Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Retrasos en el pago de las nóminas y transacciones imposibles: las consecuencias del ciberatraco en México

Los servicios bancarios de México cambian sus operaciones tras conocerse que hubo un robo a cinco instituciones

Un sucursal de Citibanamex en Ciudad de México.
Un sucursal de Citibanamex en Ciudad de México.

El sistema bancario de México ha entrado en una crisis tras conocerse que fue víctima de un ciberatraco millonario. Los problemas en las transacciones como consecuencia del robo de varios millones de pesos, por medio de un ataque a los sistemas de banca en línea de cinco instituciones financieras, ha afectado a un número todavía desconocido de personas. Retrasos en el depósito de las nóminas, dificultades para acceder a las cuentas en línea o la imposibilidad de realizar transferencias electrónicas son algunas de las quejas más comunes que los usuarios tiene desde hace un par de semanas.

El Banco de México reconoció el lunes que los atracadores hicieron cientos de movimientos del sistema electrónico a varias cuentas fantasma en diversas instituciones financieras para después retirar el dinero en efectivo en sucursales. Aunque las autoridades no han revelado el monto total del hurto, las primeras estimaciones arrojan un botín de 400 millones de pesos (20 millones de dólares). Banorte —el segundo banco más grande del país— ha reportado que de sus arcas fueron sustraídos 150 millones de pesos (7,5 millones de dólares).

El robo ocurrió el 27 de abril y desde entonces el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI) se ha ralentizado. El banco central explicó que esto se debe a que al detectar movimientos extraños en el sistema, la directiva implementó un plan de emergencia para conectar a los bancos directamente con el SPEI, dejando fuera a los proveedores que usualmente operan el servicio. Los bancos han asegurado a sus clientes que aunque las operaciones sean lentas o dejen de funcionar temporalmente, su dinero está seguro en sus cuentas.

“No es culpa de los usuarios si hubo un robo y además todo esto nos habla de lo vulnerable que es el sistema bancario”, afirma Paola Palazón, directora de una revista en Ciudad de México. Palazón relata que empezó a tener problemas con su cuenta en Banorte los últimos días de abril. “Hubo varios días en los que no podía hacer transferencias”, cuenta. Al intentar hacerlas en línea el sistema acusaba un error. Estos problemas le afectaron de manera especial porque Palazón estaba organizando un evento con diseñadores mexicanos y justo en aquellos días necesitaba pagar a los proveedores. “El sistema se normalizó a tiempo, pero yo llegué prepararme para sacar el dinero y pagarles en efectivo”, comenta.

Las autoridades financieras tardaron 15 días en reconocer públicamente que el ciberatraco ocurrió. Durante esas semanas algunas publicaciones financieras daban cuenta sobre las fallas en los sistemas en línea de algunos bancos, pero en ningún momento se informó a los cuentahabientes de las razones detrás de ello. Palazón, por ejemplo, recibió parte del pago de su nómina dos días más tarde de lo usual. Más allá de los problemas que ha enfrentado, Palazón se ha quejado que el banco tardó días en admitir que los problemas eran consecuencia del ciberataque. “Me pareció una falta de respeto de los bancos. No ha habido hasta ayer una explicación de lo que había pasado”.

Desde el Paseo de la Reforma, el centro financiero de Ciudad de México, no es difícil encontrarse con personas que relatan haber tenido problemas con sus cuentas bancarias. Gabriel Escartín trabaja en Banca Afirme y es cliente de BBVA Bancomer. Afirma que desde el lunes el sistema en línea del banco se puso muy lento y no le permitía hacer las operaciones más básicas como mirar su saldo. En su trabajo le avisaron que por este problema el pago de su nómina se retrasaría un día. "Mi banca electrónica está muy lenta y por esta razón desde ayer no he hecho retiros ni transferencias", relata.

Algo parecido le pasó a Barush Samura. También trabaja para un banco y hace 15 días el pago de su nómina se retrasó un día. "No tuve ningún problema más allá de este pequeño retraso pero me imagino que a mucha gente sí les afectó". El Banco de México ha anunciado, a raíz de esta situación, la creación de la dirección de Ciberseguridad en esa institución para vigilar las operaciones electrónicas. Además, ha informado de que la revisión de algunas transacciones demorará su tiempo de ejecución y que los retiros en efectivo derivados de operaciones electrónicas, mayores a 50.000 pesos (2.500 dólares), no podrán hacerse el mismo día. En México, al año se realizan alrededor de 480 millones de operaciones electrónicas a través de SPEI, según datos de la Asociación de Bancos de México (ABM).

Más información