Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ryanair gana un 7% menos en el semestre por las huelgas y la subida del combustible

La compañía irlandesa advierte de que recortará rutas y bases en la temporada de invierno y de que seguirán quebrando aerolíneas pequeñas

Mostradores de facturación de Ryanair.
Mostradores de facturación de Ryanair.

Ryanair registró una caída del 7% de su beneficio en su primer semestre fiscal (de marzo a septiembre) hasta los 1.200 millones de euros, debido a la subida del precio del combustible, las cancelaciones por las huelgas del personal y de los controladores y la rebaja de las tarifa media. Los resultados semestrales no incluyen el impacto de la adquisición de la austriaca Laudamotion. Se trata de la primera caída semestral en cinco años que sufre la aerolínea irlandesa.

La aerolínea irlandesa evalúa que las tarifas medias han caído un 3% debido que hubo mayor número de cancelaciones de vuelos de tarifas más elevadas, y pronostica que las tarifas vuelvan a caer otro 2% en la segunda mitad del año fiscal.

Pese a la caída del beneficio, Ryanair aumentó un 6% los pasajeros, hasta 76,6 millones, y aumentó los ingresos el 8%, hasta los 4.790 millones de euros. También crecieron un 27%, a 1.300 millones, sus ingresos auxiliares, que incluyen las ventas a bordo, recargos por equipaje o embarque con prioridad.

La firma registró unas pérdidas extraordinarias de 44,9 millones de euros por la compra de LaudaMotion, la aerolínea fundada por el excampeón de Fórmula 1 Niki Lauda heredera de la compañía que éste fundó con su nombre, no incluidas en el balance semestral comparable. Para el ejercicio completo, estima unas pérdidas de 150 millones de euros para esta filial, que espera sea rentable a partir de 2019.

La compañía de vuelos de bajo coste augura que con el combustible alcanzando los 85 dólares por barril, el aumento de las tasas de interés y el dólar estadounidense más fuerte, los márgenes de las aerolíneas están cayendo y "es inevitable que más de las aerolíneas europeas más débiles y sin coberturas dejen de operar este invierno", como ha sucedido en las últimas semanas con Skyworks (Suiza), VLM (Bélgica), Small Planet & Azur Air (Alemania), Cobalt (Chipre) y Primera Air (Suecia).

Nuevos recortes

En este proceso, Ryanair no descarta para este invierno más recortes de capacidad o cierres de bases si los precios del petróleo suben o las tarifas aéreas caen aún más. También advierte de los riesgos si hay un Brexit "duro" (sin acuerdo) en el que los accionistas del Reino Unido serán tratados como no pertenecientes a la UE. En ese caso, junta de accionistas "restringirá los derechos de voto de todos los accionistas no pertenecientes a la UE (y los limitará a vender acciones solo a ciudadanos de la UE) para garantizar que Ryanair siga siendo de propiedad mayoritaria y esté controlada por accionistas de la UE".

La mayor aerolínea de bajo coste de Europa, con sede en Dublín, ha ratificado que reducirá un 1% su capacidad para la temporada de invierno con los cierres en las bases de Eindhoven (Holanda) y Bremen (Alemania). El factor de ocupación de Ryanair cayó al 75% promedio desde el 86% en la primera mirad del año, un descenso que atribuye en un 11% a las huelgas de control aéreo y falta de personal en Europa.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >