Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Apple gana un 12% menos tras la caída de ingresos que genera el iPhone

Los inversores buscan una estabilización en las ventas del teléfono de cara al nuevo ciclo de actualizaciones

Logo de Apple en el exterior de una tienda en Pekín
Logo de Apple en el exterior de una tienda en Pekín REUTERS

Apple se anotó un beneficio trimestral de 10.040 millones de dólares (9.050 millones de euros). Es un 12% menos que en el mismo periodo de hace un año, lo que no fue una sorpresa para los analistas de Wall Street al ver la evolución de las ventas del iPhone. La tecnológica de Cupertino registró unos ingresos globales de 53.810 millones de dólares, prácticamente estancados tras crecer menos de un 1%. Toda la atención se centró en la progresión de los servicios.

Ese fue el año en el que el iPhone empezó a mostrar síntomas de agotamiento. Apple ya no publica las ventas de los productos por unidades. En su lugar se centra en la cifra de negocio que genera cada división. La tecnológica facturó 25.990 millones gracias al teléfono. Está un 12% por debajo a hace un año y representa menos del 50% de la cifra de negocio global. El catalizador para impulsar las ventas podría llegar con los modelos 5G en otoño de 2020.

Los analistas no esperaban gran cosa de los resultados de Apple, que corresponden al tercer trimestre fiscal. Los ingresos ya cayeron en el primer y el segundo trimestre. La previsión es que vuelvan a hacerlo en el cuatro. Lo previsible, por tanto, es que se repita así la secuencia que se vio en el ejercicio 2016. Las expectativas están puestas más bien en las nuevas actualizaciones de sus dispositivos electrónicos.

Los usuarios del iPhone podrían, por tanto, estar esperando a tener motivos para cambiar sus viejos terminales. Apple suele hacer las presentaciones en septiembre. Y en una estrategia similar a la de Google y Samsung para estabilizar las ventas, ofrece versiones de bajo coste de sus modelos de última generación para atraer a clientes sensibles al precio y que están dispuestos a sacrificar rendimiento.

Otras fuentes de ingresos

Apple, en paralelo, trata de reducir su dependencia en el teléfono potenciando los servicios de pago. Ahí debe demostrar aún que es capaz de ganar la tracción suficiente para compensar. Los ingresos fueron de 11.455 millones, un crecimiento del 12% en el año. Tim Cook, su consejero delegado, dijo en la presentación de los resultados que introducirá su propia tarjeta de crédito en agosto. Respecto a las ventas de los ordenadores Mac, ascendieron a 5.820 millones. La tableta iPad generó 5.020 millones y se vio superada por los 5.525 millones de otros dispositivos que crecieron casi un 50%.

Las acciones de Apple suben más de un 30% este año aunque arrastra una caída del 10% desde el máximo. Los inversores pueden verse tentados a estos niveles a recoger beneficios y buscar otros valores tecnológicos con más potencial. Las prácticas de negocio de las grandes plataformas digitales están siendo, en paralelo, examinadas por los reguladores para determinar si respectan las reglas de la competencia.

Guerra arancelaria

El pasado trimestre coincidió con la tensión comercial por la guerra arancelaria entre EE UU y China. Apple generó allí 9.160 millones en ventas, lo que representa una caída del 4% en el año. Las ventas del iPhone son un 14% inferiores. El presidente Donald Trump deja claro que no hará concesiones a la firma de Cupertino. En ese mercado juegan además una mayor competencia y la moderación de crecimiento.

Apple acaba de cerrar la compra del negocio de patentes y licencia de telefonía celular de Intel, en una operación valorada en 1.000 millones. Es una adquisición que le permite experimentar con la tecnología 5G y tener una solución alternativa a la de Qualcomm, con la que acaba de cerrar una serie de disputas legales que les enfrentaban por el uso de la tecnología que equipan los móviles.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información