Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Seat alerta de que las protestas “no ayudan” a la inversión

El Gremio de Hoteles y la patronal catalana Foment del Treball piden medidas para que los cortes en las carreteras no se cronifiquen

seat
El presidente de Seat, Luca de Meo. EFE

El presidente de la empresa automovilística Seat, Luca de Meo, ha roto su habitual silencio sobre los conflictos políticos y ha afirmado este martes en una conferencia en Madrid que las manifestaciones y los bloqueos de carreteras "no ayudan a los diferentes inversores a facilitar la idea de que hay que apostar" por esta región. Seat ya tuvo que hacer un "paro técnico" de su producción en la planta de Martorell (Barcelona) durante la huelga general convocada por sindicatos independentistas a mediados de octubre, en previsión del impacto de los cortes de carretera. Este martes, el segundo día de protestas en la frontera con Francia en la Jonquera (Girona), también el Gremio de Hoteles de Barcelona y la patronal catalana Foment del Treball han pedido medidas para que no se cronifiquen los bloqueos y las manifestaciones.

A pesar de sufrir el impacto de las protestas, Seat se ha mantenido siempre al margen de las declaraciones sobre el conflicto político. Este martes De Meo ha asegurado que la imagen que dan el bloqueo de carreteras y las dificultades para la circulación de personas y mercancías influyen en la economía y en las inversiones futuras en Cataluña. "Los inversores necesitan claridad, visión a largo plazo y estabilidad", ha dicho el presidente de la empresa. 

El máximo responsable de Seat, firma que forma parte del grupo Volkswagen, ha explicado que precisamente la industria automovilística se encuentra en un momento crítico y ha llegado a decir que se avecina "la tormenta perfecta" por la transición hacia el coche eléctrico y la incertidumbre de cómo afectarán al sector las medidas contra la contaminación. De Meo ha explicado que atraer inversión es clave para mantener la competitividad de las fábricas españolas. "Seat, a pesar de todo, ha alineado cuatro años récord en ventas e ingresos y ojalá que esto no se acabe", ha dicho en su intervención en el Foro de la Nueva Economía, en Madrid. 

Las protestas en el último mes en Cataluña han obligado a cortar carreteras casi cada día y en alguna ocasión han afectado de forma directa a la producción de algunos centros. El caso más evidente fue el de la jornada de huelga del 18 de octubre. Ese día, Seat cerró por "paro técnico" y los empleados no acudieron a trabajar sin perder la retribución, en previsión de que los cortes de carreteras impidiesen la llegada de trabajadores y piezas. Ello supuso, según ha explicado De Meo, la pérdida de "muchas decenas de millones de euros de ingresos para Seat".

Sobre el impacto de las protestas y los cortes de carreteras también se han pronunciado el Gremio de Hoteles de Barcelona y la patronal catalana Foment del Treball. Ambos actores económicos han considerado que es urgente tomar medidas y emprender una negociación para resolver el conflicto en Cataluña, ante la situación de "cronificación de protestas diarias en las calles". Las dos entidades mantuvieron el lunes una reunión para tratar sobre los retos del sector hotelero y turístico.

La "tormenta perfecta" de la industria de la automoción

El presidente de Seat, Luca de Meo, ha recordado este martes en su conferencia que el sector automovilístico se encuentra en una situación de transición, y que hará falta más inversión para mantener la competitividad de las fábricas españolas. De Meo ha asegurado que en dos o tres años se avecina "la tormenta perfecta" para el sector. Según el presidente de Seat, la industria afronta el retroceso del mercado, la mayor inversión en I+D para hacer frente a la transición al coche eléctrico, y la adaptación a la normativa por las emisiones contaminantes. Por todo ello el presidente de la automovilística considera que estos años "van a ser muy desafiantes". Para compensarlo, De Meo ha dicho que tendrán que generar "mucha liquidez para poder invertir" por la transformación de la industria automovilística del futuro.

Seat, ha asegurado su presidente, acabará el año con un récord de ventas por cuarto ejercicio consecutivo, pero ha advertido de que 2020 será un "año frontera" para el sector que dividirá "dos eras" en la automoción. Para el directivo, en 2020 se van a acelerar las fusiones entre compañías, como la reciente acordada entre PSA y Fiat, ya que ha opinado que la tendencia a la concentración "rebaja los costes de producción y aumenta la rentabilidad".

La compañía que fabrica en Martorell ha invertido ya 21 millones de euros en 2018 en formación para sus empleados, que es una cifra que, según De Meo, van a incrementar en los próximos años.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >