Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajo a más de 40 grados echando asfalto

Los sindicatos denuncian a 75 constructoras por exponer a sus empleados a elevadas temperaturas en Andalucía

Un operario conduce una carretilla en una obra en Sevilla a las 17.22
Un operario conduce una carretilla en una obra en Sevilla a las 17.22

“El asfalto sale a 180 grados y si encima se echa a las ocho de la tarde, el riesgo exponencial para los operarios es enorme. La realidad térmica para ellos se dispara a los 55 grados”. Raúl Sánchez, sevillano de 48 años, trabaja en la construcción desde que era joven. Antes de ser responsable sectorial de ese sector en Comisiones Obreras estuvo durante 12 años asfaltando todo tipo de carreteras bajo las temperaturas asfixiantes del verano en zonas del interior andaluz. Desde 2008, Andalucía es la única comunidad que disfruta de la jornada intensiva, que estipula que en período estival los operarios del sector solo pueden desempeñar esta labor desde las siete y media de la mañana hasta las dos y media de la tarde. Una medida que está costando implantar. En esta década, los sindicatos han denunciado a más de 600 empresas de asfaltado de carreteras y a promotoras inmobiliarias por no seguir la norma. 2019 ha sido el año en que mayor cantidad de denuncias se han presentado ante la Inspección de Trabajo, un total de 75.

Tras este incumplimiento podría estar la causa del fallecimiento, el 9 de julio, de Domingo Ocaña, trabajador de la construcción de 57 años. Cayó desde una altura de ocho metros mientras realizaba labores de andamiaje en la remodelación de un colegio en Pozo Alcón (Jaén) ejecutada por la empresa Servicio Integrales Constructivos 2020. Eran las cinco de la tarde.

El sector de la construcción representa en Andalucía el 7% de su actividad económica y vive inmerso en pleno proceso de recuperación con 213.300 trabajadores, un 28,4% más que en 2017, según el informe del Observatorio Industrial de la Construcción. En algunas zonas, las altas temperaturas alcanzan los 50 grados en verano. Para evitar posibles desvanecimientos, vómitos o muertes por golpes de calor, en 2008 entró en vigor la jornada adaptada para los operarios del sector.

Más denuncias en Sevilla

Cada mes de enero una comisión compuesta por patronal y sindicatos de la construcción se reúne para acordar el reparto de las 1.736 horas de trabajo del año y cuándo será el período de jornada continua para los operarios. Este año será de 54 días hábiles, desde el 24 de junio al 6 de septiembre. Desde hace una década más de 50 empresas han sido denunciadas anualmente ante la Inspección de Trabajo. De las 75 señaladas estos meses, 46 reclamaciones se presentaron en Sevilla, 11 en Córdoba, siete en Málaga, cinco en Cádiz, cuatro en Granada y tres en Jaén.

Juan Aguilera, gerente de Gaesco, la asociación empresarial sevillana de constructores y promotores de obra, sostiene que en la comisión paritaria los sindicatos solo han expuesto un caso, el de Maygar, pero no tiene noticias del resto. Gaesco aglutina a 200 empresas constructoras que trabajan en la capital andaluza. Aguilera insiste en que están “vigilando constantemente” que la jornada intensiva se cumpla.

Todavía no hay datos oficiales sobre la cantidad de licencias de obras concedidas este verano en toda la comunidad autónoma andaluza. El año pasado fueron 3.131 y se produjeron dos fallecimientos en accidentes laborales en verano de un total de ocho en todo el año. Los sindicatos señalan a varias empresas que incumplen el convenio de forma recurrente: Eiffage Infraestructuras, Dragados, Heliopol, Inabensa o Colonial del Sur. Critican que desde que conocen el calendario laboral buscan la forma de eludir la normativa.

Caso aparte es de la sevillana Construcciones Maygar, una empresa dedicada a obra civil y asfalto y pavimentación de carreteras. Esta compañía está contratada por el Ayuntamiento de Sevilla para pavimentar la ronda Super-Norte de la capital andaluza. Para los operarios, la jornada comienza a las ocho de la tarde con el asfalto recalentado, cuando el convenio recoge que debería comenzar a las siete de la mañana. “Las condiciones a las que se enfrentan los operarios del asfaltado son de las más duras y extremas del mercado laboral”, asegura Sánchez. Según señala, Maygar solicitó a la comisión paritaria un horario especial —de las diez de la noche a las siete de la mañana— para ejecutar la obra, pero lo hizo fuera del plazo estipulado. Sin embargo, y a pesar de no contar con la autorización de la comisión, los sindicatos denuncian que continúa con las labores.

Excepción al convenio

Juan Felipe, director técnico de la constructora Maygar, que cuenta con una plantilla de casi 250 trabajadores en Andalucía, —20 de los cuales se encuentran en este asfaltado— argumenta que el convenio admite excepciones a la jornada y que Inspección de Trabajo visitó sus obras sin que por ahora exista medida alguna en su contra. “Entendemos que estamos aplicando el convenio”, afirma.

El Ayuntamiento de Sevilla, al hacer público el concurso, prometió que tendría en cuenta la tasa de siniestralidad de las empresas convocantes, según consta en el pliego de condiciones. Construcciones Maygar cuenta con antecedentes recientes de accidentes mortales. Fue denunciada hace un par de años por la muerte de un operario que falleció mientras pavimentaba una carretera de Morón de la Frontera (Sevilla) fuera de la jornada continua. Dos años después, el caso continúa en los juzgados.

La consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo de la Junta de Andalucía, Rocío Blanco, señaló el pasado junio que las inspecciones en los trabajos con mayor siniestralidad, entre ellos la construcción, aumentarían en un 42%. Una labor que se haría siempre contando con la Inspección de Trabajo y en colaboración con el Ministerio. “No puede ser que hagan las inspecciones a las 11 de la mañana. Deben hacerla una vez acaba la jornada continua”, censura Salazar.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >