Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Endesa reduce la previsión de beneficio en 2018 y 2019 pero seguirá repartiendo el 100% en dividendos

La compañía se compromete a remunerar al accionista con 2.900 millones en dos años, 300 millones menos que en sus pronósticos de 2016

Endesa repartirá la totalidad de sus beneficios en dividendos durante los ejercicios de 2017 a 2020, según la actualización del plan estratégico de la compañía remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Significa que pondrá en manos de sus accionistas unos 5.900 millones de euros en ese periodo. Solo en 2018 y 2019 repartirá 2.900 millones de euros. Son 300 millones de euros menos que en las previsiones que publicó en noviembre de 2016, porque la eléctrica ha reducido a la baja sus previsiones de beneficios para esos ejercicios.

Cuartel general de Endesa en Madrid.
Cuartel general de Endesa en Madrid. REUTERS

Endesa concreta en su hoja de ruta el pago mínimo que hará en dividendos en 2018: 1.408 millones. Para 2019, teniendo en cuenta que espera repartir el 100% del beneficio, serían 1.500 millones aproximadamente. De esto modo, la reducción de beneficios se traduce en una bajada de 300 millones en los dividendos con respecto a las previsiones que realizó en 2016 la eléctrica. Entonces calculó que las ganancias serían de 1.500 millones de euros en 2018 y 1.700 millones en 2019.

En lo que respecta al resultado bruto de explotación (Ebitda), el grupo también se muestra más conservador que en su anterior plan, aunque vaticina un crecimiento medio anual del 4% de 2017 a 2020, desde los 3.400 millones de euros para este año hasta los 3.700 millones para 2020.

No obstante, el grupo retrasa en un año sus objetivos debido a las condiciones de mercado y estima alcanzar para 2019 un Ebitda de 3.500 millones de euros y de 3.700 millones de euros para 2020, cifras que previa conseguir en los ejercicios 2018 y 2019, respectivamente.

La eléctrica —cuyo principal accionista es la italiana Enel con una participación del 70% y que percibirá así unos 4.100 millones de euros en dividendos en cuatro años— mantiene para el periodo su política de un pay out (parte del beneficio que se destina a dividendo) del 100%, aunque empeora su previsión de beneficios para los próximos ejercicios y, por tanto, la de dividendo.

En lo que respecta a su plan inversor, el grupo destinará 5.000 millones de euros a 'capex' en periodo 2017-2020, un 6,4% más. Unos 1.300 millones de euros irán a digitalización hasta 2020. Las renovables será otro de los pilares de la inversión del grupo, con un total de 900 millones de euros para el desarrollo de 939 megavatios de capacidad renovable adicional, incluidos los los 879 MW ya adjudicados en las subastas de este año.

Así, sus activos renovables pasarán de los 6.388 MW en 2017 hasta los 7.353 MW solares y eólicos. Por otra parte, llevará a cabo inversiones por 400 millones de euros hasta 2020 destinadas a la seguridad y operación a largo plazo de su capacidad nuclear y de 300 millones de euros para las inversiones medioambientales en sus térmicas.

Dividendos "sostenibles"

La compañía prevé que para este mismo año la retribución total para su accionista ascienda a un mínimo de 1,32 euros por título, ligeramente por debajo de los 1,33 euros que abonó en 2016 en concepto de dividendo. Para 2018, la compañía presidida por Borja Prado estima un dividendo mínimo de 1,33 euros brutos por acción, por encima del previsto para este ejercicio pero más de un 6% inferior a los 1,42 euros que preveía con anterioridad. Los pagos del beneficio de 2017 se efectuarán en enero del año que viene y en julio.

El grupo no da estimaciones concretas en su plan de dividendo para los ejercicios 2019 y 2020, aunque sí que lo hace de beneficios para esos años, destinando el 100% de estas ganancias a retribución al accionista.Y calcula que los beneficios serán de unos 1.500 millones en 2019 y de 1.600 millones en 2020.

A este respecto, la energética señala que promueve una estrategia económico-financiera que procura un nivel de generación de caja significativo que, por un lado, permite mantener sus niveles de endeudamiento y, por el otro, posibilita la maximización de la remuneración de los accionistas, lo que permite cumplir "el objetivo de asegurar la sostenibilidad del proyecto empresarial desarrollado por Endesa".

No obstante, Endesa advierte: "La capacidad de distribuir dividendos entre sus accionistas depende de numerosos factores, incluyendo la generación de beneficios y la disponibilidad de reservas distribuibles, y no puede asegurarse que los dividendos que en su caso vayan a  pagarse en los ejercicios futuros ni cuál será el importe de los mismos".

Fe de errores

En una primera versión de la información, que ha sido corregida, había algunos datos de las previsiones de 2017 atribuidos a 2018