Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Voze: traductores ‘online’ contra las barreras lingüísticas

La empresa cumple cuatro años de vida, cuenta con más de 150 intérpretes autónomos y factura cerca de 200.000 euros anuales

Fundadoras de Voze.
Fundadoras de Voze.

Las intérpretes y traductoras Adriana Jaime Pérez y Gloria Muros Gálvez solo tenían una cosa en mente en 2014: ayudar a superar las barreras lingüísticas de los inmigrantes. Su primer proyecto junto a la Universidad de Alcalá las llevó a formar un equipo en un centro de salud de Parla (Madrid) con el que ayudaban a decenas de migrantes a explicar sus dolencias al personal médico. La iniciativa fue un éxito, pero después de la crisis estos servicios de interpretación sanitaria fueron suspendidos y los migrantes se quedaron "desamparados", cuenta Jaime. "Entonces pensamos: '¿Por qué no hacemos una aplicación accesible a todo el mundo que pueda proveer ese servicio sin tener que depender de un Gobierno?". Así nació Voze.

Su primer acercamiento al sector sanitario les dio el impulso inicial que necesitaban, pero rápidamente se dieron cuenta de que para monetizar el negocio debían adentrarse en las empresas. Fue así como el proyecto pasó a ser una herramienta para mejorar el servicio al cliente y para cerrar negocios internacionales. Hoy Voze cuenta con más de 150 intérpretes en varios puntos de España y ofrece diferentes servicios de interpretación telefónica, personal y traducción de documentación jurada. Sus clientes son particulares, empresas y ONG. Para los primeros existe una tarifa fija de un euro más IVA por minuto y para los otros los precios se adecuan a las necesidades.

Como muchos emprendedores, Jaime y Muros empezaron Voze mientras seguían en sus trabajos. Durante año y medio combinaron ambas ocupaciones y reinvirtieron las ganancias que pudiesen obtener. Fue a partir de 2016 cuando la aplicación pudo generar sus primeros beneficios y hoy facturan cerca de 200.000 euros anuales. En el último año también ampliaron su expansión con equipos de coordinación en Barcelona, Granada y Vigo.

Los trabajadores de la aplicación son autónomos. Pueden utilizarla desde cualquier lugar y, según las emprendedoras, ellos suelen manejar su propio horario de trabajo. En promedio los intérpretes ganan el 60% de los ingresos de cada llamada (0,60 euros por minuto), y el resto lo ingresa la empresa.

Desde su lanzamiento, ha atendido más de 23.700 llamadas, de las que el 80% proviene de aseguradoras. Entre las empresas prima la demanda del inglés, el francés y el alemán, mientras que entre las ONG es el árabe, ruso, ucraniano y georgiano. Voze ofrece 14 idiomas las 24 horas del día. Si bien las granadinas no obtuvieron ninguna inversión externa, no cierran la puerta a hacerlo en un futuro próximo. Su idea es extender el servicio a particulares y adentrarse más en el sector turístico.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >