Crisis del coronavirus

Los países árabes alivian la caída del sector cárnico español

La exportación de animales vivos crece tras el descenso del mercado nacional

Un ganadero en una granja de Girona.
Un ganadero en una granja de Girona. Toni Ferragut

Las exportaciones a los países árabes constituyen en este momento la principal salida a los graves problemas de excedentes y almacenamiento de canales de carnes vacuno y de ovino derivados del cierre de la restauración. En unos casos se trata de vías y mercados abiertos que ya estaban funcionando, y en otros son acciones nuevas puestas en marcha a raíz de la situación provocada por la crisis.

Con ocasión de los problemas de excedentes derivados de la crisis y la dificultad para dar salida a la producción en el mercado interior, los animales han ido ganando peso y los mercados árabes se han convertido en la principal y casi única salida para los mismos. En esta línea, la principal actuación en las últimas semanas ha sido la venta de 100.000 animales a Arabia Saudí y otros 50.000 a Jordania coincidiendo con las necesidades de la población por la celebración del Ramadán.

Con la mirada en el futuro, el sector del ovino ha reclamado a las autoridades españolas que se abran negociaciones para la apertura del mercado chino siguiendo la estela de los éxitos del porcino y la buena imagen de España como proveedor de carnes de calidad a buen precio

En el sector de vacuno, sobre unas exportaciones de 39.000 toneladas a terceros países, casi 20.000 tienen como principal destino Argelia, desde donde se hace su comercialización. Para el sector del vacuno español es igualmente importante la venta de animales vivos de calidad con destino a países como Argelia, Libia, Líbano así como a Marruecos con barcos preparados que parten desde puertos como Cartagena o Tarragona. En el vacuno, a diferencia del ovino, donde la demanda está concentrada en animales grandes no consumidos en España, las ventas no son de vacas viejas, sino de ternera con pesos similares a los que se registran en el mercado interior. Por este sistema se comercializan anualmente unos 150.000 animales, convirtiendo a España en el primer proveedor en competencia con sectores de países del continente sudamericano, así como de otros países comunitarios como Francia o Alemania.

La exportación de animales vivos ha sido una de las medidas más importantes tomadas en los últimos tiempos para la regulación del mercado interior. Junto a los animales, España exporta igualmente cargamentos de paja y otros productos para la alimentación ante la necesidad mantener un tiempo vivos los animales en esos países y de sacrificarlos en función de las necesidades de la demanda y por la no disponibilidad de servicios suficientes de almacenamiento en frío.

Corderos adultos

En el caso del ovino, los países árabes, fundamentalmente en el Golfo Pérsico, suponen el tercer destino de las ventas españolas en el exterior con un volumen de unas 7.000 toneladas frente a las 17.000 del mercado francés y las casi 7.000 del italiano. Se trata de una demanda de animales de peso muy elevado, lejos de la demanda interior, donde dominan los corderos lechales con menos de siete kilos y los pascuales y recentales con pesos de hasta 20 kilos canal.

Lo más visto en...

Top 50