Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bankia gana 703 millones en 2018, un 39,2% más por la subida de ingresos y el recorte de gastos

El banco público integra la entidad murciana BMN y prevé elevar un 5% el dividendo

Cajero de Bankia en la calle Alcala 290, Madrid
Cajero de Bankia en la calle Alcala 290, Madrid EL PAÍS

Bankia obtuvo un beneficio atribuido de 703 millones de euros en 2018, lo que supone un incremento del 39,2% respecto a 2017, tras la incorporación de BMN, según ha informado este lunes la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En 2017 obtuvo 505 millones tras soportar un coste extraordinario por la integración de la entidad murciana BMN de 312 millones. En 2018 la pérdida extraordinaria ha sido de 85 millones por la venta de una cartera de créditos morosos de 3.070 millones a Lone Star. Sin tener en cuenta los efectos extraordinarios, el beneficio se hubiera situado en 788 millones, lo que supondría un descenso del 3,4% respecto a los de 2017, que hubiera sido de 816 millones.

La cuenta refleja un incremento de los ingresos por comisiones del 23%, así como de las operaciones financieras. Mientras, los gastos, tras la ejecución del ERE establecido por la fusión de BMN, han caído un 8,4%. Todos los márgenes de la cuenta de resultados se incrementan, mientras las provisiones suben a 530 millones, un 17,6% más.

Pese al mayor auge comercial, los créditos a los clientes han caído un 3,8%, mientras que los depósitos disminuyen un 3,7%. Los saldos dudosos, tras la venta de esa cartera de créditos malos, cae un 30% y la tasa de morosidad mejora del 8,9% al 6,5%. El tamaño del banco, es decir, el volumen de activos, también se ve reducido en un 4,1%. La rentabilidad sobre los recursos propios mejora más de un punto, hasta el 5,6%.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha destacado que el año 2018 ha sido, desde el punto de vista estratégico, "muy importante" para la entidad porque ha integrado a BMN "en un tiempo récord y de forma magnífica", lo que abre "enormes" posibilidades ante el futuro y ha añadido que la fusión ha proporcionado ya un incremento de la base de clientes.

Goirigolzarri ha mostrado, además, "gran confianza" en la transformación de la entidad en el año que acaba de iniciarse. "Entramos en el año 2019 con una nueva organización. Una organización pensada para el futuro, una organización mucho más ágil y mucho más ambiciosa. Y eso, desde luego, nos va a dar resultados en el corto, pero también en el medio y largo plazo", ha resaltado.

Por su parte, el consejero delegado de la entidad, José Sevilla, ha subrayado que se cierra un año "muy importante" en todo lo referente a sanidad del balance y al crecimiento de la ratio de capital, que alcanzará el 12,51% cuando se cierren las transacciones en curso.

Durante 2018, Bankia elevó un 5,5% el margen de intereses, hasta 2.049 millones de euros (no obstante, de haberse incluido a BMN en la cuenta de resultados de 2017, esta línea caería un 9,6%). Los ingresos por comisiones se incrementaron un 25,3% (3,4% en comparación homogénea) y los resultados por operaciones financieras aumentaron un 11,5%, lo que permitió que el margen bruto avanzara un 11,3% (cae un 6,3% con BMN) y se situara en 3.368 millones.

El margen bruto de clientes creció hasta el 1,58%, nivel que se equipara con el logrado en el primer trimestre de 2017 y que, con anterioridad, no se conseguía desde la segunda mitad de 2013. Esta cifra fue cinco puntos básicos superior a la del último trimestre de 2017, crecimiento que estuvo motivado por un menor coste de los depósitos y un ligero aumento del rendimiento de los créditos.

Los gastos de explotación crecieron un 20,7% por la integración de BMN, pero en perímetro homogéneo descendieron un 4,3% gracias a la aceleración de la captura de sinergias tras la fusión, que ascienden ya a 130 millones de euros, frente a los 66 millones que se preveían para este momento. Con ello, el margen antes de provisiones subió un 1,4% (-9,1% en proforma), hasta 1.498 millones.

Las dotaciones ordinarias de crédito y adjudicados se elevaron a 437 millones, un 2,5% menos que el ejercicio anterior, lo que permitió reducir cinco puntos básicos, hasta el 0,18%, el coste de riesgo recurrente.

Elevar el dividendo

Con estos resultados, el consejo de administración propondrá a la junta general de accionistas elevar un 5% el dividendo por acción, hasta los 11,576 céntimos (11,024 céntimos en 2017). Así, la cuantía total que se abonará a los accionistas de Bankia ascenderá a 357 millones de euros, frente a los 340 millones del ejercicio precedente. El pay-out alcanza así el 50%.

Con la participación actual del 61,4% que tiene el FROB en Bankia, este dividendo supondrá un nuevo avance en el proceso de devolución de las ayudas por importe de 219 millones de euros. Así, el total de las ayudas reintegradas tras realizarse el pago, que está previsto en abril, ascenderá a 3.083 millones de euros, de los que 961 millones corresponden a los cinco dividendos abonados desde 2014.

Asimismo, el banco disminuyó en 6.000 millones los activos improductivos (NPA) en 2018, que se situaron en 10.900 millones, frente a los 16.900 millones del año anterior. Esto supone, según la entidad, que se ha conseguido más que duplicar el objetivo marcado de reducir 2.900 millones al año durante los tres años del Plan Estratégico.

Reduce la morosidad

Dentro de la reducción de activos improductivos, 3.702 millones correspondieron a la reducción de dudosos, que quedaron en 8.416 millones, lo que equivale a una tasa de morosidad del 6,5%, y supone 2,4 puntos menos que hace un año.

Los otros 2.300 millones de caída de NPA se debieron a la disminución de los activos adjudicados, que quedaron en 2.462 millones. Además de la "gran operación" de venta de activos, Bankia se desprendió de 13.300 unidades en ventas orgánicas, por importe de venta de 646 millones, un 7,2% más que un año antes.

En términos de solvencia, Bankia ha cerrado el ejercicio 2018 con una ratio de capital CET1 'fully loaded' del 12,51%, que recoge el efecto de la venta de carteras de activos improductivos y la operación de reorganización de bancaseguros. Esto supone un incremento de 56 puntos básicos respecto al ejercicio anterior y generar 775 millones de euros de capital en el año.

Si se incluyen las plusvalías de la cartera de deuda soberana a valor razonable, la ratio CET1 'fully loaded' es del 12,62%. La ratio total solvencia ascendió al 16,34%, lo que supone un incremento de 161 puntos básicos en el año.

Bajo la métrica 'phase in', que es la exigida desde un punto de vista regulatorio, la ratio de capital CET1 se sitúa en el 13,80%. Esta cifra computa las plusvalías latentes de la cartera de deuda disponible para la venta y no incluye la venta de la cartera de activos improductivos. El exceso de capital sobre los requerimientos regulatorios SREP es de 524 puntos básicos.

En el apartado de liquidez, Bankia también consiguió una mejora al finalizar el pasado ejercicio con una ratio de créditos sobre depósitos del 91,2%, frente al 93,9% del año anterior.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >