Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INFORMACIÓN PRIVILEGIADA COLUMNA i

El Triángulo de las Bermudas de la banca

Regulación, tipos negativos y digitalización son los vértices en los que se mueve una actividad cada vez más amenzada por las ‘fintech’

La ministra para la Transición Ecológica Teresa Ribera, y la presidenta del Banco Santander Ana Patricia Botín, en la COP25.
La ministra para la Transición Ecológica Teresa Ribera, y la presidenta del Banco Santander Ana Patricia Botín, en la COP25. EFE

Lección de banca. En un encuentro con jóvenes banqueros, un veterano del sector compara la actual situación de la banca con el Triángulo de las Bermudas, aquella zona del Océano Atlántico circundante de las islas del mismo nombre en la que había un alto grado de peligrosidad y desaparecieron muchos barcos e incluso aviones y de la que ahora se habla poco o nada. Los vértices del triángulo son las Bermudas, Puerto Rico y Miami. Pues bien, en el triángulo bancario imaginado por el banquero, los tres vértices que hacen muy peligrosa la travesía son la regulación, los tipos negativos y la digitalización.

La regulación, con unos costes fijos muy altos, obliga a tener más liquidez y capital. Los tipos de interés negativos llevan a otra forma de hacer banca ya que es complicado cargarlos a los clientes. El tercer fenómeno, la digitalización, impacta en varias dimensiones y obliga a la banca a mantenerse al día, sobre todo por la entrada de nuevos operadores (las denominadas fintech) que responden a esa nueva forma de hacer banca en un mundo en el que los servicios bancarios se han adaptado a los nuevos tiempos y compiten tanto en financiación como el transacciones, asesoramiento, gestión de patrimonios y otros frentes normalmente monopolizados por la banca tradicional.

Para rematar el embrollo se añade un cuarto frente: el de las finanzas sostenibles

La banca tradicional reclama el apoyo de los Gobiernos para afrontar los cambios

Además, tiene que gestionarse en un entorno reputacional cada más exigente por la dimensión que alcanza en las redes sociales, cuyas reacciones normalmente no suelen ser a favor de los bancos. El nivel de tolerancia es muy riguroso y eso pone muy contra las cuerdas a los banqueros, que se quejan de que esos otros no están sujetos a la regulación ni a la supervisión que tienen ellos. Ante eso, el sector viene reclamando que se adapte la normativa a los nuevos tiempos. Bajo la misiva “Misma actividad, misma regulación” se ha desarrollado una campaña que ya manejan las autoridades.

Sobre la mesa se ha puesto la confusión que generan las iniciativas de esos operadores. Ya conviven con las muchas plataformas; pero existe mucho miedo a la eclosión en el sector de empresas como Amazon o Google con mucho potencial clientelar. Y, de ahí, surge la petición de las entidades financieras para clarificar. Piden una armonización fiscal, se preguntan quién va a supervisar, critican que no haya igualdad...

Repsol ajusta por el cambio climámtico. Repsol sorprendió esta semana con el anuncio de un ajuste contable de los activos por valor de 4.800 millones de euros para adaptarlos a los objetivos climáticos, que no son otros que llegar a tener emisiones cero en 2050. El grupo dirigido por Josu Jon Imaz se preocupó mucho por enfatizar que no tendrá repercusión en la política de dividendos ni en la generación de caja, dos puntos fundamentales para para que tuviera una buena acogida entre los analistas y el mercado respondiera de forma positiva (la acción ha subido un 1,45% desde el anuncio, la que más del sector). Además, ha provocado que a otras petroleras se les exija lo mismo.

John Scott, oficial del imperio británico y caballero ‘español’. Más de 30 años en España, donde se ha imbuido de su cultura y contumbres, han permitido que el escocés (y también español) John Scott, ex presidente de KPMG en España y ex vicepresidente de KPMG a nivel global, haya recibido de parte de la Reina Isabel II de Inglaterra el honor de Oficial del Imperio Británico (OBE). Es un reconocimiento a su contribución en las relaciones entre dicho país y España, donde sigue residiendo. Scott pasa a formar parte de la Excelentísima Orden del Imperio Británico, instituida el 4 de junio de 1917 por el rey Jorge V.

Aena potencia la expansión de Barajas. La tonía política no afecta a Aena, grupo con mayoría estatal que ha sacado a concruso público la ampliación del aeropuerto de Barajas. Ahora tiene que pasar el filtro reglamentario de la CNMC, que debe dar su aprobación para acometer las obras. La inversión programada se eleva a 1.600 millones de euros y por ella pujarán los principales constructores. El objetivo del grupo que preside Maurici Lucena es hacer más operativa la infraestructura y, entre otras actuaciones, mejorará las actuales terminales 1, 2 y 3, que pasarán a ser una sola, además de ampliar la T4.

Para rematar se añade otro vértice, el de las finanzas sostenibles, lo que sería la cuadratura del triángulo. Es decir, ¿qué papel juegan los bancos en la transición energética? El cambio climático no lo discute nadie, salvo algunas sonadas excepciones, y comporta un debate que no es baladí. Por ejemplo, ¿qué riesgos comporta en el balance de las entidades financieras? ¿Cómo debe participar el sistema financiero en la transición? ¿Debe ayudar o penalizar? Se produce una controversia nada peregrina que va a centrar las discusiones los próximos años y que preocupa mucho a la banca.

Con motivo de la Cumbre del Clima COP25 que se celebra estos días en Madrid ha surgido la cuestión con contundencia. Se ha visto desfilar por las instalaciones de Ifema a la presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín, muy involucrada por el devenir de los acontecimientos, junto a la ministra del ramo, Teresa Ribera. Ambas participaron en una mesa redonda y, tras ella, la ministra escribió en su cuenta de twitter: “Me alegra leer este mensaje de Ana Botín. Reportar riesgos financieros asociados a clima y marcarse objetivos de descarbonización en la cartera de inversión son algunas de las formas en las que el sector bancario puede actuar”.

Botín no hacía más que reflejar lo que está pasando y que el banquero-maestro incluía en su triángulo. “Necesitamos el apoyo de los Gobiernos, a través de un plan, para ayudar a nuestros clientes a afrontar la transición energética”, dijo. “Hace falta una nomenclatura común para afrontar la descarbonización”, completó la banquera cántabra, que fue la única representación española en la reunión de 30 empresarios que convocó el presidente de la ONU, Antonio Guterres, el pasado 15 de octubre para debatir sobre los objetivos sostenibles.

El caso es que estamos ante una nueva forma de hacer banca, lo que obliga a los bancos a reaccionar. Botín, que fue la primera en introducir en su discurso mensajes sociales antes poco reconocibles, se pregunta sobre el impacto en los clientes: “¿Cómo logramos un cambio en su comportamiento? Para ello necesitamos el apoyo de los gobiernos”. Luego la siguió Jordi Gual, presidente de CaixaBank, y lo han interiorizado el resto de banqueros.

 

Transparencia y pedagogía del gobernador

Pablo Hernández de Cos e Iván Redondo (cuarto y quinto por la izquierda) con parte de la junta directiva de Dircom
Pablo Hernández de Cos e Iván Redondo (cuarto y quinto por la izquierda) con parte de la junta directiva de Dircom

En un nuevo ejercicio de transparencia informativa y pedagogía bancaria, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, fue el invitado por la asociación de directores de comunicación (Dircom) a su cena de Navidad. Cos habló de comunicación, de banca y de economía, repitiendo los principales retos a los que se enfrenta España: deuda, empleo y productividad. Entre otros invitados, le escuchaba el jefe de Gabiente del presidnete, Iván Redondo, que posa con él y miembros de la junta directiva antes de la cena.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >