Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid y Palma incumplirán su meta de estabilidad si no toman medidas ya

Casi una veintena de municipios tiene graves problemas de sostenibilidad financiera a medio y largo plazo

Las cuentas de las entidades locales están saneadas: cumplirán el objetivo presupuestario de lograr un saldo positivo equivalente al 0,6% del PIB. En cambio, cuando se baja a los detalles, las cosas no están tan claras, apunta la Autoridad Fiscal. En su análisis prevé que Madrid y Palma de Mallorca incumplirán las metas de superávit que tienen fijadas para este año: 1.257 millones el primero y 43 el segundo. Para cumplir les pide que tomen "medidas preventivas" como "acuerdos de no disponibilidad". La advertencia a Madrid llega pese a la reducción de deuda de los últimos años, que menguó en 445 millones en 2017 y quedó en 3.423,5 millones.

El presidente de la Autoridad Fiscal durante una comparecencia en el Congreso
El presidente de la Autoridad Fiscal durante una comparecencia en el Congreso

Los ayuntamientos y el resto de corporaciones locales han sido, de largo, las administraciones más cumplidoras con los objetivos presupuestarios en los últimos años. Desde 2013 han cumplido holgadamente con las metas de estabilidad y con la regla de gasto, excepto en 2015 en este último caso, según aparece en el informe de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) sobre los presupuestos iniciales de 2018 de las corporaciones locales divulgado este viernes. Fuentes del organismo que dirige José Luis Escrivá hablan de "sobrecumplimiento".

El 2018 seguirá esta norma. El superávit de la Administración local será de unos 7.000 millones o, lo que es lo mismo, el equivalente al 0,6% del PIB. Los gastos y los ingresos de estas corporaciones crecerán un 2%, también como en los últimos años.

Pero en el aula de las administraciones locales no todos los alumnos sacan la misma nota. La Autoridad Fiscal examina particularmente a 16 ayuntamientos de localidades con más de 250.000 habitantes más cinco diputaciones y cabildos o consejos inusuales, "las que cuentas con mayor presupuesto". De este análisis, concluye que Madrid y Palma de Mallorca tienen un "alto riesgo" de incumplir con el objetivo de estabilidad que tienen marcado, que son sendos superávits.

También tienen que cerrar con saldos positivos sus cuentas los consistorios de Barcelona, Bilbao y Valencia, para los que la institución independiente apunta un "riesgo moderado de incumplimiento". Fuentes del organismo aclaran que esa expresión viene a decir que el margen por el que se acercarán a su meta es estrecho.

Madrid y Palma incumplirán su meta de estabilidad si no toman medidas ya

El ayuntamiento de la capital de España debería cerrar este año con 1.257 millones más de ingresos que de gastos. La Airef prevé que se quede en 1.212 millones, 45 millones por debajo. Este sería el segundo incumplimiento del Plan Económico-Financiero, aprobado en diciembre del año pasado. En 2017, la desviación, calculada a partir de la liquidación, fue mayor: 104 millones. En el caso de Palma, el incumplimiento previsto es de 30 millones (43 millones de objetivo y 13 de saldo positivo pronosticado).

Alto saldo positivo

El ayuntamiento que dirige Manuela Carmena destaca que el superávit de su corporación es, de largo, el más abultado de toda España. Los datos avalan esta afirmación los 1.200 millones de resultado positivo suponen más del 55% de todo el saldo previsto para las grandes corporaciones locales (2.179 millones). Y rechaza que en el Plan Económico-Financiero contemple fijar un objetivo de superávit de 1.257 millones, "no sería jurídicamente viable".

Madrid define esa cifra como "simplemente previsiones" y destaca que en el primer trimestre del año "cumple el plan". Contesta así a la Airef, que apunta que no solo sus números anticipan a un superávit insuficiente sino también los del ayuntamiento.

Para que Madrid y Palma cumplan con los objetivos, la institución independiente reclama que se adopten medidas. También se le quiere acciones a Barcelona, Bilbao y Valencia. En el caso de los dos primeros, más el de Madrid, "deben adoptar acuerdos de no disponibilidad de créditos". La Concejalía de Hacienda madrileña rechaza esta posibilidad porque "todos los acuerdos se adoptaron el año pasado" y porque están cumpliendo con sus compromisos presupuestarios.

Para Palma, el requerimiento es que se "adopten en ejecución las medidas preventivas que correspondan para garantizar el cumplimiento" en el marco del plan de ajuste que tiene en marcha. Por su parte, para Valencia, "con riesgo moderado de incumplimiento", la petición es que adopte "compromisos para 2018 coherentes con el plan de ajuste" que debe adoptar como parte del Plan Económico-Financiero que debe aprobar.

En la presentación del informe, fuentes de la Airef también requirieron cambios al Ministerio de Hacienda para que esos planes económicos-financieros no sean un mero "formalismo". Y, al mismo tiempo, señalaron a otro de los problemas que tienen los ayuntamientos a pesar de la buena situación financiera conjunta recordando que las entidades locales tienen unos 25.000 millones de euros en depósitos en los bancos.

"No parece razonable que haya que recurrir a endeudamiento cuando existe este remanente", apuntaban las fuentes de la autoridad fiscal.

Más información