Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España renuncia a pedir los eurobonos y un Tesoro europeo en la próxima reforma del euro

El Gobierno propone un mecanismo fiscal anticrisis, completar la unión bancaria y ampliar las funciones del Mede, y desiste temporalmente de reclamar un activo libre de riesgo

Mariano Rajoy pedía hace meses un presupuesto anticrisis del euro, un superministro europeo y eurobonos. Las dos últimas propuestas de España en Bruselas pasaban por modificar el mandato del BCE, crear un seguro de paro y mutualizar deuda. El Gobierno ha sacrificado este lunes ese nivel de ambición y ha presentado una propuesta menos afilada. España se conforma por ahora con completar la unión bancaria y crear una capacidad fiscal anticrisis. Madrid se alinea a grandes rasgos con París, pero el documento del Ministerio de Economía adopta el lenguaje de Berlín en varios debates esenciales para el futuro del euro.

El ministro de Economía, Román Escolano
El ministro de Economía, Román Escolano REUTERS

España lleva una década en estado de duermevela. No influye, apenas propone, no interviene en los debates europeos después de un invierno económico que provocó un rescate bancario millonario y de un petardazo inmobiliario y financiero que ha dejado hondas cicatrices en forma de paro y desigualdad. La recuperación española está ya en el furgón de cabeza de la UE, pero con pésimos indicadores sociales y con un Gobierno que boxea en Europa por debajo del peso de la economía española. España empezó a sacar la cabeza con el nombramiento de Guindos en el BCE. Y tiene una oportunidad de oro para decantar la balanza a favor de sus intereses en el espinoso debate sobre la reforma del euro, que se juega básicamente en terreno francoalemán. Madrid ha presentado este lunes una propuesta realista, pragmática, equilibrada.

Tan realista, pragmática y equilibrada como falta de ambición: España renuncia a los eurobonos (no aparecen ni una sola vez en un documento de 11 páginas), elimina de un plumazo su petición de un seguro de paro común y se centra, en un lenguaje a veces cercano al de las posiciones alemanas, en lo que el Gobierno piensa que puede desencallar de la negociación que se avecina.

Alemania y los países del Norte reclaman más responsabilidad; el francés Emmanuel Macron pone el énfasis en la mayor solidaridad. Reducir riesgos frente a compartir riesgos, ese es el quid de la cuestión en la UE. España se alinea, a grandes rasgos, con Macron, pero con una falta de ambición sorprendente: "En el corto plazo debe darse prioridad a la unión financiera", concluye la Posición española sobre el fortalecimiento de la UEM, y solo posteriormente "una mayor unión económica allanará el camino para nuevos instrumentos fiscales".

Traducción bíblica: Madrid se conforma con dar pasos adelante para completar la unión bancaria en junio, con medidas tan poco sexis -pero tan trascendentes- como el respaldo fiscal del fondo de resolución bancaria y el fondo de garantía de depósitos. Y como máximo aspira a introducir "una capacidad de estabilización fiscal apropiada que limite el impacto de las perturbaciones asimétricas y ayude a atajar el canal de contagio del [riesgo] soberano al sector privado". Todo lo demás queda para un futuro difuso. Madrid aspira a que el mecanismo de rescate europeo sea el respaldo fiscal del fondo de resolución para cerrar bancos sin provocar inestabilidad financiera y del futuro fondo de garantía común. Y apuesta por un presupuesto anticrisis del euro, que funcione como una especie de seguro para cuando lleguen las vacas flacas y a la vez permita mantener el nivel de inversión pública y privada con ayuda del Banco Europeo de Inversiones. Pero incluso en esos dos asuntos se alinea con parte del argumentario que usan Alemania y sus aliados para aguar los mecanismos de solidaridad, y ni siquiera entra en el debate de cifras sobre la potencia de fuego mínima que debe poseer la capacidad fiscal anticrisis para tener impacto macroeconómico.

Guindos fue fiel aliado del halcón fiscal alemán Wolfgang Schäuble en el Eurogrupo. El nuevo ministro, Román Escolano, se estrena con un documento que contiene medidas que no gustarán en Berlín, pero para ayudar a tragar la píldora incluye un argumentario que sonará bien en Alemania. Para compartir riesgos financieros se requiere, según España, "que existan plenas garantías de que la puesta en común del riesgo no se usará para cubrir exposiciones relevantes anteriores a la unión bancaria". "Son razonables las reticencias de algunos países a estas medidas mientras no haya mayor reducción de riesgos", aclararon fuentes de Economía. Eso es música para los oídos de Berlín, que quiere reducir los riesgos antes de compartirlos -frente a París o Bruselas, cuyo objetivo es hacer las dos cosas en paralelo- y persigue insistentemente evitar que ese fondo de garantía permita a países como Italia limpiar los balances de sus bancos a expensas del contribuyente alemán. En cuanto al presupuesto anticrisis, de nuevo música de Wagner: España apuesta por un apoyo "automático y temporal", que evite "transferencias permanentes", con reglas que esquiven el "riesgo moral", la obsesión de Berlín en toda la crisis.

Renuncias temporales

Moncloa presentó en 2015 un ambicioso proyecto de reforma del euro, que firmaba Álvaro Nadal, en el que España quería la revolución: cambiar el mandato del BCE en línea con el de la Reserva Federal de EE UU para que el objetivo, además de contener la inflación, fuera evitar la fuerte divergencia económica en términos de paro. De esa opción, totalmente utópica en la Europa de hoy, nunca más se supo. Hace poco más de un año, el ministro Luis de Guindos salió con una segunda propuesta, más parecida a la actual, pero de la que se han caído la posibilidad de crear un seguro de desempleo europeo y los eurobonos. El Gobierno defendía "la gestión común de la deuda" para eliminar los riesgos de ruptura del euro y, en último término, incluso un Tesoro europeo. Ni los eurobonos ni el Tesoro aparecen en el documento actual. "Los eurobonos no son estrictamente necesarios", aseguró Economía. Los portavoces del ministerio insisten en que esas demandas tan solo se aparcan en esta negociación. Pueden reaparecer más adelante.

Con la crisis del euro se han esfumado certidumbres y se han violado tabús, se han cruzado líneas rojas y se han reescrito algunas reglas. Arrastrada por la necesidad, Europa supo avanzar una y otra vez cuando estuvo al borde del abismo. La eurozona crece ahora a una velocidad de crucero más que aceptable: el paro se reduce, los déficits públicos se han rebajado, el sistema financiero mejora y el riesgo de los populismos no termina de materializarse. A cambio, con la bonanza se ha relajado el apetito por reformar el euro. Macron gesticula para ganarse a Merkel y seguir adelante con las medidas imprescindibles para que la próxima crisis no se lleve por delante la moneda única. España le apoya. Pero toca en dos claves: la melodía de la propuesta española suena más francesa, pero con los arreglos germanófilos aparecen compases de La cabalgata de las valquirias.

Pilares del plan español para desbloquear la cumbre de junio

"Se han generado grandes expectativas políticas", arranca el documento del Ministerio de Economía destinado a desbloquear las reformas del euro de cara a la próxima cumbre europea de junio. A la espera de la propuesta francoalemana, España pone el énfasis en el flanco financiero.

Unión bancaria. España quiere que el Mecanismo de ayuda (Mede) se convierta en el respaldo fiscal del fondo de resolución y del fondo de garantía de depósitos. Y exige "una fecha concreta y final" para ese fondo de garantía completamente mutualizado, con una fase de transición (sin compartir riesgos) que permita eliminar los problemas en los países que aún tienen muchos activos dudosos. El objetivo final es un sistema bancario paneuropeo,

Integración económica. Madrid quiere una capacidad fiscal para estabilizar la eurozona en caso de shocks asimétricos o perturbaciones severas. "Los estabilizadores automáticos" (como el seguro de desempleo) "deben seguir siendo la primera línea de defensa". España quiere un fondo anticrisis para los malos tiempos, cuyo volumen no cifra, acompañado de un mecanismo de protección de inversiones que utilizará la palanca del Banco Europeo de Inversiones (del que procede el ministro Román Escolano). Con varios objetivos: reforzar el carácter anticíclico de la política fiscal, evitar las transferencias permanentes, y que suponga un apoyo automático (basado en criterios objetivos) y temporal.

Mede. Madrid pretende convertirlo en una especie de Fondo Monetario Europeo, que sirva como respaldo fiscal de la unión bancaria y se siga encargando de dar financiación (con condiciones) a los países que pierdan acceso al mercado.

Más información