Los demócratas impulsan un nuevo rescate a la economía de EE UU y aprueban el voto a distancia en la Cámara baja

El Senado y el presidente Trump han asegurado que tumbarán el paquete de ayuda, valorado en tres billones de dólares, pero nadie niega que el deterioro económico obligará a más apoyo fiscal

La líder demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.
La líder demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.Andrew Harnik / AP

La mayoría demócrata en la Cámara de Representantes del Congreso estadounidense ha aprobado un nuevo paquete de rescate a la economía valorado en tres billones de dólares, destinados a todos los sectores perjudicados por la crisis del coronavirus. Se trata de una iniciativa que se sabe fracasada: la mayoría republicana del Senado ya ha anunciado que no la aprobará y, por si no fuera suficiente, el propio Donald Trump ha dicho que en el extremadamente improbable caso de que prosperara él mismo utilizará su poder presidencial para vetarla.

La certeza de que la legislación no saldrá adelante ha provocado también críticas entre algunos legisladores demócratas. Pero la líder de la mayoría en la Cámara baja, la demócrata Nancy Pelosi, ha decidido seguir adelante con la tramitación para que las prioridades demócratas queden negro sobre blanco y constituyan un punto de partida para un segundo rescate que pocos dudan que llegará.

La Cámara de Representantes ha aprobado también un cambio histórico en su reglamento, para permitir el voto a distancia, tanto en los comités como en los plenos. Por primera vez en sus 231 años de historia, los legisladores podrán votar y celebrar sesiones de sus comités de manera remota, para adaptar el funcionamiento de la Cámara baja a las restricciones de movimiento provocadas por la pandemia del coronavirus. La resolución ha salido adelante, tras semanas de negociaciones frustradas, con el apoyo de la mayoría demócrata y el voto en contra de los congresistas republicanos.

La líder demócrata, Nancy Pelosi, ha asegurado que los cambios son temporales y se deben solo a la necesidad de adaptarse a la nueva realidad. El Senado, con 100 escaños frente a los 435 de la Cámara baja, ha realizado estos días audiencias telemáticas en sus comités, pero los senadores siguen estando obligados a acudir para votar.

Bautizado como la Ley de los Héroes, el proyecto de ley de rescate aprobado este viernes es un documento de 1.800 páginas que contempla, entre una apabullante batería de gastos, hasta un billón de dólares para las muy endeudadas administraciones estatales, locales y tribales, así como una nueva ronda de cheques directos a los ciudadanos, incluidos en esta ocasión, a diferencia de la anterior ronda aprobada, los inmigrantes indocumentados. Introduce también una serie de medidas no directamente relacionadas con la mitigación del impacto económico de la crisis del coronavirus, como 3.600 millones para potenciar la seguridad en las elecciones y en el voto por correo, así como una dotación de 25.000 millones de dólares al servicio de correos, algo a lo que el presidente Trump se ha opuesto.

La extralimitación ha permitido a algunos legisladores republicanos criticar, como Tom Cole, congresista de Oklahoma, que “el proyecto de ley es sencillamente un programa demócrata enmascarado como una respuesta a la pandemia del coronavirus”. La propia Casa Blanca, en un comunicado, habló de una iniciativa “más preocupada por cumplir una histórica lista de deseos ideológica que por reforzar la capacidad de la nación para enfrentarse a los desafíos de salud pública y económicos”.

Para contener la propagación de una pandemia de la que Estados Unidos se ha convertido en epicentro, con más de 86.000 muertes y 1,4 millones de casos de la covid-19 confirmados, las autoridades decretaron medidas de restricción de movimientos y actividades que llevan ya en vigor dos meses. Eso ha provocado una ola de más de 36 millones de despidos que ha llevado a una tasa de paro del 14,7%, no vista desde la Gran Depresión de los años 30 del siglo pasado. Hasta ahora, el Congreso ha aprobado cuatro proyectos de ley para mitigar el daño económico de la crisis del coronavirus, con apoyo de ambos partidos, con un valor total de tres billones de dólares, una cuantía sin precedentes.

Nadie niega la necesidad de un quinto rescate. El propio presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, aseguró esta misma semana que “se necesitará más apoyo fiscal” para salir de la crisis. El Gobierno y los republicanos reconocen que hará falta más, pero se han mostrado partidarios de esperar a ver cómo funcionan los programas que están ya en marcha antes de aprobar nuevos gastos. “No hay prisa”, ha dicho recientemente Trump respecto a la necesidad de más gasto público. El presidente lleva semanas presionando para una reapertura del país ante la que los expertos médicos se muestran mucho más cautos.

Más información

Lo más visto en...

Top 50