Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guía para reclamar por las huelgas de transporte

Las aerolíneas no suelen pagar indemnizaciones pero los tribunales les obligan a hacerlo si el cliente les lleva a pleito

Una pasajera duerme junto a su equipaje en el aeropuerto de Madrid durante la huelga de Ryanair.rn
Una pasajera duerme junto a su equipaje en el aeropuerto de Madrid durante la huelga de Ryanair.

La oleada de huelgas en el transporte de viajeros en el mes de septiembre ha provocado cientos de cancelaciones de viajes y vuelos de Vueling, Iberia, Ryanair y Renfe, con 40.000 viajeros afectados solo en este fin de semana.Pero los usuarios no están indefensos. La compra de su billete les garantiza una serie de derechos y pueden reclamar si se anula su viaje o se retrasa, aunque les devuelvan el dinero o les recoloquen en otro horario.

En principio, esas reclamaciones deberían resolverse en el ámbito administrativo, es decir, acudiendo a la propia aerolínea para presentar la solicitud de indemnización. Pero lamentablemente, la mayor parte de las compañías rechaza cualquier tipo de indemnización. Acudir a las autoridades pertinentes tampoco sirve de mucho.

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) del Ministerio de Fomento es la que tramita las reclamaciones no atendidas por las aerolíneas , pero sus informes no son vinculantes. Es decir, que aunque den la razón al pasajero, la aerolínea no tiene por qué cumplir con la resolución, algo que ocurre en más del 90% de los casos.

Además de que es ineficaz en muchas ocasiones, la reclamación administrativa tiene el problema de que se demora notablemente. Aesa obliga al pasajero a recurrir antes a la aerolínea, y luego tiene un plazo de 90 días, ampliable a 120 si el asunto es complejo, para emitir su informe no vinculante. De hecho, tan solo un 5% de las personas que intenta reclamar por su cuenta mediante los formularios a la aerolínea lo consigue, según señala Javier López, socio de la plataforma Reclamación de Vuelos.

Por eso, la mejor forma de conseguir una compensación es acudir directamente a los tribunales. El afectado puede presentar la demanda por su cuenta o recurrir a los servicios de las asociaciones de consumidores o de las plataformas de reclamaciones online, que generalmente cobran una comisión al final del proceso en caso de ganarlo, aunque algunas también cargan al reclamante un mínimo por los gastos judiciales.

Como las reclamaciones suelen estar por debajo de los 2.000 euros, las sentencias son firmes en primera instancia, es decir, que la aerolínea no puede recurrir. Según reclamaciondevuelos.com, el índice de éxitos es del 96% en caso de reclamar en los juzgados por huelga en el caso de Ryanair; un 92% en caso de Avianca y un 99% en casos de Vueling.

Esta plataforma aporta varios ejemplos de la efectividad de la vía judicial para conseguir una indemnización, según los fallos a los que ha tenido acceso EL PAÍS. Así, una sentencia del juzgado mercantil número 1 de Murcia condena a Vueling a indemnizar con 622,2 euros a un viajero al que se anuló un billete desde Alicante a Niza el 26 de abril de 2018, por una huelga de pilotos. Del total, 250 euros corresponden a la compensación económica marca da por la UE; 266´22 euros, como gastos extraordinarios, y 100 euros en concepto de daños morales.

Otra sentencia del juzgado mercantil número 1 de Pamplona del pasado mes de junio condenó a Ryanair al pago de 1.704,6 euros por la cancelación de un vuelo entre Vitoria y Tenerife a un matrimonio con dos hijos por la huelga de tripulantes de cabina que tuvo lugar el 25 de julio de 2018. El juez desestimó el argumento de la aerolínea irlandesa de que la huelga era una circunstancia extraordinaria no achacable a la compañía.

Por su parte, el juzgado mercantil número 4 de Valencia condenó a Ryanair al pago de 250 euros a cada uno de los dos pasajeros a los que canceló un vuelo entre Santander y Valencia el 26 de julio de 2018 por la huelga de tripulantes. 

Los derechos de los pasajeros

Así que, como consecuencia de estas huelgas, los vuelos de Ryanair, Iberia o Vueling con origen o destino España sufren cancelaciones, los viajeros tienen derecho a:

- Información y asistencia, a partir de las dos horas de retraso.

- Reembolso del billete comprado si no reprograman el vuelo de forma gratuita o el pasajero no desea aceptar la alternativa porque no le conviene. Si el pasajero compra un nuevo vuelo para llegar a su destino, podrá exigir a la aerolínea que pague por el nuevo vuelo contratado (que generalmente es más caro debido a que su compra se realiza con muy poca antelación), en lugar del reembolso del primer vuelo.

- Si el pasajero por las cancelaciones, no ha sido avisado con 15 días de antelación, tiene derecho a una compensación económica de entre 250 y 600 euros, según la distancia del vuelo. Si el vuelo es de menos de 1.500 kilómetros, 250 euros; de 1.500 a 3.500 kilómetro, 400 euros; si supera los 3.500 kilómetros y es un vuelo comunitario 400 euros y si es extracomunitario, 600 euros.

- Una indemnización por los daños morales y materiales que se puedan acreditar, por ejemplo, las noches de hotel no reembolsable, alquiler de coches, taxis, entradas de espectáculos y otros, perdidas como consecuencia de la cancelación del vuelo.

La justicia europea, en una sentencia de abril del pasado año, dictaminó que una huelga del personal de navegación de una aerolínea no constituye una “circunstancia extraordinaria” que les exima de indemnizar a sus clientes. Según el TJUE, una huelga de personal, no es una causa de “fuerza mayor” si no se cumplen los requisitos de ajenidad (ajena a la aerolínea), inevitabilidad e imprevisibilidad.

"Los jueces de manera casi unánime están dando la razón a los pasajeros ante los paros convocados en la aerolínea irlandesa el verano de 2018", señala la plataforma reclamador.es

Renfe

En el caso de las huelgas de Renfe, el viajero tiene derecho a que se le reintegre el precio de su billete. Además, Renfe está obligada a proporcionar un método de transporte alternativo si no puede finalizar el viaje en el tren, así como la manutención en comida y bebidas. El plazo para reintegrar al viajero el coste del billete es de un mes desde que se presente la reclamación

En cuanto a las indemnizaciones, por lo general, los afectados no podrán reclamar una compensación económica adicional al reintegro del dinero pagado por el billete de tren. Sí podrán reclamarse, en cambio, los gastos derivados de la huelga, como, por ejemplo, posibles entradas a conciertos o jornadas laborales que no se hayan podido desarrollar a causa de la cancelación o el retraso del tren, según reclamador.es. Renfe tiene en su página web el formulario para llevar a cabo la reclamación.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >