EE UU amenaza el futuro de la OMC con su veto al tribunal de arbitraje

El ataque de Trump al órgano de resolución de disputas comerciales entre los países supone un riesgo para el sistema de comercio global

Donald Trump, en el Despacho Oval junto a Robert Lighthizer, Representante de Comercio de EE UU.
Donald Trump, en el Despacho Oval junto a Robert Lighthizer, Representante de Comercio de EE UU.JONATHAN ERNST (REUTERS)

Si nadie lo remedia de aquí al martes, el tribunal de resolución de disputas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) llegará de facto a su fin. Ante la negativa de EE UU a renovar las vacantes, el órgano que durante 25 años ha hecho de árbitro en las disputas comerciales entre los países dejará de funcionar ante la insuficiencia de miembros. Es un ataque más de la Administración de Donald Trump a las organizaciones multilaterales y sus consecuencias se pueden dejar sentir de forma creciente en los próximos años. Los expertos alertan del riesgo que eso supone para el sistema de comercio global.

Más información
La UE y Canadá pactan una alternativa a la OMC por si persiste el bloqueo de Trump
EE UU demanda ante la OMC a la UE, China y México por las represalias a los aranceles sobre el acero y el aluminio

“El sistema de resolución de disputas de la OMC está en crisis, poniendo con ello en peligro el futuro de la organización”. Es la conclusión de un grupo de expertos de distintas universidades en un informe de reciente publicación elaborado para la Fundación Bertelsmann. Se trata, parafraseando a Gabriel García Márquez, de una muerte anunciada porque desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, Estados Unidos se ha negado a renovar los puestos de quienes se iban jubilando y el tribunal que inicialmente tenía siete miembros ya solo está formado por tres jueces, el mínimo establecido en la norma. Dos de ellos terminan mandato este martes.

Sin ese órgano en funcionamiento, la autoridad indiscutida de la OMC desaparece. “El 80% del trabajo que hace la OMC es evaluar las políticas comerciales de los distintos países para asegurarse de que cumplan con las reglas de la OMC”, explica Arancha González, directora ejecutiva del Centro de Comercio Internacional de Naciones Unidas, con sede en Ginebra. “Otro 15% se dedica a crear nuevas normas comerciales y el 5% a la resolución de conflictos”, aclara González, que estuvo en la OMC ocho años como jefa de gabinete del entonces director Pascal Lamy.

Disputas entre China y EE UU

Entre 2002 y 2019

EE UU como

demandante

China como

demandante

Pendientes

3

Pendientes

7

A favor

11

Decisión

dividida

3

En contra: 1

Pactadas

9

Pactada: 1

A favor

4

Fuente: Instituto Peterson.

EL PAÍS

Disputas entre China y EE UU

Entre 2002 y 2019

EE UU como

demandante

China como

demandante

Pendientes

3

Pendientes

7

A favor

11

Decisión

dividida

3

En contra: 1

Pactadas

9

Pactada: 1

A favor

4

Fuente: Instituto Peterson.

EL PAÍS

Disputas entre China y EE UU

Entre 2002 y 2019

EE UU como

demandante

China como

demandante

Pendientes

3

Pendientes

7

A favor

11

Decisión

dividida

3

En contra: 1

Pactadas

9

Pactada: 1

A favor

4

Fuente: Instituto Peterson.

EL PAÍS

Es en la resolución de conflictos donde hoy en día reside el gran poder de la OMC, ya que los Estados miembros se comprometen a acatar las resoluciones de su órgano de apelación. “Eso tiene consecuencias muy serias. Habrá una tendencia creciente, aunque no inmediata, a saltarse las normas comerciales porque las resoluciones del tribunal ya no serán de obligado cumplimiento”, advierte un experto negociador europeo.

El tribunal de arbitraje y el órgano de apelación fueron la gran aportación de la Organización Mundial de Comercio —que el año que viene cumplirá 25 años— frente al GATT (Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio, en sus siglas en inglés), que regía hasta 1995 las relaciones comerciales de sus miembros. Un país puede acudir al tribunal si considera que otro ha incumplido las reglas comerciales, esa decisión puede ser después recurrida ante el órgano de apelación, contra cuya decisión no caben más recursos y es de obligado cumplimiento para las partes. Como explica Chad P. Bown, del Peterson Institute en Washington, ese sistema ofreció a Estados Unidos una apertura regulada de los mercados internacionales y garantías al resto del mundo de que Washington no podía adoptar medidas unilaterales en su contra. Es decir, se pasó del imperio del poder, el que imponían las grandes potencias, al imperio de la ley.

Desde hace unos años, independientemente de la Administración que ocupase la Casa Blanca, Estados Unidos entiende que ha habido una serie de decisiones de ese tribunal que le perjudican, especialmente las relacionadas con las prácticas antidumping—las que permiten exigir compensaciones a terceros países si venden más barato fuera que dentro de su país— y con las subvenciones ilegales, sobre todo las aplicadas por países que se consideran emergentes.

Lo cierto es que hay un consenso bastante generalizado entre las principales potencias sobre la necesidad de reformar este órgano de la OMC, sobre todo porque entienden que las normas actuales no sirven para responder a prácticas de capitalismo de Estado de China. Las decisiones, es otra de las críticas, tardan mucho en adoptarse: 153 días de media frente a los 90 días que marca el reglamento. “Pero muchas de esas quejas se podrían resolver si hubiera una voluntad política de preservarlo”, apuntaba Bown en una conferencia esta misma semana.

La exministra de Comercio Internacional de Costa Rica, Anabel González, insiste en que la verdadera cuestión en juego “es el papel de las normas internacionales para marcar las políticas y las medidas que adoptan los países y que acaban impactando a la economía global”. Cuando se diseñaron las normas, la principal preocupación era su aplicación entre las economías desarrolladas pero con las exportaciones de los emergentes alcanzando el 50% del total mundial lo que hagan estos países resulta decisivo para el devenir económico.

La OMC ha encargado al embajador David Walker, de Nueva Zelanda, que elabore una propuesta para reformar el órgano de apelación, cuyo trabajo presentará esta semana ante el Consejo General, que se reúne en Ginebra. El embajador ha recibido propuestas de los principales miembros, salvo de Washington. “El gran cambio que se produce con la actual Administración de EE UU es su táctica deliberada de acabar con un sistema comercial basado en reglas”, recordaba Chad P. Bown. En este punto hay que tener en cuenta, además, que EE UU no ha aceptado otros tribunales internacionales, como el de Derechos Humanos. Las autoridades de EE UU no han respondido a los requerimientos de este medio para dar su versión de los hechos.

La Unión Europea trabaja para crear un mecanismo alternativo que permita dotar de garantías jurídicas a los acuerdos comerciales. Quiere aprovechar los resquicios que ofrece la legislación actual para incluir cláusulas bilaterales aceptadas por el mayor número de miembros posible. “Pero para lograr una alternativa seria tiene que negociar con el resto de los miembros de la OMC y eso no está ocurriendo”, aseguran fuentes conocedoras de la Comisión. Mientras, el tiempo corre. 

Sobre la firma

Alicia González

Corresponsal de Economía Internacional de EL PAÍS. Especialista en relaciones internacionales, geopolítica y economía, ha cubierto reuniones del FMI, de la OMC o el Foro de Davos. Ha trabajado en Gaceta de los Negocios, en comunicación del Ministerio de Economía (donde participó en la introducción del euro), Cinco Días, CNN+ y Cuatro.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS