Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA PHILIP MOLYNEUX, DECANO DE LA UNIVERSIDAD DE SHARJAH

“Los bancos ahora solo pueden ganar dinero reduciendo sus costes”

Este experto en el sistema financiero advierte sobre la presión que los tipos bajos ejercen en el negocio bancario

Philip Molyneux, decano de la Universidad de Sharjah.
Philip Molyneux, decano de la Universidad de Sharjah.

Philip Molyneux (Manchester, 1959) es decano de la Facultad de Administración de Empresas de la Universidad de Sharjah (Emiratos Árabes Unidos) y catedrático emérito de la Universidad de Bangor (Gales). Experto en estructura y eficiencia de los mercados financieros, estuvo recientemente en Madrid para inaugurar unas jornadas organizadas por Banca March en colaboración con la revista especializada Global Policy bajo el título Mejores prácticas y gobierno corporativo en el sector bancario.

Pregunta. ¿Se puede descartar que los bancos vuelvan a ser la causa de la próxima crisis?

Respuesta. Es difícil de descartar lo que usted plantea por el simple hecho de que es complejo prever por dónde llegan las recesiones. Lo que sí se puede afirmar es que el sector, sobre todo en EE UU y Europa, es ahora mucho más seguro que en 2007.

P. ¿Son suficientes los requisitos de capital y liquidez que se han aprobado?

R. En general, hemos asistido a una rebaja del riesgo que asumen los bancos. Tras estallar la crisis los reguladores se dieron cuenta de que las entidades habían adquirido un perfil muy agresivo y decidieron exigir una serie de requisitos, tanto en capital como en liquidez. Por ejemplo, los grupos europeos han reducido de forma sustancial su actividad en banca de inversión.

P. El problema hace una década no solo fue de ratios, sino de mala gobernanza. ¿Cree que se ha mejorado en este campo?

R. Uno de los cambios del sector poscrisis es la forma en la que los bancos son dirigidos, en par­ticular en todo lo relacionado con la composición del consejo de administración y la incorporación de expertos en gestión de riesgos. También se ha mejorado en la diversidad de perfiles y en el mayor peso de los independientes. Muchos bancos, particularmente en el Reino Unido, tuvieron graves crisis en gran medida porque en su consejo se sentaba gente que no sabía nada de banca. Ahora las credenciales que se exigen para asumir un puesto de responsabilidad son mucho más estrictas.

P. Otro de los déficits que destapó la crisis tiene que ver con el sueldo de los banqueros y unos sistemas de retribución inadecuados. Viendo los salarios que se siguen cobrando en el sector parece que no hemos aprendido la lección, ¿no?

R. Es cierto, la toma de riesgos llevó a muchos bancos a ser muy rentables a corto plazo. Las acciones subían rápido y eso disparó el bonus de los directivos al estar ligado a la evolución de la cotización en Bolsa. El negocio bancario consiste en asumir riesgos, pero siempre de una forma en la que no pierdas el control. En EE UU y, sobre todo, en Europa se han establecido cambios en la forma en la que se elaboran los paquetes salariales de los altos ejecutivos con el fin de evitar esa gestión cortoplacista que tan malos resultados trajo hace una década. En Europa, por ejemplo, los bonus se han empezado a pagar a lo largo de diferentes años y no en un único desembolso. El objetivo es que los banqueros tomen decisiones siempre con una visión de largo plazo.

P. Dando por cierto que los bancos sean ahora más seguros, estén mejor capitalizados y guiados por normas de gobernanza más profesionales, hay algo que no mejora: su reputación. ¿Le preocupa? ¿Qué podrían hacer las entidades para tener una imagen más positiva?

R. Es un tema clave porque en este negocio la confianza es determinante. Tras la crisis, la credibilidad de los bancos ante sus clientes se vio muy erosionada. El sector debe trabajar duro para mejorar su imagen. De hecho, ya lo están haciendo reforzando su capital, con mejores prácticas de gobierno corporativo, con una mayor responsabilidad social… Pero recuperar la credibilidad lleva tiempo y más en un entorno en el que muchos clientes aún tienen muy presente la crisis financiera. Es un reto, pero sinceramente creo que se están moviendo en la dirección adecuada.

P. Con un precio del dinero tan bajo los márgenes del sector sufren. ¿Si los bancos centrales demoran en exceso la subida de los tipos de interés puede haber muchas entidades con problemas?

R. Las entidades, sobre todo en Europa, se enfrentan a un gran desafío, con un crecimiento económico relativamente lento y tipos de interés en niveles históricamente bajos. Además, tienen que hacer frente a la competencia de las fintech. Por lo tanto, los bancos tienen dificultades para hacer crecer sus ingresos. Si quieren mejorar sus beneficios, solo lo pueden hacer reduciendo sus costes. En España, por ejemplo, se están cerrando numerosas oficinas.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >