Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seat logra su récord histórico gracias a su apuesta por los todocaminos

La compañía vendió en 2018 un 10% más de unidades impulsada por el Arona, que tapó la caída del León y el Ibiza

Operarios en la fábrica de Seat en Martorell.
Operarios en la fábrica de Seat en Martorell.

Seat, la filial española de Grupo Volkswagen, vendió el año pasado 517.600 vehículos, marcando un incremento del 10,5% y logrando su récord histórico. Es el sexto año consecutivo en el que la comercialización de sus vehículos crece, impulsado en este caso por el éxito del Arona, el más pequeño de su familia de todocaminos urbanos (SUV). En su primer ejercicio de comercialización completa, el modelo se aproximó a las 100.000 unidades (98.900), mientras que hace un año se habían vendido 6.700 unidades. 

La irrupción del Arona explica cómo las ventas totales de Seat escaparon a la ralentización de las ventas de vehículos en Europa. La marca española ha virado en tres años gracias a su desembarco en el segmento más pujante de la industria automovilística, el del SUV, en el que hasta entonces no había estado presente. Las ventas del Ateca y del Arona ya representan el 34% de sus ventas totales y tapan la caída de ventas del León y el Ibiza.

El aumento de las ventas en ese segmento ha mejorado las ratios de rentabilidad de Seat, como ya ocurrió en el momento en el que el Ibiza dejó de ser el vehículo más vendido de la marca. En 2018 siguió siendo el modelo más exitoso de la marca española con 158.300 unidades matriculadas, pero el León sufrió el desgaste y a las puertas de su renovación se vendieron un 6,8% menos, una caída que fue todavía superior en el caso del Ibiza (136.100 vehículos, un 10,7% menos).

El nuevo contexto de Seat llega también de la mano de la consolidación en el mercado alemán, el principal comprador de seats, que concentra más de una quinta parte de todos los vehículos vendidos por la compañía. En España, segundo país comprador, se comercializaron 107.800 unidades tras crecer un 13,2% (por encima del conjunto de matriculaciones, que crecieron un 7%). Alemania, no obstante, gana peso a cada año que pasa y en 2018 no fue diferente, al crecer un 11,8%. Le siguen Reino Unido, donde se vendieron el pasado año 62.900 coches, un 12% más que un año antes, y Francia, donde pese a que solo se comercializaron 31.800 unidades, el aumento fue del 31%.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información