Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos advierten que 30.000 empleos peligran con la fusión de Deutsche Bank y Commerzbank

Los dos mayores bancos alemanes mantienen conversaciones para explorar su unión

Las sedes centrales de Deutsche Bank y Commerzbank, en una imagen tomada en Fráncfort el pasado 11 de marzo.
Las sedes centrales de Deutsche Bank y Commerzbank, en una imagen tomada en Fráncfort el pasado 11 de marzo.

El anuncio de las negociaciones con vistas a una posible fusión de los dos grandes bancos alemanes ha dado pie a advertencias sindicales de envergadura y ha provocado la subida en bolsa de las acciones de Deutsche Bank y Commerzbank.

Representantes sindicales han advertido de una posible pérdida de decenas de miles de empleos. “Desafortunadamente, tendríamos que asumir que estarían en peligro 10.000 puestos de trabajo y en el largo plazo, hasta 30.000 empleos, especialmente en Alemania”, dijo Jan Duscheck, jefe del área bancaria del sindicato Verdi a la televisión n-tv. Desde el punto de vista sindical, semejante mega fusión “no crearía un modelo de negocio sostenible a largo plazo”.

Duscheck, que es además, miembro del Consejo de Supervisión del Deutsche Bank ha considerado que mantener los puestos de trabajo debe ser uno de los criterios de las negociaciones entre los gigantes bancarios que arrancaron oficialmente este fin de semana. El DBV, sindicato de empleados de banca, ha emitido en los últimos días similares consideraciones y también dejó entrever que el proceso contará con importantes resistencias. Los dos bancos juntos emplean a 140.000 trabajadores en todo el mundo.

En cambio, en la Bolsa, el anuncio fue recibido ayer con subidas en los títulos de ambas entidades. Los de Deutsche Bank se revalorizaron un 4,15%, y los de Commerzbank, un 6,83%.

“No hay garantía de que se vaya a realizar una transacción. En este contexto, confirmamos que se están celebrando conversaciones con el Commerzbank”, señalaba el comunicado emitido el domingo por Deutsche Bank. El próximo jueves está prevista una reunión entre la cúpula de sendas entidades. La confirmación del inicio de unas conversaciones con final abierto y con vistas a una posible fusión se producen tras meses de intensos rumores y después de que el ministro de Finanzas, Olaf Scholz, medio confirmara en Bruselas el arranque del proceso. El asunto es de un considerable calado político, sobre todo teniendo en cuenta que el Gobierno alemán ostenta una participación del 15% del Commerzbank que data de los años de la crisis financiera.

El Deutsche Bank encadena desde hace años escándalos financieros, que han minado su credibilidad y su rentabilidad. Pese a los enunciados planes de reestructuración, la entidad, no ha logrado evitar la caída continuada del precio de las acciones del gran banco europeo. Pese a que las autoridades de Berlín no se pronuncian abiertamente sobre la fusión, la prensa alemana da por confirmado el fuerte interés del Gobierno en crear que los dos bancos en horas bajas se unan y formen un nuevo gigante bancario alemán, capaz de respaldas a las empresas alemanas y de competir con entidades de EE UU y China.

El ministro de la cancillería, Helge Braun, evitó pronunciarse el lunes en una entrevista con el diario Bild sobre la conveniencia de la operación, que aseguró, compete a dos entidades privadas. Pero también aseguró que el Ejecutivo “tiene en cuenta los empleos que están en juego, porque dijo “es un asunto muy relevante”. Y añadió: “Un Gobierno nunca permanece pasivo en un asunto de semejante magnitud”.

Ahora, estimó Braun, “es muy importante conocer las condiciones [de la operación] y luego, por supuesto, como accionistas también tomaremos una decisión. El ministerio de Finanzas es el que se encarga, pero en la Cancillería lo estamos siguiendo de cerca”, detalló.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >