Trabajo prevé que los ERTE provocados por el virus se extiendan “transitoriamente” más allá del estado de alarma

El paro sube en 185.000 personas durante los primeros 20 días de abril y llega a 3,73 millones

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, durante su comparecencia en la comisión de Trabajo, Inclusión, Seguridad Social y Migraciones en el Congreso de los Diputados.
La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, durante su comparecencia en la comisión de Trabajo, Inclusión, Seguridad Social y Migraciones en el Congreso de los Diputados.Congreso de los Diputados (Europa Press)

Poco a poco van trascendiendo detalles sobre los planes del Gobierno para la salida del estado de alarma y la recuperación de la actividad. Este martes la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha dejado claro que no entra en sus planes que los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por fuerza mayor, la mayoría de los que se han aprobado por la crisis del virus, decaigan el mismo día que el estado de alarma y con ello sus ventajas (prestaciones de trabajadores afectados, exención de cotizaciones...). También ha informado a los diputados presentes en la Comisión de Trabajo de que el paro sigue creciendo y que en los 20 primeros días de abril hay ya 185.270 personas más que al acabar marzo.

La primera intervención de Díaz ha consistido en un repaso de las medidas que ha adoptado el Gobierno en el ámbito laboral y de las cifras que muestran el impacto de la crisis. También ha esbozado su plan para la llamada desescalada: “la primera sería una etapa en la que la excepcionalidad se mantiene, si bien con carácter atenuado” y la “segunda etapa de acercamiento progresivo a la normalidad, una normalidad atenuada”.

En esa primera etapa, “los ERTE por Fuerza Mayor seguirán teniendo gran relevancia por lo cual deberá mantenerse transitoriamente el mecanismo de apoyo establecido durante la etapa de crisis sanitaria aguda. Pero después, los ERTE evolucionarán para dar respuesta a las nuevas necesidades de las empresas, que serán fundamentalmente por causa económica, técnica, organizativa o de producción. También evolucionarán los mecanismos de exención/reducción de cotizaciones a la seguridad social y la protección de desempleo durante el ERTE de acuerdo a estas nuevas situaciones”.

También ha señalado que para esta fase de desescalada hay que reflexionar sobre la validez de algunas de las medidas adoptadas durante esta emergencia. Dos de ellas son el teletrabajo y el derecho de los trabajadores a elegir jornada, que podrían mantenerse tras la salida de esta situación, si bien con otra regulación. “La crisis sanitaria nos ha puesto ante los ojos una reflexión sobre las nuevas maneras de trabajo que ya no podremos postergar”, ha apuntado. “El ensayo del teletrabajo en las semanas de crisis sanitaria aguda ha abierto más posibilidades a esta figura laboral que convendría potenciar”, ha continuado.

Sobre la medida que ha sido más clara acerca de su continuidad después de la salida del confinamiento, ha sido el mantenimiento de la prestación por desempleo para empleadas domésticas: “Se trata de una medida a la que quiero darle toda la relevancia: por primera vez situamos al mismo nivel en España el trabajo de las personas empleadas del hogar al resto de personas trabajadoras y les hemos garantizado una renta de sustitución. Es para mí, no solo un acto de justicia, sino un precedente para el futuro que ya no tiene vuelta atrás”.

En su comparecencia, Díaz también ha hecho un repaso de las cifras que está dejando la crisis en el mercado laboral hasta ahora. El número de parados en las oficinas públicas sigue creciendo. Desde que ha comenzado la crisis, hay ya casi 500.000 nuevos desempleados. La mayoría aparecieron ya en la estadística difundida a finales de marzo. Pero a seguido creciendo en abril. En los primeros 20 días ha sumado otros 185.270 personas, según ha desglosado la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en su comparecencia parlamentaria en la comisión de Trabajo, y que eleva la cifra total hasta los 3,7 millones de desocupados. En ella, también ha propuesto un pacto contra la precariedad, ya que en su opinión esta ha permitido una rápida destrucción de empleo en este mes.

Entre las cifras que ha desglosado Díaz también ha añadido que en lo que va de mes la Seguridad Social habría ganado unos 21.300 afiliados. Y este aumento llegaría por el incremento del sector agrícola, uno de las actividades esenciales. No obstante, conforme se acerque el final de mes y con él acaben los contratos con esas fechas como referencia, es probable que la afiliación descienda.

Sobre la firma

Manuel V. Gómez

Es corresponsal en Bruselas. Ha desarrollado casi toda su carrera en la sección de Economía de EL PAÍS, donde se ha encargado entre 2008 y 2021 de seguir el mercado laboral español, el sistema de pensiones y el diálogo social. Licenciado en Historia por la Universitat de València, en 2006 cursó el master de periodismo UAM/EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS