Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer dron postal ruso no vuela muy lejos

Un ensayo de entrega remota en Siberia acaba con el aparato volador destrozado en el suelo tras chocar con una pared

VIdeo: REUTERS

El primer envío de un paquete postal mediante un dron en Rusia ha terminado de forma abrupta: con el aparato estrellado contra la pared y hecho añicos en el suelo. La entrega frustrada tuvo lugar el lunes en la ciudad de Ulan-Ude, en la región de Buryatia, en Siberia, a unos 4.400 kilómetros al este de Moscú.

El paquete debía ser entregado en una pequeña localidad vecina, pero al poco de despegar del suelo, el dron se estrelló contra la pared de un edificio y cayó al suelo desde unos 10 metros de altura, haciéndose trizas.

Se trataba del primer ensayo para repartir paquetes con drones en esta zona de Rusia escasamente poblada, donde la entrega ordinaria de correo es muy ineficiente, por lo que el lanzamiento contaba con la presencia de algunos representantes de la empresa postal estatal rusa, cuyo logo portaba el dron siniestrado.

De hecho, la empresa se ha apresurado a desvincularse del accidente, diciendo que estaba presente en el acto como mero invitado. Según la empresa postal, el dron había sido diseñado y fabricado por una empresa llamada Rudron/Expeditor 3M, que había organizado el lanzamiento del aparato. No obstante, el servicio postal ruso había anunciado en 2016 sus planes para entregar paquetes con drones en el vastísimo territorio ruso.

Alexei Tsydenov, el gobernador de la región de Buryatia, presente en el acto, declaró que las más de 100 conexiones de wifi en la zona pudieron haber interferido en el vuelo del dron, pero aseguró que los planes para este tipo de entregas seguirán adelante. "No nos detendremos aquí, seguiremos intentándolo". Cifró el coste del aparato en unos 20.000 dólares (16.287 euros).

Más información