Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El beneficio de IAG se dispara un 57%, hasta septiembre por partidas extraordinarias

Los ingresos crecen un 5% en los nueve primeros meses, hasta 18.346 millones de euros

Un avión de Iberia en el aeropuerto de El Prat (Barcelona).
Un avión de Iberia en el aeropuerto de El Prat (Barcelona).

International Airlines Group, el grupo internacional matriz de Iberia, British Airways, Vueling, AerLingus y la low cost de larga distancia Level, ganó 2.514 millones de euros en los nueve primeros meses del ejercicio (hasta septiembre), un 57,4% más que en el mismo periodo del año anterior. El aumento se debe a partidas excepcionales, puesto que los ingresos crecieron solo un 5,1%, hasta 18.346 millones de euros.

De hecho, el beneficio antes de partidas excepcionales fue de 1.970 millones de euros, un 9,1% respecto al resultado de 2017, que ha sido reformulado para adaptarlo a nuevas reglas contables. El aumento del beneficio se debe a una partida excepcional de 594 millones de euros que la compañía apunta como descuento en los gastos de personal, sin dar más detalles. Puede ser una cantidad que tuviera provisionada para hacer frente a algún gasto y que ha desprovisionado.

Los ingresos aumentaron un 5,1%, hasta 18.346 millones. De ellos, 16.326 corresponden a ingresos por pasaje (+5,3%) y 847 millones , a carga (+4,7%). El consejero delegado de la empresa, Willie Walsh celebra en la nota enviada a la CNMV unos "resultados sólidos" pese al impacto negativo de la subida del precio del combustible, que se refleja en un aumento del 13,5%, hasta 3.934 millones, y de los tipos de cambio, que supone un impacto negativo de 111 millones de euros. Destaca en cambio que "los ingresos unitarios por pasaje crecieron un 2,4% mientras que los costes unitarios excluyendo combustible descendieron un 0,7%".

Tampoco las tasas aeroportuarias supusieron un quebranto en las cuentas, pues solo aumentaron un 1%, hasta 1.669 millones. Los gastos de mantenimiento, en cambio, sí impulsaron las cuentas, puesto que descendieron un 6%, hasta 1.285 millones. Los gastos de handling, catering y otros gastos de explotación repuntaron un 5,4% por el aumento de los pasajeros transportados y las indemnizaciones a clientes en relación con las huelgas de controladores aéreos.

Así, la empresa augura que a los niveles actuales del precio del combustible y tipos de cambio, su beneficio de las operaciones antes de partidas excepcionales en 2018 muestre un incremento en torno a 200 millones de euros respecto a los 2.950 millones obtenidos en 2017, mejorando tanto los ingresos unitarios de pasaje como los costes unitarios, excluido el combustible.

El consejo de administración de IAG aprobó ayer la distribución de un dividendo en efectivo por un importe bruto de 0,145 euros por acción. El pago se realizará a partir del 3 de diciembre, con un importe neto de 0,11745 euros, tras la correspondiente retención fiscal (19%).

Tras la presentación de los resultados, las acciones de la compañía suben en Bolsa cerca de un 2%.

Robo de datos

Tras el robo de datos que sufrió British Airways, subsidiaria de IAG, el pasado seis de septiembre, que obligó a la empresa a pedir disculpas a miles de clientes al día siguiente, la aerolínea ha estado trabajando con investigadores forenses especialistas en seguridad cibernética y la Agencia Nacional del Crimen (National Crime Agency) para investigar en profundidad el delito de sustracción de datos.

Este viernes, British Airways está entregando información actualizada a sus clientes a medida que concluye la investigación interna. La investigación ha mostrado que los hackers podrían haber sustraído información personal adicional y British Airways está notificando a los titulares de 77.000 tarjetas de pago, que previamente no habían sido notificados, que sus nombres, direcciones postales, correos electrónicos e información de pago de sus tarjetas incluyendo el número de la tarjeta, fecha de expiración y el código CVV han sido potencialmente comprometidos, y otros 108.000 titulares adicionales sin incluir el código CVV.

Los potenciales clientes afectados son solamente aquellos que realizaron reservas de billetes premio entre el 21 de abril y el 28 de julio de 2018 utilizando tarjetas de pago. Aunque British Airways no posee evidencia concluyente de que los datos fueron sustraídos de sus sistemas, la aerolínea está adoptando un enfoque prudente y está notificando a los potenciales clientes afectados, aconsejándoles contactar a sus bancos o proveedores de tarjetas de pago como medida de precaución. A su vez, la investigación ha establecido que un menor número de clientes de los originalmente identificados fueron afectados. De los 380.000 datos de tarjetas de pago identificados inicialmente, 244.000 han sido los afectados. Desde el anuncio realizado el pasado 6 de septiembre de 2018, British Airways está en condiciones de confirmar que no se han verificado casos de fraude.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información