Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los tíos de la presidenta de El Corte Inglés pierden la cuarta demanda contra ella y su hermana

El juez desestima la denuncia contra la reducción de capital de la sociedad patrimonial a través de la que ambos participan en los grandes almacenes

el corte ingles
Marta Álvarez Guil, el año pasado en la entrega de unos premios del sector de la distribución.

El juzgado de lo Mercantil número 7 de Madrid ha desestimado la demanda interpuesta por María Antonia y César Álvarez (hermanos del expresidente fallecido de El Corte Inglés Isidoro Álvarez) en la que pedían la impugnación de los acuerdos adoptados en la junta de la sociedad de cartera IASA de 6 de septiembre de 2016. IASA (controlada por las hermanas Marta y Cristina Álvarez, hijas del fallecido Isidoro Álvarez) aglutina el 22,18 % del capital de El Corte Inglés. De ese total las hermanas poseen el 69% y los dos demandantes, junto al hijo de María Antonia, Dimas Gimeno (expresidente de El Corte Inglés), el 31% restante. Marta Álvarez es actualmente la presidenta de El Corte Inglés.

En su demanda, tanto César como María Antonia Álvarez, madre del expresidente de El Corte inglés Dimas Gimeno, solicitaban la nulidad de dicha junta de socios, incluidos los acuerdos y transmisiones de activos que se adoptaron en el marco de la misma y que, principalmente, se había decidido la reducción de capital de 121 millones de euros a 50.000 euros. Según los demandantes, la decisión fue adoptada en una junta que no fue válidamente constituida y en prejuicio del intrerés social y en beneficio de unos socios concretos".

Además, solicitaban que se condenase a Marta Álvarez —nueva presidenta de El Corte Inglés— y a su hermana Cristina a restituir a IASA el valor económico correspondiente, así como al pago de los intereses y costas asociados al proceso.

En la sentencia, el juez ha desestimado las pretensiones de los demandantes -a los que ha condenado en costas- por entender que ambos tenían previo conocimiento de lo que luego sería el contenido de la junta, por lo que "no pueden alegar el carácter sorpresivo de los acuerdos allí adoptados".

Además, el juez entiende que César y María Antonia Álvarez consintieron directamente la representación de los albaceas de la herencia de Isidoro Álvarez (Ramón Hermosilla, Carlos Anselmo Martínez y Antonio Hernández-Gil) en las participaciones que integran el capital de IASA y en sus derechos de voto en las distintas juntas celebradas desde entonces, no impugnadas a día de hoy por los demandantes.

Por ello, entiende que se ha dado una apariencia de conformidad con esa forma de actuar y un estado de confianza a lo largo de los años, desde la muerte de Isidoro Álvarez, "que no puede ser obviada sin más". El juez Carlos Picazo señala que esta conducta priva a los demandantes de legitimidad para poder instar la nulidad de la junta.

Entre los puntos del orden del día de la junta impugnada por ambos hermanos figuraban reducciones de capital en sociedades vinculadas al grupo como Fuentelamora, Patrimonial Zurbarán o Astural Caza Menor.

La herencia de Isidoro Álvarez recogía, a favor de María Antonia, el 50% de las propiedades de Astural en Asturias, el dominio de una vivienda en el Paseo de la Castellana y de cinco plazas de garaje en Madrid, 10 millones en depósitos de El Corte Inglés y el 9,016 % de IASA.

En el caso de César Álvarez, la herencia contemplaba el otro 50% de las propiedades de Astural en Asturias, el 50% de la sociedad Móstoles Industrial y otro 9,016% de IASA. La defensa de Marta y Cristina Álvarez señalaron que los acuerdos adoptados en la junta de accionistas impugnada no produjeron ningún daño ni perjuicio a IASA ni a los demandantes, que recibieron exactamente lo que su hermano Isidoro dictaminó en su herencia. Contra la sentencia cabe recurso de apelación en un plazo de 20 días.

Otras demandas

Con este ya son cuatro los casos que los tíos de la presidenta de El Corte Inglés y de su hermana han perdido en su conflicto contra estas. Antes fue desestimada la impugnación de los acuerdos adoptados en la junta de IASA del 11 de octubre de 2017 en la que se les acusaba de condonar una deuda de siete millones; la petición de nulidad del acuerdo de asunción de deuda de 25 de octubre de 2016, y la demanda contra el proceso de adopción de Marta y Cristina por Isidoro Álvarez. 

Asimismo, fue desestimada la querella presentada por Dimas Gimeno contra el exresponsable del departamento de seguridad de la empresa, Juan Carlos Fernández-Cernuda, su madre y su socio en las que les acusaba del deleito de corrupción.

Queda pendiente la impugnación de la modificación y reducción del legado de Isidoro Álvarez a su hermana María Antonia. Según la demanda, que les acusa de reducir de 10 a cinco millones, también va dirigida a la madre de las hermanas, María José Guil, y los albaceas, Carlos Martínez Echevarría, Ramón Hermosilla y Antonio Hernández-Gil, así como contra los legatarios.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >