sin embargo, según fuentes presentes, García-Castellón le ha dicho que en una semana le estaría pidiendo los datos que faltan y que su actuación ya estaba “en la raya” de lo que la ley permite como secreto profesional.

La colaboración del BBVA

La pelota ahora está en el tejado del BBVA, que aseguró que su colaboración con la Audiencia Nacional sería “máxima”, según dijo el presidente del banco, Carlos Torres. Sin embargo, en el escrito en el que se negó a facilitar los correos, el BBVA dijo que “los documentos en poder de PwC pueden estar cubiertos por el secreto profesional, por el privilegio abogado-cliente de distintos profesionales y de diversos procedimientos, o por algún tipo de protección legal por su carácter reservado”. También considera el banco que le pueden perjudicar en otros casos judiciales en los que está inmenso.

Tres peritos de PwC declararon el pasado 20 de febrero ante el juez en relación a este informe y explicaron que de toda la documentación que dispusieron de las contrataciones con Villarejo solo pusieron el foco en analizar un 9 % tras un cribado inicial. Así, se excluyeron los espionajes al llamado Grupo Hostil, encabezado por Luis del Rivero, expresidente de la constructora Sacyr -empresa que el BBVA supuestamente sospechaba que estaba tratando de tomar el control del banco-, y al líder de Ausbanc, Luis Pineda.

Este último está personado como acusación en esta causa y, al igual que Del Rivero, ha pedido al juez que requiera a PwC para que entregue los discos con todo el material del forensic. “Muchos de dichos ficheros constituyen el acervo documental sobre los que se estructuran los delitos objeto de investigación”, señalaba acerca de la importancia de todo ese material recopilado para la elaboración del forensic, indicó Pineda.

La primera vez que declaró el perito López Abreo, que según Pineda se acogió a una dispensa para evitar declarar sobre ciertos temas que, a su juicio, no le correspondían -tal y como plantearon el lunes el juez y los fiscales-, explicó, sobre la metodología del forensic, que se aplicó un mapa de calor para detectar los aspectos relevantes en la búsqueda de documentos.

Entrevistas excluidas de la investigación

Abogados defensores como Javier Gómez Bermúdez que defiende a Antonio Béjar, así como los fiscales han cuestionado el lunes que PwC no haya tenido en cuenta algunas entrevistas recogidas durante la elaboración del forensic. El perito señaló que el análisis no se puede basar en acusaciones sino en la búsqueda de pruebas documentales. Así, por ejemplo, aunque el exdirectivo de BBVA Antonio Béjar haya asegurado que fue Francisco González quien le pidió que contratara a la empresa que dijera el exjefe de seguridad Julio Corrochano, imputado en la causa, PwC no podría investigarlo al no tener pruebas documentales.

A raíz de estas comparecencias, el BBVA aclaró que PwC se centró solo en esa muestra para agilizar el informe que el propio banco había encargado, pues de lo contrario la consultora iba a necesitar unos dos años. El banco aseguró que “en ningún momento” se descartó la revisión del resto y destacó que, de hecho, la investigación sigue en curso. Este miércoles será el turno de Leyre Zayas Mariscal, gerente de forensic de PwC, que ha sido citada acerca del “Informe de Situación relativo a las medidas adoptadas para la Prevención y Detección de Delitos por Grupo BBVA”.


Más información

Lo más visto en...

Top 50