Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El beneficio de Endesa crece un 4% y alcanza los 1.463 millones

La empresa asumiría el desmantelamiento de las nucleares, pero si se devuelven las cantidades aportadas a Enresa 

Endesa
Sede principal de la compañía Endesa en Madrid REUTERS

El beneficio neto de Endesa creció un 4% el pasado año hasta 1.463 millones de euros. El Consejo de Administración de la eléctrica, cuyo 70% está controlado por la italiana Enel, ha decidido proponer a la próxima Junta de Accionistas de la compañía la aprobación de un dividendo de 1,382 euros brutos por acción, que corresponde a la totalidad de los beneficios del ejercicio 2017. Por otra parte, Endesa asumiría el desmantelamiento de las nucleares comop pretende el Ministerio de Energía, pero si se devuelven las cantidades aportadas a Enresa, firma encragada de la gestión de residuos.

La cifra de dividendo supone un incremento del 4% sobre el repartido con cargo a los resultados del ejercicio 2016, y un 5% superior al mínimo comprometido con el mercado. El pasado 2 de enero, la compañía repartió un dividendo a cuenta de los resultados del ejercicio 2017 por un importe bruto de 0,70 euros por acción, cuyo pago supuso un desembolso de 741 millones de euros.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) aumentó un 3%. En esta evolución hay que tener en cuenta la contribución de Enel Green Power España por importe de 181 millones de euros (75 millones en el ejercicio 2016 desde la toma de control en julio de ese año); el margen bruto del negocio regulado ha crecido un 8%, hasta 3.284 millones, un 60% del margen total y el ingreso por la devolución del Bono Social de los años 2014-2016 registrado tras la ejecución de diversas sentencias que ha supuesto un impacto positivo de 222 millones.

Asimismo, los costes fijos se han reducido un 4% en términos homogéneos, es decir, sin tener en cuenta el cambio de perímetro por la adquisición de Enel Green Power España, así como las menores provisiones para los proyectos de optimización de plantilla, entre otros ajustes.

Todos estos aspectos han contribuido a compensar el descenso significativo del margen del negocio liberalizado (-18%). Esta caída se ha debido fundamentalmente al fuerte incremento de los costes variables producido por la extraordinariamente baja producción hidroeléctrica del ejercicio.

La producción de Endesa ha crecido un 13% por esa escasa disponibilidad de energía hidráulica, que ha conducido a la necesidad de incrementar la producción de las centrales térmicas.

Las tecnologías libres de emisiones de CO2 (hidroeléctrica, eólica, solar y nuclear) han representado el 44% del mix de generación peninsular de Endesa en régimen ordinario, frente a un 49% en el mismo periodo de 2016.

En el conjunto 2017, Endesa ha alcanzado unas cuotas de mercado del 27,3% en generación peninsular, del 44,1% en distribución y del 35,4% en ventas a clientes del mercado liberalizado. El número de clientes en el mercado liberalizado era de 5.593.314 a cierre de 2017, con un aumento del 3,1% respecto del 31 de diciembre de 2016.

Los costes de las compras de energía subieron un 21,6%, consecuencia, principalmente, del aumento de los precios de electricidad del mercado mayorista, cuyo precio se ha situado en 52,2 €/MWh (+31,6%). El aumento en los consumos de combustibles (+38,9%), por su parte, se ha debido a la mayor producción térmica del periodo, por la menor disponibilidad de la generación hidráulica, y el mayor precio en los combustibles, junto con el consecuente incremento en el impuesto sobre el valor de la producción de electricidad.

El cash flow operativo se redujo en 557 millones, debido, fundamentalmente, a la reducción en los cobros netos de la liquidación de las compensaciones por los sobrecostes de la generación en los Territorios No Peninsulares. Por su parte, la deuda financiera neta ha aumentado en solo 47 millones con respecto al 31 de diciembre de 2016, a pesar del pago a sus accionistas de un dividendo por un importe de 1,333 euros brutos por acción, lo que supuso un desembolso de 1.411 millones.

Cierre de nucleares

Por otra parte, Endesa se muestra dispuesta a asumir el desmantelamiento de las centrales nucleares como pretende el Ministerio de Energía; pero siempre que se devulevan las cantidades aportadas a Enresa, según ha manifestado su consejero delegado de Endesa, José Bogas, en un encuentro con analistas para presentar los resultados. A su juicio, el objetivo del Gobierno es desalentar a las empresas que optan a cerrar las nucleares. La cantidad acumulada por Enresa es de unos 5.000 millones de euros, cantidad que sería insuficiente para abordar el cierre y desmantelamiento de todo el parque nuclear.

Respecto a la posible revisión de la retribución de las actividades del sector anunciada por el Gobierno antes de la conclusión del periodo previsto, Bogas considera que la Ley debe "ser respetada", por lo que no se debe producir ningún cambio al respecto antes de tiempo y añadió que con estas propuestas se puede generar inestabilidad. Además, aha añadido que no tendría justificación adelantar una revisión en la retribución, aunque mostró la predisposición de la compañía a hablar sobre cualquier cambio regulatorio.

 

 

Más información