Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Elon Musk plantea sacar a Tesla de Bolsa

La cotización de sus acciones se dispara casi un 11% en Wall Street

Elon Musk Tesla
Elon Musk el pasado mes de julio en California. AFP

Las acciones del fabricante de coches Tesla se dispararon un 11% este martes de una manera extremadamente inusual, gracias a un tuit de su fundador, Elon Musk, en el que anunciaba su intención precisamente de sacar a la empresa de Bolsa. La autoridad bursátil de Nueva York suspendió la cotización en 379,57 dólares por acción hasta que Musk aclarara sus palabras. Los planes del CEO de Tesla fueron confirmados por la empresa, que sufre la presión de los inversores ante las dudas sobre su capacidad de producción de coches eléctricos y su resistencia financiera.

“Estoy considerando hacer Tesla privada a 420 dólares por acción”, tuiteó de pronto Musk a la 1 de la tarde del martes (hora del Este). El tuit añadía: “Los fondos están asegurados”. La oferta suponía un 23% más de lo que valen las acciones e implica que Musk valora su propia empresa entre los 70.000 y 80.000 millones de dólares. “Los accionistas pueden elegir entre vender a 420” o pasar a ser socios privados de Tesla.

Musk publicó un comunicado horas después en la web de la empresa en el que decía que “no se ha tomado una decisión final, pero la razón por la que hago esto es para crear un entorno en el que Tesla pueda operar mejor”. Musk argumenta que la presión de ofrecer resultados cada seis meses y los vaivenes de la cotización son una “gran distracción” para el trabajo en la compañía y obligan a tomar decisiones a corto plazo “que no son necesariamente correctas a largo plazo”. Musk considera que Tesla tiene una “misión” a largo plazo, como su compañía de transporte espacial, SpaceX, en la que sería más fácil concentrarse sin la presión del mercado.

Tesla, que fabrica coches eléctricos de lujo en California, es la compañía con más apuestas en corto de la historia de la Bolsa de Nueva York, como reconoce Musk en su carta. Esto es, apuestas a que su precio caerá. Si el trato propuesto informalmente por Musk se llevara a cabo, todas estas apuestas serían barridas. Musk posee un 20% de la compañía y todos sus empleados son accionistas.

Las posiciones en corto sobre Tesla están azuzadas por unos números que no terminan de satisfacer los objetivos de la propia empresa. La compañía se ha quedado muy por debajo de los 500.000 coches al año que dijo que iba a producir en 2018. En los primeros seis meses apenas han salido 88.000 coches de su fábrica de Fremont (California) de los modelos S, X y 3. Este último es la apuesta de la empresa para conseguir entrar en el mercado de consumo masivo. Tesla planea construir una fábrica en Shanghai que le permitiría alcanzar esas cifras de producción.

El miércoles, las acciones bajaban un 1%, pero manteniendo casi toda la ganancia provocada por el tuit. La manera casi trumpiana de Musk anunciar sus intenciones, y su uso en general de las redes sociales para dar opiniones o discutir con el público, es un quebradero de cabeza para inversores, reguladores y su propia empresa. Entre las reacciones al tuit del martes no faltaban críticas que consideraban que Musk había utilizado el medio para dar un empujón a las acciones de forma fraudulenta.

Musk, de 47 años, icono del éxito de Silicon Valley y gurú del mundo del futuro, tiene 22,3 millones de seguidores en Twitter. Su fortuna personal está valorada en 21.000 millones de dólares. Su comportamiento en las redes sociales le ha llevado a situaciones incómodas para todo el mundo a su alrededor y cierta imagen de imprevisible. El mes pasado llamó pedófilo a uno de los buzos que ayudaron en el rescate de 12 niños atrapados en una cueva en Tailandia.

Más información