Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Invertir según el refranero no siempre funciona

Un famoso dicho aconseja salir de Bolsa en mayo. Tras la fuerte subida, los expertos piden cautela, pero sin abandonar del todo la renta variable

Un bróker en la Bolsa de Nueva York.  
Un bróker en la Bolsa de Nueva York.   EFE

La Bolsa española está pinchando en estos primeros días de mayo, haciendo bueno el dicho Sell in May and go away (vende en mayo y vete). Después de acumular el selectivo Ibex 35 una subida cercana al 16% en el primer cuatrimestre, en estos días se conforma con no perder el 10% de rentabilidad, apeándose de sus mejores registros, cuando rozó los 9.600 puntos.

Algunos se han tomado tan en serio esta frase en Bolsa que han estudiado concienzudamente el fenómeno. El director de inversiones del multi family office de Efe&Ene, Alejandro Martínez, ha hecho los deberes. “Elegimos un activo, un fondo cotizado como SPY, que replica al S&P 500 (compuesto por las 500 empresas más importantes de Estados Unidos), y comparamos qué hubiera pasado si hiciésemos caso al refrán o si no lo hiciésemos. Para ello simularemos una cartera invertida en SPY los seis meses buenos (de noviembre a abril) y que vendiera en mayo, y la compararemos con una cartera que hiciera lo contrario. Los resultados muestran la superioridad evidente del primer periodo en los últimos 25 años”.

Martínez asegura que incluso los dos típicos sustos que suelen vivir los mercados cada año, como por ejemplo el Brexit o la guerra comercial iniciada por Estados Unidos, no suelen alterar esta diferencia. Existen razones pintorescas para justificar esta salida de Bolsa en mayo, pero en España siempre ha habido una explicación sencilla: Hacienda. Es el mes para pagar impuestos.

Pero el Sell in May and go away cobra más sentido este año. La fuerte subida de los mercados en estos primeros meses del ejercicio ha pillado a muchos inversores y gestores despistados después del mal cierre de 2018. En el mejor de los casos esperaban una subida en torno al 10% para el conjunto del año pero la previsión se ha consumido antes de lo previsto. ¿Es, por tanto, el momento de dejar la Bolsa, vender e irse y esperar nuevos estímulos o, por el contrario, sigue habiendo potencial de ganancia?

No existe un consenso entre los analistas consultados. Emilio Ortiz, director de inversiones de Mutuactivos, cree que esta combinación de mayor incertidumbre, menores expectativas de crecimiento “y, sobre todo, unas valoraciones que han vuelto a zona de máximos, hace recomendable adoptar un posicionamiento más conservador en las carteras. De este modo, igual que aprovechamos las caídas de diciembre para subir la ponderación en activos de riesgo, ahora estamos aprovechando el rally para reducirlo a la espera de mejores oportunidades”. Y añade: “Aunque creemos que, en general, las Bolsas ofrecen poco potencial y las recientes subidas tienen difícil justificación en un contexto en el que los beneficios empresariales apenas crecen, pensamos que las valoraciones de algunas compañías cíclicas descuentan un escenario excesivamente pesimista”.

En España la explicación de la supuesta existencia de ciclos la tiene Hacienda

Pero esta visión que empuja a ser más conservador ahora tropieza con el momento de cada mercado. En una inversión globalizada son diferentes los escenarios y las oportunidades para, en teoría, los malos meses de Bolsa que nos tocan por venir.

Roberto Scholtes, director de análisis de UBS, considera que el ciclo económico global se prolongará dos años más gracias a las condiciones crediticias y políticas monetarias favorables. Así, prevé que los beneficios empresariales crezcan el 5% este año y un 7% en 2020. También espera que las Bolsas tengan una revalorización del 4% más dividendos en un periodo de 6 a 12 meses. “Creemos que compensa el riesgo de invertir en Bolsa, buscando aquellos mercados o sectores con más recorrido. Por ello, apostamos por el sector tecnológico que tendrá más beneficios que la media del mercado, y por el petrolero”.

En cuanto a zonas de inversión, el experto de UBS apunta a que los mercados asiáticos lo harán mejor por los estímulos públicos y porque sus Bolsas se encuentran más baratas que las de Estados Unidos y Europa. En el Viejo Continente considera que hay malas expectativas, aunque los sectores cíclicos lo harán algo mejor, especialmente el consumo, turismo y transporte. En Alemania apuesta por el sector automovilístico, que puede dar sorpresas positivas.

Volviendo a un terreno más doméstico, el director de gestión de Gesconsult, David Ardura, no es muy partidario de confiar en la estacionalidad de los mercados. “Hemos tenido cuatro meses muy buenos, con un alza cercana al 16% en el Ibex 35 y ahora sí que puede tener sentido esta estacionalidad y pararse un momento a reflexionar. Hemos tenido un movimiento pendular de pánico en el mes de diciembre y hemos pasado a otro de euforia en estos meses donde las noticias negativas han tenido una interpretación positiva, basada en unos bancos centrales más complacientes”.

Por ello, Ardura cree que es el momento para rebajar algo de riesgo. Se aprecia un deterioro económico y el ciclo de crecimiento está muy maduro, lo que lleva a replantear la estrategia. “En nuestro esquema de inversión somos partidarios de compañías de calidad: beneficio operativo creciendo, deuda controlada y expectativas de crecimiento creíbles. Por ello, nos gustan valores como Dominion, Cie Automotive, Cellnex, CAF y Navigators”, concluye.

A vueltas con los bancos

El gran peso del sector bancario en el índice Ibex 35 explica, en gran medida, que la Bolsa sea una de las que menos ganancias acumula en el año, rondando el 7%. El índice EuroStoxx 50 sube más del 12%, el DAX alemán se apunta un 14,5%, subida similar a la de la Bolsa de Milán.

Así, Emilio Ortín, de Mutuactivos, da una de las claves: “La estructura de las curvas de tipos de interés, prácticamente planas, sigue generando serias dudas sobre el escenario macroeconómico”. Son esas curvas planas y esos bajos tipos de interés los que condicionan la rentabilidad de la banca. Caixabank y Bankia ya ofrecen pérdidas anuales, mientras Bankinter hace tablas. Las entidades con mayor presencia internacional escapan a los números rojos de este buen inicio de año. BBVA, Santander y Sabadell todavía contabilizan subidas apreciables acumuladas en estos meses, después de la reciente presentación de resultados correspondientes al primer trimestre del año.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >