Julio Segura: “En España compensa pagar la multa y seguir incumpliendo la norma”

El expresidente de la CNMV presenta un libro en el que critica la falta de independencia y transparencia de los organismos supervisores

El expresidente de la CNMV, Julio Segura, en una imagen de archivo.
El expresidente de la CNMV, Julio Segura, en una imagen de archivo.

Julio Segura, presidente de la CNMV desde 2007 hasta 2012, ha comentado este lunes que en España "resulta más beneficioso para el infractor pagar la sanción e incumplir la norma que respetar las reglas del juego". "En mis seis años de presidente nunca llegué a entender la regla de los tres tercios con la que se establecía la sanción, pero siempre se aplicaba el tercio más bajo y con atenuantes, por lo que era más rentable seguir cometiendo la infracción", ha afirmado. Segura ha presentado este lunes las conclusiones del libro Reguladores y supervisores económicos independientes: el caso español, editado por la Fundación Ramón Areces, y elaborado junto con los economistas Pilar Sánchez, Miguel Ángel García Díaz, José Federico Geli, Miguel Ángel Lasheras Merino, Juan Delgado, Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado y Carlota Tarín.

Más información
La CNMV habilita un canal anónimo para ‘’chivatazos’ bursátiles
La CNMV pide a las empresas que comparezcan al menos una vez al año ante los medios

"El principal objetivo de una sanción económica al infractor de una norma es que sea disuasoria, por lo que el criterio de cuantificación debería estar en proporción al daño causado y no al rango de la norma infringida. Pero, con los criterios existentes, muchas veces no es así", ha admitido. En el libro también se analiza que "la gran heterogeneidad en los criterios utilizados para la cuantificación de las sanciones da lugar a un porcentaje relevante de recursos ganados". Este grupo de expertos añade que "también sería deseable que, en los casos en que sea posible, la penalización incluyera la obligación de resarcir a los perjudicados de forma automática". Reclaman asimismo mayor publicidad del inicio de un expediente por el daño reputacional que ello conlleva.

El libro considera que los organismos reguladores deben ganar en independencia y en transparencia y mejorar el sistema de sanciones, entre otras reformas importantes. Y empiezan por la independencia de los máximos responsables (presidentes y consejeros), que "lo deben ser realmente tanto del Gobierno como de los sectores que se encargan de regular".

Entre los hándicaps que impiden un mejor funcionamiento de los organismos reguladores, Julio Segura apunta que "los cuerpos funcionariales de elite no suelen simpatizar con este tipo de organismos porque tienden a considerar estas áreas son de su exclusiva competencia" y que los partidos políticos, "cuando están en la oposición son ardientes defensores de su independencia y cuando están en el Gobierno tratan de limitarla".

En la presentación del libro participó Fernando Restoy, exsubgobernador del Banco de España, y desde enero de 2017, presidente del Instituto Financiero de Estabilidad de Basilea. Restoy ha defendido el poder y la independencia de los bancos centrales, "que han frenado la crisis" y ha recordado que solo en seis países el supervisor de seguros depende del Estado, entre ellos España, Kuwait, Belice, Libia y Vietnam. También ha criticado que el supervisor de bancos tuviera la defensa de los usuarios bancarios, como sucede en el Banco de España, y ha pedido que estuviera en otro organismo.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS