Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bankia pide que el nuevo Gobierno respete su gestión independiente y privatice el banco

El presidente José Ignacio Goirigolzarri dice que no prepara compras ni espera ser opado

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, este lunes en la presentación de los resultados.
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, este lunes en la presentación de los resultados. EFE

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, prepara en Valencia la junta de accionistas que celebrará este viernes. A punto de cumplir los siete años en el cargo, el primer ejecutivo del banco público (el Estado tiene el 61,4%), envió un claro mensaje al nuevo Gobierno que salga de las elecciones. "Creo que debe actuar tan impecablemente como los anteriores y evitar cualquier tentación de utilizar a Bankia con influencias políticas, con injerencias, o como una banca pública. Creo que los grandes partidos coinciden con este análisis y creen que se debe actuar de esta forma", ha señalado. Entre los grupos políticos, solo Podemos pide que Bankia se convierta en un banco público para ayudar a salir de la crisis a los más perjudicados.

En un encuentro con los medios de comunicación, Goirigolzarri ha considerado que esta independencia en la gestión "fomenta la creación de valor", es decir, que suban las acciones en Bolsa, y pidió que mantenga la idea de privatizar completamente Bankia "teniendo en cuenta las condiciones del mercado". "Si se me preguntara si ahora es el momento de vender las acciones del Estado, diría claramente que no porque el sector está siendo fuertemente penalizado".

No obstante, advirtió que la situación se puede complicar para todos si el BCE no mueve ficha. “Una situación de bajos tipos de interés de forma permanente es un elemento que incentiva las fusiones de forma clara”, ha explicado, para resaltar que “si este escenario sigue así dos o tres años más, se van a ver más fusiones”. Explicó que los tipos bajos presionan la reducción de gastos operativos y las uniones se presentan como la mejor manera de obtener sinergias y elevar la baja rentabilidad del sector. Descartó las fusiones intraeuropeas por el momento porque no presentan las mismas ventajas que las nacionales. Restó importancia a algunos informes recientes de diferentes expertos que apuntaban que solo quedarían seis bancos relevantes en España: "Es normal que quieran generar negocio", concluyó. 

Preguntado por las posibilidades de que realicen nuevas compras, tras la adquisición del banco murciano BMN, el presidente de Bankia lo ha rechazado de forma tajante. "No estudiamos ninguna operación, no hay nada encima de la mesa. Si tuviéramos un exceso de capital no lo usaríamos en comprar otra entidad sino que lo devolveríamos a los accionistas", ha indicado. También ha señalado, de forma más velada, que no esperaba que se produjera una operación de compra de Bankia por un tercero.

Mantiene beneficios y dividendos

Goirigolzarri ha explicado que mientras el Banco Central Europeo (BCE) mantenga bajos los tipos de interés, la valoración de Bankia (y el resto de entidades europeas) seguirá siendo baja. Apuntó que la banca estadounidense ha subido entre un 30% y un 40% desde 2008, mientras que la europea ha caído un 60% desde esa fecha por la situación de la economía, de los tipos de interés y de la normativa, que es más laxa al otro lado del Atlántico.

Bankia presentó un plan estratégico para 2018, 2019 y 2020 con alto incremento del resultado, hasta los 1.300 millones en el tercer ejercicio, y la promesa de repartir 2.500 millones en dividendos en el trienio. Cuando adelantó estas previsiones las expectativas de los tipos eran más altas que ahora. Sin embargo, Goirigolzarri ha dicho que la entidad pública no va a reducir los objetivos de resultados ni dividendos "gracias al mayor empuje comercial que estamos teniendo, lo que nos está permitiendo ganar cuota de mercado en créditos al consumo, fondos de inversiones y en el negocio con empresas".

El presidente de la entidad ha señalado que no se estaba produciendo una subida de los precios de los créditos ni de las hipotecas, pese a la entrada en vigor de la nueva ley hipotecaria: "Mantenemos los precios sin cambios". También ha descartado el cierre de oficinas, "salvo las operaciones puntuales por el avance de la digitalización del negocio", y la reducción de plantillas. "Por primera vez desde 2010 hemos incrementado la plantilla de las oficinas en 150 personas. Miramos el futuro con optimismo", ha revelado.

Se mostró optimista sobre la marcha de la economía al calificar de "vigoroso" el crecimiento de la economía española, "cercana al 2% este año", superior a la media europea, dijo, aunque ya ha sufrido una desaceleración respecto a ejercicios pasados. Recordó, por ejemplo, que los créditos al consumo están subiendo un 28% en Bankia y esperan prestar unos 1.000 millones a los promotores frente a los 400 millones de 2018.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información