La crisis del coronavirus

Renault busca créditos del Gobierno francés tras reducir sus ventas un 19% hasta marzo

El grupo pierde 5.500 millones de euros de liquidez en tres meses

La consejera delegada de Renault, Clotilde Delbos, en febrero pasado.
La consejera delegada de Renault, Clotilde Delbos, en febrero pasado.Gonzalo Fuentes / Reuters

Renault busca ayuda en forma de créditos del Gobierno francés para tratar de aliviar las tensiones de liquidez provocadas por la crisis del coronavirus. Así lo ha explicado esta mañana la consejera delegada del grupo, Clotilde Delbos, en una reunión con analistas para explicar los resultados del primer trimestre del año. Afectado como el resto de la automoción, el principal grupo francés vio cómo sus ingresos caían un 19,2% hasta marzo (10.125 millones de euros) a la par que el número de vehículos comercializados se desplomaba un 24,6% (672.962 unidades) en el mismo periodo a causa del cierre del mercado por la pandemia.

Tal y como han hecho Volkswagen y PSA, Renault da por anuladas sus previsiones para este año, que todavía considera inciertas por el golpe que está asestando la covid-19 a la economía global. También se ha sumado a la generalizada suspensión de dividendos para este año que están adoptando la mayoría de industrias europeas como medida de precaución para asegurarse su liquidez, asumiendo las recomendaciones de las autoridades.

Delbos ha afirmado desconocer el tiempo que durará la crisis y ha admitido que buscará créditos del Gobierno francés, tras subrayar que esa es una opción que tienen todas las empresas y no una cuestión excepcional de Renault. Se trataría de varios miles de millones de euros que asegurarán la caja del grupo, que cerró el trimestre con una liquidez de 10.300 millones de euros, 5.500 millones de euros menos que al cierre del ejercicio pasado. Las existencias de vehículos se situaban en volúmenes similares que hace un año: 660.000 coches.

Renault ya ha anunciado su intención de volver a producir en algunos países, como España, y prevé relanzar su operativa comercial en países donde se den las condiciones de seguridad y se permita la apertura de concesionarios, que continúan cerrados en la mayor parte del territorio europeo, con excepción de países como Austria y Alemania.

El grupo francés pasa por un momento crítico desde el escándalo por la detención de su expresidente Carlos Ghosn por corrupción. El año pasado registró pérdidas por primera vez en una década y la crisis del coronavirus ha agravado su situación. Sus acciones son las que más han caído en lo que va de año, con una caída acumulada del 60%, agravada por los efectos en el conjunto de la automoción de la covid-19. Y hoy, tras conocerse los resultados parciales del primer trimestre, la Bolsa le castiga con una caída del 1,3%. Es en ese contexto en el que llegará en julio el italiano Luca de Meo a la dirección de la compañía, tras abandonar la presidencia de Seat.

“Hemos hecho todo lo que hemos podido para reducir los costes en esta crisis”, ha declarado Delbos ante los analistas, ante quienes ha dicho que espera una mejora de la situación en “unos pocos meses”.

Pese a la caída de los ingresos, la consejera delegada de Renault destacó que el grupo ha logrado mejorar los ingresos por vehículo, gracias al lanzamiento de un nuevo todocamino. En cambio, la facturación se vio afectada en su caída por la reducción de provisión de vehículos y suministros a Nissan, Daimler y Opel, marcas a las que suministra.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Lo más visto en...

Top 50