Opinión
i

Una nueva laboralidad de las plataformas como garantía del contrato social

El desarrollo de la digitalización no puede resultar en precariedad y vulnerabilidad del sistema

Patrik Bergareche Sainz de los Terreros
Maravillas Delgado

En febrero de 2020 McKinsey Global Institute publicaba un informe sobre la necesidad de formalizar un nuevo contrato social para el siglo XXI. Apenas cinco meses después, la tragedia del COVID-19 ha agudizado la dimensión de este gran reto colectivo. La llamada nueva economía ha generado una serie de creencias que hemos aceptado sin filtro crítico y hemos evitado el necesario debate sobre este contrato social de la era digital. Así, hemos creído que existe una disonancia entre innovación y protección social, de forma que toda apuesta que se haga por una mayor digitalización pasaría, inevitable...

Más información