Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Empresas atractivas para trabajar

Un estudio revela las metas profesionales de los universitarios y las compañías en las que creen que pueden alcanzarlas

Conferencia de desarrolladores de Google celebrada el pasado 8 de mayo en California.
Conferencia de desarrolladores de Google celebrada el pasado 8 de mayo en California. REUTERS

Apple y Google; Google y Apple... Como si fueran Lionel Messi y Cristiano Ronaldo repartiéndose el Balón de Oro de cada temporada, los dos gigantes tecnológicos han vuelto copar las primeras posiciones del Most Atractive Employers 2018, el trabajo de investigación elaborado por Universum que analiza cómo ven los estudiantes universitarios a sus empleadores ideales. Para ello, en esta décima edición del informe en España, sus responsables han encuestado a 22.240 estudiantes procedentes de 63 universidades españolas y 140 áreas de estudio.

Apple y Google no sólo figuran entre las opciones favoritas de los estudiantes de Ingeniería-IT, como sería de esperar, sino que también se han colado en el top seis de las otras cuatro categorías que conforman el estudio (Ciencias Empresariales, Humanidades, Artes, Educación, Ciencias Naturales, Salud y Derecho). Un dato que habla por sí mismo de la enorme fuerza de estas marcas globales. Junto a ellas, completan esos grupos de privilegio algunos referentes icónicos en sus respectivas áreas de especialidad como Airbus, BMW Group, Microsoft, Bayer, Amazon o Nestlé. La representación española la encabezan Inditex —entre las cinco primeras en dos categorías y séptima en otra—, BBVA, Radio Televisión Española, Atresmedia, Mediaset España, Sanitas o las firmas legales Garrigues y Cuatrecasas.

Empresas atractivas para trabajar

Claro que una cosa es dónde les gustaría trabajar a los jóvenes y otra dónde van a volcar sus esfuerzos para lograrlo. Después de preguntarles a estos estudiantes cuáles serían sus cinco empleadores ideales, el estudio también inquiere sobre las compañías en las que han solicitado o piensan solicitar trabajo a corto plazo. Y las respuestas a ambas cuestiones no siempre coinciden. ¿La explicación? “La idea de trabajar en un Google o en un Apple tiene mucho de aspiracional, es algo que le suena bien a la mayoría. Pero a la hora de mandar un currículo, algunos estudiantes entienden que tienen más posibilidades o que es más interesante para ellos probar en otro tipo de empresas. Y ahí es donde ganan terreno compañías muy activas en sus estrategias de captación de talento como las grandes consultoras”, destaca Rafael Garavito, responsable de Universum España.

Innovación, prestigio, o éxito profesional son atributos asociados a la empresa ideal

Innovación, prestigio, éxito profesional, calidad, liderazgo o dinero son algunos de los atributos con los que los encuestados asocian a sus empleadores ideales. El estudio también indaga acerca de cuáles son las principales metas de carrera de los estudiantes, es decir, qué esperan conseguir en esas empresas soñadas. “Conciliar la vida personal y profesional”, escogida por un 67% de los encuestados; “sentirme seguro y estable en mi lugar de trabajo” (47%), y “ser retado intelectualmente y competir” (40%) son las tres opciones más repetidas. Las circunstancias macroeconómicas de cada momento se dejan notar en esas preferencias. Por ejemplo, “desde 2012 hasta hoy hay una caída continuada del interés de los jóvenes por las carreras internacionales (de un 37% en 2012 a un 27% en 2018), algo que puede responder al período de reactivación económica en España tras la peor época de la crisis”, indica Garavito.

Siete fuentes

¿De dónde sacan los estudiantes sus impresiones acerca de sus potenciales empleadores? Universum apunta a una combinación de al menos siete fuentes distintas. Las redes sociales (elegida por el 52% de los encuestados), la página web corporativa (49%) y la publicidad en prensa escrita (34%) son las tres principales. Pero hay más: portales y ferias de empleo, prácticas profesionales, centros de orientación laboral de las propias universidades… Los llamados “embajadores de marca”, es decir, personas de su entorno como amigos, familiares o profesores que trabajan o han trabajado en esas empresas son otra de sus referencias más fiables.

Una fuente de información que está cobrando gran auge en los últimos tiempos es la presencia de las compañías en los campus universitarios. Presentaciones de empresa, sesiones informativas sobre prácticas, encuentros con antiguos alumnos de la institución que ahora son empleados de esa empresa o acciones directas de reclutamiento son algunas de las fórmulas más exitosas de interacción con los alumnos. “Las necesidades e inquietudes del talento joven han cambiado y las empresas necesitan acercarse hasta ellos para conocerlas. No se trata de darles una charla y regalarles un bolígrafo, sino de cimentar una sólida propuesta de valor como empleador que resulte atractiva para esos estudiantes”, explica Roberto Cabezas, director de Career Services de la Universidad de Navarra. Rafael Garavito advierte del peligro de no hacerlo así. “Si los jóvenes opinan que tienes una marca como empleador pobre, tienes un problema como empresa porque, cierta o falsa, esa es su realidad. Tu reto y tu obligación es gestionar esa percepción si es que pretendes atraer a ese talento emergente”.

Desde 2012 ha caído de forma continuada el interés por los estudios internacionales

A pesar de estos desvelos, los jóvenes llegan a sus propias conclusiones. Un caso singular es el de Centro Nacional de Inteligencia (CNI), no especialmente conocido por sus actuaciones de marca de empleador, pero aupado por los encuestados hasta la tercera plaza en la categoría de Ciencias Naturales y de Salud. Los propios participantes admiten que el oropel de los productos y servicios de una compañía puntera también condiciona sus preferencias. “Es la primera información que obtienes de la empresa, te ayuda a crear una imagen global de esta. Porque si esos productos o servicios son innovadores, únicos o interesantes, eso te lleva a pensar que trabajar allí podría brindarte la posibilidad de colaborar en un proyecto enriquecedor”, dice Alejandra Álvaro Ullán, estudiante de 24 años del Grado en Ingeniería Aeronáutica y del Espacio de la Universidad Politécnica de Madrid, una de las participantes en el estudio.

Almudena Rodríguez Tarodo, profesora de la Universidad Europea y coautora de Empoyer Branding: atraer y comprometer el talento en 5 pasos (Pearson, 2018), cree que identificar la marca de empleador con la marca corporativa es una tendencia lógica pero también peligrosa para aquellas compañías que no sepan estar a la altura de esas expectativas. “Los jóvenes anhelan trabajar en las empresas que elaboran sus codiciados objetos de consumo. Pero si estas compañías no invierten en la experiencia de sus empleados, en la cultura y el ambiente de trabajo y en sus políticas internas, tendrán un impacto muy negativo cuando ese talento emergente entre a formar parte de la plantilla”.