Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo subirse al próximo ‘unicornio’

En Europa hay un grupo de empresas tecnológicas que aspiran a tener una valoración de 1.000 millones de euros. Entre ellas destacan firmas como Algolia, GetYourGuide, Monzo o Typeform

Tom Blomfield, consejero delegado de Monzo, un banco para aplicaciones móviles. 
Tom Blomfield, consejero delegado de Monzo, un banco para aplicaciones móviles. 

La "cuarta revolución industrial", la llaman. La concatenación de avances científicos y técnicos de los últimos años tiene un alcance único que está transformado la forma en la que trabajamos, consumimos, viajamos o nos comunicamos. La inteligencia artificial (IA), el Internet de las cosas, los coches autónomos, el blockchain, las criptomonedas o las impresoras 3D son avances que ya forman parte del vocabulario cotidiano. Los nuevos negocios surgidos al calor de estos avances presentan grandes oportunidades de inversión si se acierta con la apuesta. Se trata de encontrar antes que el resto al próximo Facebook o Amazon. ¿Dónde empezar a buscar esos mirlos blancos?

El futuro se dibuja como apasionante pero, tal y como señalan desde Bestinver, también genera incertidumbre. “Las nuevas tecnologías están transformando el mundo (y a nosotros) a una velocidad nunca antes vista. Son tecnologías disruptivas, simplemente porque lo cambian todo: modifican la manera de dirigir los negocios, redefinen la forma en que operan las empresas y así se crean nuevos mercados, productos y compañías y, por supuesto, también los desplazan o incluso hacen desaparecer. Y evidentemente, también alteran no solo la forma que tienen de invertir las empresas sino también la manera de invertir en ellas”, comentan desde la gestora de la familia Entrecanales.

Sectores afectados

La disrupción tecnológica —aseguran desde Arcano— tendrá un significativo impacto en el sector transporte; en los sectores de medios de comunicación y de defensa; en el inmobiliario (locales comerciales, garajes…); en el asegurador (entre otras razones porque el desarrollo de la IA permitirá a través del reconocimiento facial optimizar los cálculos actuariales de forma que se pueda precisar mucho la vida esperada de un cliente); en el sector de la salud (su principal reto es la prevención y la investigación); en el sector legal; en el de la gestión de activos y patrimonios y en el de la distribución.

En Bestinver aconsejan seguir de cerca el impacto tecnológico en la venta al por menor

Bestinver añade en esta lista el sector de la venta al por menor que, a su juicio, la disrupción tecnológica está rediseñando y reformulando por completo. “Las tiendas tradicionales tienen que adaptarse a los nuevos canales de venta, a nuevos aspectos logísticos y en la recta final sustituir a las tiendas de calle”, argumentan estos gestores.

Los unicornios son empresas que no cotizan en Bolsa pero que tienen un valor superior a los 1.000 millones de dólares. Uber, AirBnb, Pinterest, Xiaomi, Spotify, Snapchat, SpaceX son algunas que ya han alcanzado este carácter mitológico. Según la firma de asesoría tecnológica e inversión GP Bullhound existen ya más de 220 unicornios en todo el mundo— solo en Europa hay cerca de 70— valorados de forma conjunta en más de 240.000 millones de dólares.

En su informe Titans of Tech publicado el pasado mes de julio, GP Bullhound da “pistas” sobre cuales podrían ser los próximos pelotazos del futuro. De hecho, las dos compañías que más probabilidades tenían de lograr la categoría de unicornio a juicio de estos consultores ya lo han conseguido desde que se publicó el informe gracias a varias rondas de financiación. Se trata Darktrace (empresa británica especializada en ciberseguridad) e iZettle (compañía sueca de pagos móviles). Entre el resto de candidatos a potenciales unicornios destaca, con una probalidad del 90% de logarlo, Algolia, una firma americana de servicio de buscadores.

El próximo Eldorado para los inversores puede estar en el sector de la salud, según Arcano

Otro aspirante en firme (84% de posibilidades, según GP Bullhound) a alcanzar la mítica barrera de los 1.000 millones en valoración es la plataforma de viajes GetYourGuide. También están bien situadas, N26 (banco online de origen alemán), Monzo (otro banco digital, esta vez británico) y Collibra (firma especializada en data governance o gestión de datos para empresas). Cierran la lista de aspirantes al club de unicornios TrustPilot (plataforma de opinión online), Typeform (compañía española que diseña formularios online) y Appsfyer (plataforma de análisis de datos online).

Furor en Bolsa

Mientras esta carrera frenética se produce en la valoración de las empresas no cotizadas, entre las corporaciones que sí están en Bolsa, el sector de la tecnología también se impone entre las preferencias de los inversores como pone de manifiesto el hecho de que Apple haya superado recientemente la astronómica cifra del billón de euros de capitalización, siendo la primera empresa estadounidense que lo logra. En la actualidad, siete de las ocho compañías de mayor valor bursátil en el mundo pertenecen a esta industria (Apple, Alphabet, Microsoft, Facebook, Amazon, Alibaba, Tencent). y cuatro de las siete personas más ricas del mundo son fundadoras de empresas tecnológicas (Bill Gates, Jeff Bezos, Mark Zuckerberg y Larry Ellison).

Tal y como ponen de relieve en Arcano “compañías de publicidad por internet como Google o Facebook valen solas veinte veces lo que vale la principal red de cadenas de televisión en Estados Unidos, la CBS. Un gigante de la distribución por comercio electrónico como Amazon vale en Bolsa el doble que la red de grandes almacenes Wal-Mart, y quinientas veces lo que vale otro gran distribuidor, Sears”.

La pregunta a la hora de invertir es sencilla de plantear y difícil de resolver: ¿cuáles serán las empresas que gracias a la disrupción tecnológica serán muy rentables en el futuro? La respuesta quizás la tenga Pär-Jörgen Pärson, uno de los primeros inversores en Spotify: “las mejores compañías tecnologicas son aquellas que logran encontrar un equilibrio para la ambición y el riesgo”.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >