LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

El sector turístico celebra la respuesta de Bruselas contra las cuarentenas turísticas

Hoteleros y patronales creen que la medida arruinaría el verano y esperan que el Gobierno rectifique

Agentes de la Guardia Civil realizan un control a viajeros procedentes de Ámsterdam a su llegada al aeropuerto de El Prat, este martes.
Agentes de la Guardia Civil realizan un control a viajeros procedentes de Ámsterdam a su llegada al aeropuerto de El Prat, este martes.Alejandro García / EFE

Como cualquier ciudadano en estas semanas de crisis del coronavirus, el sector turístico pasa de un estado anímico a otro según se van produciendo las noticias que afectan a la actividad económica más afectada por la pandemia. Así ha sido a cuenta de la cuarentena de 14 días para los visitantes extranjeros que el Gobierno español anunció el martes. La noticia fue un jarro de agua fría para un sector que en buena medida da por perdida la temporada de verano y que trata por todos los medios de salvar algún mueble. Sin embargo, Bruselas les envió oxígeno al pronunciarse contra estas cuarentenas y abogando por permitir la movilidad sin demasiados límites entre regiones o estados que estén en situaciones similares de control de la epidemia.

La industria del turismo es la más tocada por la pandemia: con las fronteras de la mayoría de los países de la UE cerradas, las aerolíneas están paradas, los hoteles cerrados, las agencias de viajes, sin negocio, y los restaurantes, comenzando ahora con timidez a abrir sus puertas. Algunos creen que no solo el verano, sino que todo el año está perdido. Por eso, el anuncio del Gobierno de Pedro Sánchez sobre que los extranjeros tendrán que encerrarse durante 14 días en el hotel o alojamiento donde tuvieran pensado alojarse en su estancia causó estupor en los representantes del sector. “Al principio, ni me creía que la medida fuese cierta", decía José Luis Zoreda, vicepresidente de Exceltur, que además criticaba el momento del anuncio, “solo 24 horas antes de que Bruselas anunciase sus medidas" sobre el turismo a nivel europeo.

Una de las terrazas que ha abierto en Benidorm (Alicante) en la fase 1 de la desescalada. En vídeo, Bruselas estudia crear unos corredores aéreos dentro de Europa para intentar salvar el turismo. EUROPA PRESS (VÍDEO: ATLAS)

De hecho, pasado ese plazo de 24 horas, Bruselas se ha pronunciado en contra de las cuarentenas, según ha explicado la comisaria europea de Salud, Stella Kyriakides. Los países, ha explicado, deben decidir sobre la apertura de los viajes en función de la situación epidemiológica y de si otros países han tomado medidas “satisfactorias y similares” de contención de la pandemia. Es decir, si dos países están en situación parecida en cuanto a la incidencia del virus y tienen la situación controlada y tienen medios para actuar en caso de un brote, no deberían imponerse cuarentenas. “Para recuperar volúmenes significativos de turistas hace falta crear corredores seguros entre mercados emisores y destinos”, afirmó Javier Águila, presidente en Europa de la cadena de hoteles vacacionales Apple Leisure Group, en línea con lo diseñado por Bruselas.

“Esa postura es un soplo de aire fresco para el sector y un varapalo importante para el Gobierno español”, ha resumido Zoreda tras conocerse la postura de Bruselas, que toma como una “demostración clara de la convicción que existe en el máximo nivel de la UE sobre la importancia estratégica del sector turístico”, una convicción que ha echado de menos en el Gobierno español. En resumen, “frente a las cuarentenas, la UE estima que hay que estimular la actividad turística para no perder del todo la temporada de verano”. "Tiene todo el sentido que pueda haber algo de movimiento dentro de la UE para buscar un equilibrio entre los controles sanitarios y no acabar con la economía”, explica Zoreda.

“La cara y la cruz”, valoró la respuesta europea respecto a la española Carlos Garrido, presidente presidente de la Confederación Española de Agencias de Viaje (Ceav), que por la mañana había calificado de “pésima noticia" el anuncio de la cuarentena en España. “Es lo que demandábamos, que se abra el cielo europeo de forma ordenada, para no estar en desventaja con EE UU, para que la gente sepa qué se puede hacer”, razonó Garrido, que también criticó lo inoportuno de la decisión. “Ahora que ya empezábamos a abrir, España somete a los turistas a restricciones cuando otros competidores no lo están haciendo”, algo que, a su juicio, tendrá como efecto que “los turistas se busquen otros destinos”.

“Confiamos en que el Gobierno rectifique” la decisión de las cuarentenas, como ha hecho con otras decisiones durante la crisis del coronavirus, deseó Garrido, que aboga por Abogó por otras fórmulas para asegurar que no haya rebrotes por el movimiento turístico, como controles de temperatura en los aviones, mascarillas, etc. "Exigimos al Gobierno una rectificación inmediata y que haya una mejor gestión política sin intereses partidistas”, pidió Juan Molás, presidente de la Mesa del Turismo. EL PAÍS intentó, sin éxito, recabar una respuesta del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo sobre el asunto. . Juan Ignacio Pulido, profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Jaén, explica que el escenario es muy complejo. “Lo peor es que con el fin del confinamiento no volverá todo a ser como antes. Será un proceso largo”.

Jorge Marichal, presidente de la patronal hotelera Cehat afirmó que entendía la medida desde el punto de vista sanitario, pero confió en que mejore la situación cuanto antes. “Esperamos que cambien las condiciones pronto para que se cierren acuerdos internacionales que permitan la movilidad”.

Zoreda también celebró que la Comisión Europea no exigiese dejar un porcentaje de asientos libres en los aviones, una posibilidad que aterraba a las compañías aéreas por cuanto, señalaban, impediría su rentabilidad y, por tanto, las abocaría a la quiebra. “Volar sin la ocupación suficiente habría supuesto la muerte del transporte aéreo durante todo el verano”, señaló Zoreda, “con ventanas para el movimiento transfronterizo solo para el tren y el coche, por lo que habrían desaparecido aerolíneas". “Celebro que se entienda que las condiciones higiénicas en un avión en cuanto a regeneración del aire son buenas, da una seguridad importante al viajero", señaló, lo que “hace de nuevo viable el transporte aéreo y se evitarán revueltas como las que hemos visto estos días”, en referencia a las protestas de pasajeros aéreos de varios vuelos a islas españolas por estar los aviones demasiado llenos.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pincha aquí para suscribirte a la newsletter diaria sobre la pandemia

Lo más visto en...

Top 50