Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La economía española tiene un perfil cumplidor y atractivo”

El comisario europeo de Presupuestos visita España en un intento de acumular fuerzas para que la próxima cumbre dé su espaldarazo al proyecto de la cuentas para los siete años entre 2021 y 2027

Günther Oettinger, comisario europeo para la Programación Financiera y Presupuestos en Madrid. Kike Para
Günther Oettinger, comisario europeo para la Programación Financiera y Presupuestos en Madrid. Kike Para

Günther Oettinger (Sttutgart, 1953) es el comisario europeo de programación Financiera y Presupuestos. Anteriormente se encargó de Energía y de Sociedad Digital. Es un peso pesado de la democracia cristiana alemana. Gobernó el poderoso land de Baden Wurtemberg entre 2005 y 2011.

Acaba de visitar España en un intento de acumular fuerzas para que la próxima cumbre europea dé su espaldarazo al proyecto de presupuestos para los siete años entre 2021 y 2027. Solo si en lo que queda de año se acelera el calendario se podrán iniciar los nuevos programas en 2021.

Pero la batalla será dura e incierta. La Comisión propone un tamaño del presupuesto equivalente al 1,13% del PIB de la Unión. Alemania, Holanda y otros contribuyentes netos como Suecia o Austria quieren rebajarlo al 1%. Oettinger se proclama optimista. Es su última asignatura en Bruselas. Sueña con dejarla lista para su sucesor, austriaco.

Pregunta. ¿Concilia España las políticas de crecimiento con la estabilidad presupuestaria?

Respuesta. De forma equilibrada. La economía española ofrece una imagen positiva en el conjunto de la eurozona, tanto por lo que respecta a las previsiones macroeconómicas como por la estructura fiscal. España ha vuelto. La economía española ha vuelto con un perfil cumplidor y atractivo. Hay muchas industrias competitivas en la automoción, la manufactura, el turismo, la construcción...

P. Pero afronta una desaceleración preocupante.

R. Los retos son para toda la economía global. Tenemos al menos tres tipos de problemas: las disputas comerciales que plantan cara al sistema liberal; la inestabilidad en el vecindario europeo, especialmente en el flanco oriental; y la ambición china de poder tecnológico y económico. Frente a ellos Europa debe ser más fuerte. La UE debe poder defender al mismo tiempo nuestros valores y nuestra competitividad.

P. ¿Teme que la desaceleración se convierta en recesión?

R. Tres grandes economías de la eurozona exhiben situaciones muy difíciles. Italia está estancada, Alemania tiende a la recesión y Francia crece apenas un 1%. Es lógico que estemos preocupados. Debemos hacer lo posible para evitar una gran recesión.

P. Las Perspectivas Financieras Plurianuales o paquete presupuestario septenal de la Unión debería servir para conjurarla. Pero se diseñaron hace casi dos años. Ha llovido mucho desde entonces.

R. Por eso he venido a España, a escuchar las expectativas del Gobierno, como también hago con otros. Creo que nuestra propuesta es una buena base para tomar decisiones.

P. Es lo que espera para el próximo Consejo Europeo del 17 de octubre. ¿Habrá consenso?

R. Habrá dificultades. Pero el Consejo Europeo tiene este asunto bien ubicado entre sus principales prioridades. Por dos veces ha ido ya a los documentos de conclusiones de las cumbres. Será difícil mantener la credibilidad si no se avanza. Porque de esta decisión depende la realización de múltiples programas, así como su financiación. Quizá la decisión definitiva se adopte en diciembre. Pero no podemos perder tiempo.

P. Algunos Estados miembros, entre ellos Alemania u Holanda, se oponen al tamaño presupuestario propuesto por la Comisión, el 1,1% del PIB y pretenden reducirlo al 1%.

R. Se discute, pero la discusión es algo normal. Algunos enfatizan que debe gastarse mejor, pero al mismo tiempo es cierto que los dos principales pilares del presupuesto se recortarán levemente, un 5% la política agrícola y un 7% la de cohesión. Aún así, afrontamos el problema de cómo rellenar el hueco que dejará el Reino Unido, cuya aportación se situaría entre 12.000 y 14.000 millones anuales. La idea es resolverlo con dos estrategias: una ligera reducción del gasto y un aumento de la contribución de los socios. Algunos no están muy inclinados a eso. Pero va en su interés. No en el de la Comisión, sino en el de los ciudadanos europeos. Sin un presupuesto básico no podemos competir, ni afrontar los retos migratorios, ni los programas de infraestructuras que conectan a Europa, de las autopistas a la energía o la alta tecnología. El grueso de la inversión es más eficiente si se realiza en Europa que de forma fragmentada.

Todo era más difícil en 2011, con la crisis bancaria, y la superamos

P. Si el presupuesto común no tira bastante, deberían tirar de la economía al menos los países que tienen más capacidad. Alemania es muy tímida. Su plan nacional de inversión en el cambio climático parece ir en la buena vía, pero no es muy ambicioso.

R. Entiendo que sí. La coalición de Gobierno [democristiana/socialdemócrata] comprende que debe invertir más. La industria alemana sabe que los programas de I+D y de infraestructuras impulsan el mercado interior. Y apoya propuestas como las nuestras.

P. Estamos en peligro y las respuestas son tímidas.

R. ¡Era más difícil la coyuntura en 2011 y 2012, con la crisis de la deuda y la bancaria, y el bucle entre ambas, y la superamos! Así que estamos en mejor situación. Es verdad que China se presenta como un gran competidor y que EE UU ya no es nuestro mejor amigo. Necesitamos un paquete europeo de relanzamiento.

P. ¿Sobre qué bases?

R. Fortalecer la economía, la competitividad... y la solidaridad. Y acompañar todo eso de un incremento de la seguridad interna y externa.

P. Pero reducir la inversión en cohesión contradice esa línea.

R. El Consejo Europeo nos ha dado un mandato de invertir más en el nivel europeo: en el Fondo de Defensa, en Frontex. En los asuntos migratorios. Y todas las Administraciones, nacionales, regionales y locales, deben participar de esas prioridades.

P. Muchos no ven la eficiencia del gasto europeo.

R. De cada 100 euros que gana un trabajador, una media de 50 van a las Administraciones. De esos 50, 49 a las autoridades locales y estatales. Y solo uno a la UE. La inversión de la Unión en seguridad, en investigación, en Erasmus, es eficiente para vencer al populismo nacionalista.

P. Otra manera de afrontar una situación desfavorable de la economía es flexibilizar más las normas del Pacto de Estabilidad.

R. No. Ya se han flexibilizado. No se necesita ninguna reforma. ¿Acaso es más competitiva Italia con su deuda al 130% del PIB que otros países que cumplen la regla del 60%?.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información