Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

Prohibido dormirse en los laureles

España volverá a destacar en la Eurozona, cuyas economías no apuntan a una gran recuperación

La economía española mantuvo en el primer trimestre del año la misma tasa de crecimiento que en los trimestres anteriores, un 0,7%, lo que supone un desempeño notable si se compara con la acusada desaceleración sufrida por las grandes economías de la zona euro. Sorprendió la fortaleza del consumo, que, en contra de lo que se esperaba, aceleró su crecimiento, apoyado sobre la reducida inflación del periodo, mientras que la inversión en bienes de equipo sufrió una caída. El sector más dinámico fue la construcción, en tanto que la industria registró una tasa negativa. Los indicadores relativos al segundo trimestre deben ser analizados con cautela, pero en cualquier caso no apuntan a una variación significativa en el ritmo de crecimiento. Con respecto al consumo, las ventas minoristas descendieron en abril y mayo, aunque otros indicadores mantenían un tono vigoroso y el índice de confianza mejoraba. En cualquier caso, la tendencia en la mayoría de los casos es a la desaceleración, de modo que esperamos un crecimiento más moderado del consumo en el segundo trimestre.

En cuanto a los indicadores de inversión en equipo, la mayoría sufrían un empeoramiento, pero partiendo de tasas de crecimiento positivas en el primer trimestre, a diferencia del resultado negativo arrojado por la Contabilidad Nacional. La tendencia de estos indicadores sigue siendo de crecimiento, de modo que la caída de la inversión del primer trimestre debe ser interpretada como transitoria. En el segundo trimestre la inversión experimentó una recuperación, aunque dentro de una tendencia a más largo plazo de desaceleración. Sobre el sector exterior, la información procedente de Aduanas arroja resultados algo decepcionantes. Según estos, las exportaciones se han instalado en una tendencia decreciente, mientras que las importaciones continúan en ascenso. Pero los resultados de esta estadística no siempre son corroborados por la Contabilidad Nacional. Otro indicador de comercio exterior, las exportaciones de las grandes empresas, presenta una evolución más favorable.

Hipotecas

Las hipotecas crecieron un 34,2% en abril sobre el mismo mes del año anterior. Aunque es una tasa llamativa, no tiene gran significado. Las tasas interanuales de esta estadística son erráticas, y no son infrecuentes resultados de esta magnitud, alternados con crecimientos más moderados e incluso acusadas caídas. Por otra parte, el ascenso de abril está distorsionado por un efecto base –en el mismo mes del pasado año se registró una caída del 10%- derivado del diferente calendario de Semana Santa. Si corregimos los datos para eliminar los efectos de la estacionalidad, tenemos que el crecimiento tendencial se sitúa en torno al 8%.

Prohibido dormirse en los laureles

En lo que se refiere al sector manufacturero, el índice de producción industrial ofrecía un mal resultado en abril, mientras otros indicadores apuntaban a una recuperación. Los indicadores cualitativos —confianza y PMI— han empeorado su media trimestral, pero partiendo de niveles en el primer trimestre consistentes con tasas de crecimiento positivas. Asimismo, según las cifras de afiliación a la Seguridad Social, el sector ha continuado creando empleo, si bien a un ritmo más pausado. La tendencia en la industria sigue siendo de crecimiento, de modo que lo más probable es que el resultado negativo del primer trimestre fuese transitorio, y la actividad vuelva a crecer en el segundo, aunque dentro también de una trayectoria de ralentización.

En cuanto a los servicios, aunque con algunas caídas mensuales puntuales, los indicadores seguían manteniendo una tendencia de firme crecimiento. El PMI de abril-mayo se situó en un nivel algo inferior al de primer trimestre, y el índice de confianza se mantuvo estable. La llegada de turistas, cuyo descenso interanual de abril obedeció al diferente calendario de Semana Santa, prolongaba la recuperación iniciada en el trimestre anterior tras el parón sufrido al final de 2017, aunque su ritmo de crecimiento es inferior al de los años anteriores. El número de afiliaciones también moderaba su ascenso. Así pues, el sector servicios mantuvo un ritmo de crecimiento similar al del primer trimestre. La construcción ha crecido de forma intensa, si bien la evolución de los visados de obra nueva, junto a algunos indicadores cualitativos, anuncia una desaceleración.

Finalmente la afiliación a la Seguridad Social recuperó fuerza en mayo tras los débiles registros de marzo y abril, dibujando una tendencia de crecimiento firme del empleo, aunque en suave desaceleración. España volverá, por tanto, a destacar en el segundo trimestre entre las economías de la Eurozona, cuyos indicadores más recientes no apuntan a una recuperación significativa del dinamismo tras el inesperado frenazo del primer trimestre.

María Jesús Fernández es economista sénior de Funcas