Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así fue la gran bronca de Oramas al exvicepresidente de Bankia que sacó 450.000 euros con las ‘black’

La presidenta de la Comisión de Investigación, y diputada de Coalición Canaria, recriminó la falta de ética de Moral Santín y dijo que sus excusas "insultaban a la inteligencia" de los portavoces

La presidenta de la comisión del Congreso de los Diputados que investiga la crisis financiera, Ana Oramas, estalló este miércoles después de escuchar durante dos horas a José Antonio Moral Santín, exvicepresidente de Caja Madrid desde 1992 a 2011 y exconsejero de Bankia. Moral Santín, catedrático de economía y ex secretario regional del Partido Comunista de los Pueblos de España y exdiputado por Izquierda Unida en la Asamblea de Madrid, no respondió a casi ninguna pregunta de los portavoces sobre su actividad en la entidad después de haber gastado 456.522 euros con una tarjeta black (de los cuáles 366.350 euros los sacó de los cajeros).

Entonces, Oramas, también diputada de Coalición Canaria, bajó de la mesa de la presidencia, regresó al escaño e hizo, probablemente, el mayor alegato contra la impunidad y el descaro de los protagonistas de la crisis financiera, entre los que se encuentra Moral Santín.

Sin la equidistancia exquisita que ejerce desde la mesa, y sin papeles, acusó. "Hoy no me puede callar; me ha parecido absolutamente lamentable esta comparecencia. Por esta comisión, durante un año, ha pasado gente importante que ha pedido disculpas, pero me parece absolutamente reprobable que un catedrático de economía diga que dio por supuesto que le retenían, pero que no pidiera el certificado de retenciones y no declarara a Hacienda, que dijera que lo más transparente era sacar dinero en efectivo de los cajeros con una tarjeta".

A continuación, Oramas enfrentó este comportamiento con el de los ciudadanos que más han sufrido la crisis, pero que también han pagado el rescate de las cajas de ahorros. "Mientras tanto, en este país ha habido gente que llevaba pagando su hipoteca 10 años y después de quedarse en paro y dejar de pagar tres o cuatro recibos ha perdido su vivienda... o los autónomos a los que no se les negaron los créditos. Mientras usted alega desconocimiento... me parece tan fuerte, tan fuerte, y que después de dos horas solo haya contestado dos preguntas, me parece un desprecio a la inteligencia de los portavoces".

"La falta de ética"

Moral Santín seguía mirando a la diputada entre descolocado e incómodo. Se revolvía en su silla, inquieto porque Oramas no terminaba y cada vez las palabras eran más contundentes. Y criticó su falta de autocrítica. "Los que tuvieron responsabilidad por desconocimiento o por abstención, que han pasado por esta comisión, tienen que reconocerlo y los que tuvieron la falta de ética de cobrar ingresos sin pagar a Hacienda... lo entiendo en alguien que no tenga conocimientos, pero no en una persona como el compareciente y hoy no me podía callar. No le quiere hacer ninguna pregunta, no merece ni la pena".

A partir de ese momento, el exvicepresidente de Caja Madrid sabía que no tendría derecho de réplica, lo que hacía más aplastante la acusación. "Usted sabrá que autojustificaciones tendrá; esto no es un tema jurídico, sino ético al responder ante la ciudadanía y no es un problema de transparencia ante el futuro". 

Por último, lo más irrebatible, la referencia a su ideología y su actitud. "Yo como ciudadana y como cliente de Bankia, que no lo fui nunca, confiaba en consejeros que venían de la izquierda con principios éticos y con formación económica. El futuro no está en la mayor transparencia ante los clientes y accionistas, que claro que hay que tenerla, sino que los bancos estén dirigidos por personas con conocimientos y con principios éticos que es lo que no sucedió aquí".  Los demás portavoces, en un gesto extraordinario, apoyaron las palabras de Oramas. "Lamento que nos haya tomado por tontos", dijo, por ejemplo, el diputado de Ciudadanos Francisco de la Torre.

Además de los 366.350 euros en cajeros. Moral Santín tiene 389 visitas a restaurantes, por un valor de 64.782 euros, de los que 24.718 corresponden a comedores de cuatro y cinco tenedores, con especial predilección por la arrocería La Albufera, del hotel Meliá y el restaurante Castellana 179, donde se dejó ver en al menos 37 ocasiones.

Antes de las palabras de Oramas, el consejero de Bankia había dicho que no encontró problema, "ni ético, ni personal" en su actitud. "Me atuve a la cantidad que se me asignó. No me pasé. El dinero gastado era parte de la retribución, una compensación de gastos por esfuerzo y dedicación". "No me chocaba nada, y más teniendo en cuenta que la tarjeta es el medio de pago más transparente", que "deja más huella y más rastro", dijo Moral Santín, para quien, "una tarjeta no es para hacer algo opaco".

Fe de errores

En una versión anterior se indicaba que José Antonio Moral Santín fue secretario general del Partido Comunista y en realidad fue secretario regional del Partido Comunista de los Pueblos de España.

Más información