Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Firmas BLOGS Coordinado por Silvia Meiattini

¿Qué nos depara 2019 en materia de pagos?

Nos hacemos eco, un año más, del Informe Minsait de Medios de Pago -recientemente publicado en su octava edición- para compartir las tendencias de futuro de la industria de los medios de pago, tan revolucionada hoy

Nos hacemos eco, un año más, del Informe Minsait de Medios de Pago -recientemente publicado en su octava edición- para compartir las tendencias de futuro de la industria de los medios de pago, tan revolucionada hoy. En gran medida, por el impulso regulatorio que la nueva Directiva de Servicios de Pago o PSD2, finalmente traspuesta aunque parcialmente, a nuestro ordenamiento jurídico, imprime a la innovación, la competencia y la protección al cliente.

La primera conclusión, compartida por los directivos y directivas de medios de pago entrevistados, es que aún hoy nada está escrito acerca del éxito de las nuevas soluciones de pago. Cada país tiene un contexto y una cultura que son claves para determinar qué innovación tendrá tracción para universalizarse, y cuáles no. También es coincidente la visión de que es probable que al menos una de las soluciones de éxito "venga de fuera", como solución de alcance global o, en el opuesto, de origen local pero con un claro espíritu de expansión territorial y que ya ha demostrado su capacidad de generar cambios radicales en la adopción y los hábitos de pago en otras latitudes, como en China.

La segunda conclusión es que, en este contexto, los cambios que ya se intuyen en el statu quo de la industria de los pagos, que ha demostrado ser además puerta de entrada a otras verticales de servicios financieros tradicionalmente provistos por la banca, no son aún percibidos por los clientes, porque nadie se los ha explicado ni ayudado a entender. Esta tarea de divulgación sigue siendo una asignatura pendiente para un sector cada día más concurrido, pero especialmente para los bancos que ya tienen establecida la relación con unos clientes que obviamente no desean compartir, pero a los que tampoco "preparan" para que sean capaces de distinguir entre agentes que aunque no son idénticos, sí son similares a sus ojos no expertos. La educación financiera sigue siendo una tarea insuficientemente atendida, y no puede concebirse hoy de forma disociada de la educación digital.

Además, el nuevo atributo de la portabilidad de las cuentas de pago –ya experimentado por otras industrias como las comunicaciones- puede facilitar la desconexión de clientes insatisfechos si estos no perciben diferencias sustantivas en el valor y calidad de los servicios ofrecidos por unos (bancos) y otros (fintech, bigtech), siendo algunas muy destacadas la confianza en el cuidado y protección de los datos sensibles, la facilidad y conveniencia de uso. En otras palabras, la experiencia de usuario, para cuyo upgrade muchos agentes del mercado están incorporando soluciones de inteligencia artificial, comenzando por chatbots y mecanismos de autenticación segura, biometría. Un apunte adicional (de quien escribe) es analizar si existe un equilibrio razonable entre la facilidad y conveniencia del onboarding digital y la acción contraria, el offborading o, sin llegar a una total desconexión, el recurso a un mecanismo de reclamaciones y resolución de conflictos igualmente digital.

El escueto recurso a la facilidad de financiación de las tarjetas de crédito

Escalar la función de financiación sobre la del pago como vía de mejora de la rentabilidad sigue siendo un reto en España, donde los sistemas de información de crédito o burós mantienen normativamente un enfoque exclusivo de información negativa. ¿Habilita PSD2 formas alternativas de construir un credit scoring a partir del comportamiento de pagos de los IBAN, o de las cuentas de pago básicas?

Bien por las cuentas de pago básicas

Muy bien por la aprobación del RDL 19/2017, de 24 de noviembre, de cuentas de pago básicas, traspaso de cuentas y comparabilidad de comisiones. Las cuentas de pago básicas son aquellas destinadas a animar a los desanimados a contratar a un precio asequible una cuenta bancaria que permita un número y tipología amplios de transacciones, al menos las necesarias para hacer frente a los pagos cotidianos de las familias en España. Pagar es un acto cotidiano que podemos hacer de forma cómoda y segura, haciendo uso de los canales digitales, o de forma física y presencial, analógica. Que pagar digital sea una opción accesible a todos, como lo es el dinero en efectivo.

El reto de la supervisión

Desde la perspectiva de las autoridades financieras, muy dedicadas en los últimos meses a la función de regulación, los retos hoy se concentran en el ejercicio de la función de supervisión, para la que son necesarias nuevas capacidades y habilidades, nuevos plazos, nuevos ritmos, herramientas y perfiles. Y equilibrar las posiciones del binomio "ecosistema seguro vs ecosistema fácil", que pueden constituirse en un auténtico trade-off para el sistema, con nuevos riesgos de calado como el de la ciberseguridad.

El efectivo sigue siendo el rey

Mientras, no obstante, la demanda y adopción por el público de las nuevas soluciones de pago sigue sin avanzar al ritmo esperado, lejos de acompasarse al de una oferta desenfrenada en la que las fintech de pagos van ocupando más espacio día a día. No sabemos cuánto porque no hay datos públicos de prepago o dinero electrónico. Ejemplo de esta lentitud en la adopción, por no llamarlo retroceso, es el nuevo reclamo que servicios nativos digitales han anunciado recientemente en España: "se acepta pago en efectivo".

El Barómetro que inaugura la octava edición del Informe Minsait arroja resultados muy interesantes relacionados con las tendencias en innovación en el sector.

  • La dificultad de identificar en el mercado perfiles suficientemente formados en Big Data y Data Analytics, reconocida por 8 de cada 10, puede estar aminorando el ritmo de las inversiones y desarrollos, considerados no obstante estratégicos de forma mayoritaria.
  • Que el Open Banking será una realidad, no le cabe duda a nadie. La rapidez en la que se produzca la adopción generalizada de este estándar sí que acepta mayor diversidad de respuestas en función del país en que nos encontremos.
  • Sobre blockchain: solo cambiará marginal o parcialmente los actuales esquemas de medios de pago en los próximos años, según el 93% de las respuestas, de modo que no se anticipa una revolución blockchain en pagos en los próximos años, especialmente en la dimensión minorista.

La investigación de mercado este año pregunta a los particulares en su condición de adultos bancarizados internautas, por ser un segmento de creciente relevancia al que se dirigen muchas de las innovaciones en pagos.

El análisis desde la perspectiva de la demanda permite abordar temáticas reconocidas como retos actuales del sector como el conocimiento y adopción de nuevos métodos de pago, el conocimiento de las fintech o la percepción de seguridad de las transacciones en relación a la protección de datos sensibles, y la disposición a su cesión. También permite profundizar sobre la compra online, los métodos de pago más utilizados en dicho canal y el grado de confianza que proporcionan. Y como cada año, el estudio de mercado indaga en los obstáculos que condicionan la velocidad de adopción del pago digital entre la población, incluido la financiación de compras con tarjeta.

Todo indica que vamos camino de un nuevo paradigma de Banca Abierta, impulsado por la regulación y la innovación tecnológica. La Banca Abierta supondrá que el new normal sea la agregación de información y la portabilidad, atributos generadores de valor cuya capacidad de impacto es directamente proporcional al número de fuentes de información susceptibles de agregación e inversa a la fidelidad al proveedor de servicios financieros. Bajo esta premisa los bancarizados españoles mantienen una relación estable con su banco principal (14,5 años), muy superior a la registrada en los países Latinoamericanos, y operan con 1,6 bancos en media, cifra también inferior a la declarada por la población de referencia en Latinoamérica.

Verónica López Sabater es consultora de Afi

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >